COLUMNISTAS, POLITICA, Ultimas Noticias

Qué dicen las primeras horas

Compartí este articulo en:

Primeras horas frenéticas con una agenda cargadísima. El gobernador Oscar Herrera Ahuad no dejó pasar un minuto de gestión. Todo fue acción desde el mismo lunes, con la primera cumbre con el presidente Alberto Fernández, a quien le presentó un decálogo con las demandas de Misiones. Después fue una seguidilla de reuniones con los principales ministros del gabinete nacional. De vuelta a la tierra roja, nada de dosificar anuncios o presencias. 

Con un par de horas de diferencia, el Gobernador presentó dos acciones que pueden ser marca registrada de su gestión: la primera fábrica de sensores IOT de la Argentina, que estará asentada en el Parque Industrial, con capacidad para diseñar sensores satelitales con mano de obra local, surgida especialmente de la escuela de Robótica. 

Después, presentó los lineamientos del nuevo plan ganadero, diseñado desde hace un par de años por quien es hoy el ministro del Agro, Sebastián Oriozabala, uno de los jóvenes dirigentes que lo acompañó en todo el tiempo de campaña. 

En ambos proyectos hay mucho de audacia. Nadie hubiese pensado hace algunos años que Misiones iba a ganar premios y reconocimientos nacionales e internacionales por los logros de una escuela de Robótica pública. Nadie podría haber pensado que, con indicadores sociales en rojo, heredados de los 90 y el estallido de 2001, Misiones tendría una escuela de Innovación y sería la plataforma de lanzamiento de un plan federal de Robótica educativa, como se acordó con el ministro de Educación, Nicolás Trotta. Era impensable que algún proyecto quedara en pie con el retroceso del Estado durante los últimos cuatro años, en los que la promesa de campaña presidencial de miles de jardínes de infantes mutó en desfinanciamiento y pérdida de recursos en infraestructura y salarios, que tuvieron que ser cubiertos con dinero de la Provincia.

Es también arriesgada la apuesta al desarrollo ganadero, que, como definió el propio Herrera Ahuad, durante años tuvo una enorme inversión del Estado, pero “resultados nefastos”. “Repito, enorme inversión, resultado cero”, aclaró el Gobernador rodeado de ganaderos que se unirán al Estado para probar un nuevo mecanismo, para esta vez, completar el ciclo de producción desde la cría hasta el engorde y la faena con el sistema feedlot. El objetivo es lograr frenar la sangría de 120 millones de dólares anuales en carne y, de una vez, desarrollar la ganadería en las distintas cuencas que por ahora operan de manera individual. La sociedad público-privada es necesaria para que no sea el Estado el que administre las vacas, pero Herrera Ahuad dejó claro que exigirá resultados y trazabilidad. 

El Gobernador cultiva una imagen de cercanía. Alejado del protocolo, sorprende con algunos gestos. Apenas asumió fue hasta la empresa Ecomadera, que sufrió un feroz incendio la semana pasada. Este sábado se mezcló entre los compradores del Mercado Concentrador de Posadas como un vecino más. El look rockero no pasó desapercibido. Charló con productores y compradores y anunció la pronta apertura de mercados similares en San Pedro y San Vicente.

Lo mismo sucedió el viernes en la asunción formal de Sebastián Macías en Vialidad Provincial, sillón que dejó Leonardo Stelatto para asumir en la Municipalidad de Posadas. El Gobernador llegó acompañado por el alcalde capitalino para formalizar a uno de los jóvenes que trajeron aire fresco al Gabinete provincial, lo mismo que a la Municipalidad de Posadas, donde hay mayoría de rostros nuevos, jóvenes profesionales cumpliendo la premisa de renovar la Renovación. 

La transición en orden y sin contratiempos es posible porque Misiones tiene, a pesar de la extensa recesión, una economía con cimientos fuertes. Por eso el Estado tiene capacidad de intervención y reacción en la economía. Por ejemplo, el Súper Ahora Góndola que estará vigente hasta el 30 de diciembre, anticipa ventas 128.032.677 pesos, de los cuáles volverán en reintegros a los bolsillos de los consumidores, 12.391.577 pesos. En paralelo, se esperan ventas con tarjetas de crédito del Ahora Fiestas por 65 millones. Es plata que entra en circulación en la economía provincial en una sinergia con el sector privado que permite mantener negocios abiertos y sostener el empleo. No es casual que pese a un incremento en la tasa de desempleo, que no escapa a la tendencia nacional, la capital misionera siga teniendo uno de los mejores indicadores laborales de la región NEA. 

