POLITICA, Ultimas Noticias

«Yo quiero ser Presidente», el deseo en primera persona expresado en el Parlamento Estudiantil

«Yo quiero ser Presidente», el deseo en primera persona expresado en el Parlamento Estudiantil
Compartí este articulo en:

El Parlamento Estudiantil se convirtió por ley en el 2004, en una ampliación de derechos para los jóvenes de la Provincia. La participación democrática viene desde aquellos años haciendo mella en los estudiantes. 

Charlamos con Fabiana Ortiz de la Comercio 18 de Posadas, quien ofició de vicepresidente y con Magno Klein del Bop 87 de Wanda quien fue el presidente de este Parlamento. 

Las 40 escuelas que participaron se dividieron en tres grupos. Cada uno eligió un candidato a la presidencia y luego, los electos definieron sus lugares. 

Magno Klein, en su grupo, el “Azul” fue contundente a la hora de la candidatura: “Quiero ser el presidente, me siento preparado; es mi sueño ser gobernador y algún día Presidente de la Nación; porque pienso, un misionero también puede ser presidente de la Argentina, tenemos que animarnos y participar. Si caemos, levantarnos, porque siempre hay obstáculos…”. Una hora más tarde, se cumplía su primer sueño, el de presidir el Parlamento 2019 “Influencers 5.0”

Fabiana por su parte experimentó también uno de sus grandes deseos: participar en política. “Me pareció una experiencia increíble, siempre quise participar. Siempre me llamó la atención lo que hacían los diputados, aprobar las leyes. Conocí mucha gente, hice muchas actividades que me parecían imposibles de realizar algún día”, relató emocionada Fabiana al culminar el Parlamento, este jueves.

Ella siente que se abrieron muchas puertas para su futuro. “Esto es muy importante para mi futuro”, expresó. “Pude ver los problemas que le interesan a otros jóvenes. Lo que más se debatió fue el acceso a la educación; y con la política podemos seguir innovando para dar soluciones”. 

Sobre el proyecto que presentó con su escuela, contó que la iniciativa es comprometer a las comunidades educativas para dar a conocer las leyes ambientales que instrumenta el Ministerio de Ecología. “Es algo que podemos hacerlo, sin esperar que se apruebe la ley, y eso quiero transmitir a mis compañeros cuando vuelva. Nosotros podemos aportar nuestro granito de arena comenzando a aplicar nuestro proyecto”, manifestó.

Magno Klein, el de los grandes sueños, tiene los pies muy sobre la tierra. Confiesa que esperaba presidir el Parlamento y lo que más atesoró fue escuchar a sus colegas. “Me voy con mucho conocimiento, experiencias que voy a transmitir a otras escuelas de mi localidad. Quiero que todos participen y se animen a esta experiencia, para que puedan ver que los problemas tienen soluciones”, expresó. 

Entre los proyectos que llamaron su atención: los de educación sexual y los pedidos de nuevos establecimientos. “Se ven muchos embarazos adolescentes y las chicas dejan la escuela o la universidad. Falta información, charlas y compromiso en las escuelas para evitar que esto suceda”, definió Magno. 

Desde su escuela, el BOP 87 presentaron un proyecto para crear una Universidad Pública en Wanda. “Queremos tener licenciaturas, profesorados para nuestra localidad, Andresito, Esperanza, Libertad, Eldorado. En nuestro municipios el 40% no sigue estudios superiores por los costos que tiene la educación”, argumentó Magno. 

Y él también es parte de esa problemática. “Me encanta la medicina, pero no tenemos plata para costear esa carrera”; así que decidió estudiar el profesorado de matemática “es una necesidad, algo que falta, porque hay pocos profesores en esa área y también es algo que me gusta”. 

Más allá de ese paso en su vida, la política y la transformación social es su gran meta. “Tengo el sueño ser gobernador, pero no pienso dejarlo en un sueño. Los sueños son el futuro que uno imagina y una posibilidad. Estar acá, en este parlamento me dio más fuerzas para lanzarme”. 

Sus proyecto de vida está también atravesado por la vida de sus padres. Magno contó que sus padres no tuvieron la posibilidad de estudiar. “Hicieron la primaria. Mi papá vivía a 55 kilómetros de El Soberbio, en la colonia y tuvo que trabajar, no pudo ir al secundario”, contó. “Eso me da fuerzas para seguir estudiando, para que concretar mis sueños, que también son los de mis padres”, expresó. Y en eso también rescató a su abuela, que con 88 años recibió el certificado de informática. 

Se aprobaron 40 proyectos que luego serán tomados por los diputados y tratados en comisión. 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*