ECONOMIA, ENTREVISTAS, Ultimas Noticias

Segré: “En ocho años se puede sacar el chip del dólar en la Argentina”

Segré: “En ocho años se puede sacar el chip del dólar en la Argentina”
Compartí este articulo en:

El analista y economista Gustavo Segré visitó Posadas para una charla organizada por el Rotary Club Posadas Villa Lanús. En la ocasión charló con Economis sobre la relación Argentina-Brasil y explicó como se puede sacar “el chip del dólar de la Argentina”.

Segré es licenciado en Economía por la UBA, contador y administrador por la Universidad Paulista y Bandeirantes respectivamente, CEO de Center Group, empresa con sede en Brasil, Argentina, USA, España y México, corresponsal para medios internacionales de Brasil, MBS en Controladoria por la Universidad Paulista (UNIP-SP), entre otros.

Al ser consultado sobre la situación económica del país y el contexto global, Segré planteó que a pesar de las situaciones de crisis, “hay gente a la que le va bien y a otros a los que les va mal”. Advirtió que a quines les va mal, es más fácil echarle la culpa a otros y “no ver lo que cada uno hace mal, hay que asumir el fracaso desde lo propio”.

Sobre esto indicó que “se viene un gran cambio tecnológico con el 5G, que muchos no están viendo. Si lo que uno hace es repetitivo y sin valor lo puede hacer una maquina, será un cambio mucho más importante que la revolución Industrial y debemos estar preparados para eso”.

Comentó que “los estudios muestran que dentro de 10 años el 50% de los empleos que conocemos no existirán más. En este contexto hay que ver que no hay trabajo para todos”.

En relación a Argentina, indicó que “la gran mayoría del país eligió un modelo de país. No se si es bueno o malo, porque aún no se ha anunciado el plan económico del futuro Gobierno. Lo que si se escucha de algunos referentes es la idea de la protección de las empresas, que es muy bien vista puertas adentro, que perjudica a los consumidores puertas afuera, es uno de los canales que puede desarrollar el Gobierno”.

“Entiendo, porque me lo dijo un peronista que el Peronismo es producción y empleo. Yo estoy de acuerdo con que tenemos que tener producción y empleo, desde que sea un empleo que agregue valor, que la persona pueda llevar su sueldo a casa y a la mesa familiar. Pero que eso no genere que se proteja a la incompetencia a través de la ayuda social”, remarcó el economista. “Defiendo la idea de que la obligación del Estado, de cualquier gobierno e ideología es defender la oportunidad de estudiar y trabajar. Pero hay quienes no quieren estudiar ni trabajar, pero después no pueden culparle al Estado porque les va mal”.

“Creo que Macri se equivocó, en muchísimas cosas, en materia económica aún más. No tuvo la capacidad de resolver un problema económico que le generó el Gobierno anterior y no solo no lo resolvió, sino que lo complicó aún más. De cualquier manera lo que veo para adelante es muy complicado”, explicó.

Remarcó que “Argentina tiene déficit fiscal, o sea gasta más de lo que recauda. Cuando recaudas menos de lo que gastas alguien te tiene que financiar. O emitís, que genera inflación; o generas títulos que genera deuda o aumentas la presión impositiva que genera parálisis económica o haces las tres cosas, que fue lo que hizo Macri”.

Para él “el problema es que emitiendo no resolvés el problema, nadie nos presta plata porque estamos analizando si vamos a default o no, y no podes aumentar la presión tributaria. Con lo cual la única que te queda es bajar el gasto del Estado y no me parece que el espíritu del Gobierno que viene sea bajar el Estado. Entonces visualizo un futuro complicado, pero cuando asumió Menem se esperaba otra cosa de lo que hizo”.

Al referirse a Brasil, dijo que “sin embargo Brasil hizo todas las reformas que debía hacer y las que faltan están haciéndolas. Hizo la reforma laboral, congeló el gasto público por 20 años, hizo la reforma previsional, esta en tramite la reforma tributaria, desburocratizo el Estado y está haciendo una reforma administrativa para que el empleado público gane por productividad y le resta la estabilidad laboral no por cuestiones ideológicas, sino en base a la producción”.

Consideró que “el problema entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro es ideológico y pasa por no entender que la Justicia es independiente del Ejecutivo en Brasil. Pero la otra diferencia aún mayor es en materia economica, Brasil tiene una macroeconomía y una apertura que la Argentina no puede tener”.

Para Segré este es el principal escollo entre Brasil y Argentina, indicó como ejemplos que “mientras la inflación de octubre debe ser próximo al 5% la de Brasil de todo el año terminará en 3,29%; mientras una Pyme paga una tasa de interés del 90% por descontar un cheque, en Brasil paga una del 5% y bajando; mientras el Riesgo País aquí es del 2286 es de 117. Con ese contexto es muy difícil imaginar comparar la Argentina con Brasil, hoy somos un paracaídas con un formula 1”.

Remarcó que lo de Brasil es “una política de Estado nacida en 1999 con Fernando Henrique Cardozo, donde dice que para que Brasil sea potencia mundial debe apoyar la economía en tres pilares: Superavit fiscal, gastar menos de lo que recaudas; metas por inflación, Banco Central totalmente autónomo y libertad de cambio, el dólar se basa en la oferta y demanda”.

Al pedirle que explique porque el brasileño no piensa en dólares como los argentinos, Segré dijo divertido como anécdota que “cuando nacemos el médico nos muestra a nuestros padres y al dólar y nos dice que cuando tengamos miedo no vamos a ir a refugiarnos a la casa de nuestros padres, sino que vamos a comprar dólares”.

Ya serio, explicó que para lograr que el argentino no piense en dólares, “se necesitan ocho años. Porque ocho años, porque en 5 años deben equilibrar la macroeconomía, no hay milagro en economía. No se puede pensar que de una inflación del 60% al año va a ser del 10%, no existe eso”.

“De a poco hay que colocar las variables en orden. En ese intermedio se generan dos condiciones. Una debe lograrse mayores exportaciones, hay muy pocas empresas exportadoras, en el país hoy son el 0,55% de las empresas existentes, unas 4500 empresas de 814.000 existentes. Esto genera superavit comercial, es oferta de dólares”, dijo.

“A partir del cuarto o quinto año que la macroeconomía está bien y las empresas empezaron a exportar se generan las inversiones genuinas del exterior y eso es oferta de dólares”, remarcó.

Afirmó que “el dólar es como un tomate, cuando vos tenés más dólares/tomates que la gente que quiere comprar, el precio baja. Cuando vos tenés más gente que quiere comprar tomates y desde el Gobierno te dice que no podes comprar tomates, la gente va a comprarlos en el mercado por izquierda. Eso pasa con el dólar”.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*