En Posadas la desocupación aumentó al 3,1 por ciento, con una subocupación del 13,1, de los cuáles, 12,5 por ciento son demandantes de empleo. En paralelo, producto de la crisis y la inflación, 17,4 por ciento de los ocupados son demandantes de un segundo puesto de trabajo.

Pero tiene la tasa de empleo más alta del NEA y la novena en todo el país y los mejores indicadores de la región del NEA. Además, con 3,1%, la capital misionera tiene la tasa de desocupación más baja del NEA y la tercera más baja de todo el país. La sinergia público privada funciona aceitadamente, pese a la resistencia de algunos sectores empresarios minoritarios que insisten en despreciar el rol del Estado. 

El turismo es otro ejemplo de cómo el acompañamiento del Estado es fundamental. La actividad en Misiones cierra el año con un movimiento económico de 14 mil millones de pesos, 1,6 millones de turistas en Cataratas y dos millones recorriendo los distintos destinos, más hitos como un pernocte de 5,2 noches en temporada, dos noches más que en 2018. Los números marcan el movimiento en una de las pocas actividades que sobrevivió  a la crisis de los últimos dos años de Cambiemos, con uno de los escasos aciertos de esa gestión como elemento central: Herrera Ahuad planteó la necesidad de que sigan las low cost como vehículo esencial de recursos. La política aerocomercial del Gobierno anterior puede anotarse en el haber para el turismo, que ahora puede verse beneficiado con el impuesto solidario a los gastos en el exterior. 

Párrafo aparte, cayó como un balde de agua fría la decisión de Air Europa de cancelar la ruta Madrid-Iguazú apenas cuatro meses después de haberse iniciado. Sorprendió en el Gobierno provincial la liviandad con que los ejecutivos del grupo español absorbido por Iberia, borraban con el codo lo que celebraron hace apenas unos pocos meses. Casualmente, la decisión se tomó el mismo 10 de diciembre, cuando se iniciaba el nuevo Gobierno ¿casualidad o causalidad? 

En el Gobierno provincial ya anunciaron que tomarán todos los recaudos legales para hacer cumplir el contrato que estipulaba un año de extensión, misma firmeza que, sostuvo Herrera Ahuad, se sostendrá para reclamar a la Nación deudas atrasadas, fondos no girados y la compensación histórica que demanda Misiones. Es decir, “acá estamos”. 

La normalidad de la transición en Misiones contrasta con las difíciles primeras horas de Alberto Fernández. El nuevo Gobierno tiene que lidiar con una economía en el subsuelo y urgencias que no reconocen tiempos necesarios para operar algún cambio. 

Fernández tampoco perdió tiempos en protocolos. Dialogó mano a mano con varios sectores y puso en marcha un plan para dinamizar la venta de autos, que cayó a niveles asombrosos durante el último año -75 por ciento, según una de las principales concesionarias de Misiones-. Pero el debate de la ley de Emergencia reveló cuál será la actitud de los representantes de la alianza Cambiemos en el Congreso: como si no hubiesen sido responsables hasta hace apenas diez días del desastre dejado en la economía, se multiplicaron las voces críticas al proyecto de Gobierno, que busca, en la urgencia, atender a los sectores más vulnerables y recuperar un poco de solvencia financiera con un impuesto a la compra de divisas. La urgencia, en realidad no es nueva, sino que ya se hacía evidente en los últimos meses de la gestión de Mauricio Macri. El megacepo de hasta 200 dólares por mes es apenas una muestra. Las exacerbadas reacciones al impuesto a la compra de divisas y gastos en dólares, muestra a las claras que la resistencia depende de quien tome las decisiones. La grieta es mucho más profunda de lo que se ve a simple vista. 

Como si fueran espectadores de una película en la que no participan, los dirigentes de la oposición atizan esloganes muy similares a los que quedaron en la resaca de la alianza y los estertores de los 90: “Hay que achicar el costo de la política”, “el ajuste lo debe hacer la política”. Parecen olvidar que el desmadre económico obedece a un equipo que se jactaba de no venir de la política.

De cualquier modo, las próximas horas del debate político incluirán una revisión de jubilaciones de ex presidentes, ex legisladores y diplomáticos. Viene bien. Pero no debe tapar eso que la urgencia es el hambre y una pobreza extendida al 40 por ciento de los argentinos.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*