COLUMNISTAS, Ultimas Noticias

Problemas actuales de los derechos humanos: el derecho a la alimentación

Compartí este articulo en:

Paradójicamente, mientras papá escribía su obra “La Crisis del estado de derecho” desde la perspectiva de los documentos de la pastoral social de ese entonces Puebla y Comunidad Nacional, nos toca hoy, desde otro lugar y con otras realidades, salir a levantar las banderas  de la defensa de “La casa común” del lado de la inclusión y la defensa de los que menos poseen y de la defensa de nuestros recursos naturales.

La Iglesia Católica  a través del nuestro Papa Francisco sale a ponerse al frente de la defensa de los Derechos Humanos, y de una America Latina lastimada y diezmada por el hambre y amenazada por la posesión de sus recursos naturales

Cuidar la Casa común, dice Francisco:” «Cada vez hay menos ricos con mucha plata y cada vez hay más pobres con muy poca plata», lamentó el pontífice luego de aseverar que considera al capitalismo como el causante de la pobreza mundial.

En una Argentina postrada con un 40% de pobreza, que nos deja el gobierno de Mauricio Macri, nuevamente la Iglesia Católica vuelve a cumplir un rol fundamental a través de distintos estamentos, ya sea Cáritas, los Curas villeros, y la tremenda labor de pastoral social , donde quisiera rescatar al padre Carlos Acaputto, figura silenciosa pero importantísima de dialogo permanente con los movimientos sociales , en los tiempos que se vienen y en la conformación de las políticas , que urgentemente deberá asumir el gobierno de Alberto Fernández, por la emergencia alimentaria.

En 1985, el mundo alcanzó la “suficiencia alimentaria”, por primera vez en la historia hubo alimentos para todos, con lo cual y siguiendo a Amatrya Sen, podemos decir que el hambre no es solamente una cuestión de alimentos disponibles per cápita, sino de su accesibilidad, disponibilidad y el derecho humano a ello.

En el enfoque de los DDHH actuales la carga de la prueba se traslada a quienes tienen obligaciones y responsabilidades de gobierno, y sin dudas permite la exigibilidad y justiciabilidad del derecho y, eventualmente su supervisión internacional.

El desafío de saldar la deuda social solo será  a través de la inclusión y la participación de todos los sectores.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*