COLUMNISTAS, ECONOMIA, Ultimas Noticias

Por qué perdió Macri

Compartí este articulo en:

Cuentan las encuestas y los politólogos que las posibilidades de Macri de ganar las elecciones en el 2015 eran bajas, el resultado fue una sorpresa, independientemente del deseo de cada uno de los Argentinos (obviamente sorpresa agradable para los Macristas y sorpresa desagradable para los Kirchneristas, pero sorpresa al fin).

A medida que iba creciendo en las encuestas y el panorama era más alentador, empezó a hacer anuncios más esperanzadores pero poco analizados seriamente por decirlo de alguna manera. Todo con la intención de acercarse a la victoria pero quizás no tomando conciencia de que podía ganar. Ante esta situación vale recordar un viejo teorema de la democracia Argentina que dice: 

“El grado de responsabilidad de un partido o dirigente político es proporcional a sus posibilidades de acceder al poder” – Raul Baglini diputado nacional año 1986”.

Nunca más vigente el teorema de Baglini para analizar la derrota electoral del actual presidente. 

Incluso dos variantes del citado teorema se ajustan a la perfección:

1 Cuanto más lejos se está del poder, más irresponsables se vuelven los anuncios políticos; cuanto más cerca más razonables (cualquier similitud con las propuestas de Nicolás del Caño son mera coincidencia)

2 Cuanto más se acerca un político al poder, más se aleja del cumplimiento de sus promesas de campaña.

Analicemos de a una las propuestas:  

“Mi primer compromiso es lograr una Argentina con pobreza cero” (debate electoral del 2015 )

El tema da para mucho y algo lo hemos tratado aquí al menos en las posibilidades de erradicar el hambre en el corto plazo:

Según datos del Banco Mundial la pobreza en el mundo disminuyó desde 1990 en un 1 % por año. Cuando asumió Macri la pobreza se estimó en un 30,1 % según el Cedlas, con bajarla al mismo ritmo que la tasa mundial hubiera quedado en un 26 % o 27 %. 

Creo que nadie tomó en serio el anuncio no por las intenciones de que así sea, si no por lo imposible de cumplirlo, cuando el Banco Mundial está estimando que no va a poder cumplir el objetivo de erradicar la pobreza en el 2030.

Pero un anuncio presidencial genera expectativas, salvo que como dice el teorema “como las probabilidades son bajas puedo hacer anuncios irresponsables” y después vienen los reclamos.

Según un documento del Cippec esto era imposible en cuatro años

Fuente: https://www.cippec.org/publicacion/el-desafio-de-la-pobreza-en-la-argentina/

El gráfico muestra que con un crecimiento sostenido del 5 % ( altisimo ) recién en el 2038 la pobreza podría estar por debajo del 5 %

“La inflación no va a ser un problema en mi gobierno “(varias veces durante la campaña del 2015)

La inflación medida por fuentes creíbles (no Indec) en 2015 estaba en el orden del 25 %. (26,9 % según el gobierno de la ciudad de Buenos Aires).

Como nos centramos en el anuncio y posterior resultado no vamos a explayarnos en el problema en sí del alza de precios; 

Israel tardó 10 años en bajar la inflación del 20 % de 1990 al rango actual que oscila entre 1 % y 3 %; Chile (hoy en la polémica por otros problemas) también bajó con éxito la inflación del 30 % al 3 % pero en 10 años. Sin ir más lejos también lo hizo Paraguay y podemos seguir contando.

Todos tomaron fuertes medidas para equilibrar las cuentas fiscales, dar autonomía al Banco Central y fijar metas de inflación cumplibles; además de lograr pactos sociales entre empresas y sindicatos que se encolumnen en este objetivo.

En Argentina se anunciaron metas…. Y nada más.

 El objetivo de bajar la inflación gradualmente a un 25 % en el 2016, hasta lo que debería haber sido una banda entre un 3,5 % y 6,5 % anual este año termina a riesgo de hiperinflación; pasaron cosas…. puede ser, pero también hubo torpezas imperdonables como fijar metas totalmente incumplibles y, a pesar de la calidad institucional siempre anunciada, realizar la tristemente célebre conferencia de prensa del 28 de diciembre de 2017 donde el Jefe de Gabinete se erigió en experto en política económica y hirió de muerte la credibilidad que tenían los agentes sobre la incipiente autonomía del Banco Central. Cómo terminó la historia es conocida y sufrida por todos.

Explicado con el teorema de Baglini me imagino la primera reunión del presidente con el equipo económico:

  • Che tenemos que cumplir lo de la inflación, como hacemos
  • No se….. fijemos metas, a diez años.
  • Nooooo a cuatro años.
  • Pero no se puede, mira Israel, Chile etc.
  • “Si se puede”, vos metele después vemos.

“Va a venir una lluvia de inversiones” (al inicio de la gestión)

La lluvia nunca vino, el tema no es si no vino porque pasaron cosas, el tema es: ¿Podía venir una lluvia de inversiones?

La inversión extranjera directa (la que va a la economía real no a la bicicleta financiera) es siempre marginal en un país, decía un ex ministro. Los que tienen que invertir son los residentes, por supuesto que es importante y bienvenida sea ya que sus efectos son siempre positivos, pero esperar que los que arriesguen a invertir mayoritariamente sean los extranjeros es simplemente una ingenuidad.

Para crecer a una tasa del 3% anual se necesita una inversión del 20 % del PBI según Miguel Kiguel. Los países de la alianza del Pacífico (que son más propicios para invertir ) reciben en promedio un 3,5 % de inversión extranjera directa como porcentaje del PBI, o sea que el 16,5 % restante la ponen ellos; en el Mercosur la inversión extranjera es en promedio 2,5 % del PBI.

No es el problema que nunca llovió; el problema es que a la vista de los datos del mundo no iba a llover nunca. Y no solo eso, la inversión que estaba en el 19,5 % del PBI en el 2015 pasó a estar en este año según el Indec en el 16,9% del PBI que también cayó.

En el gráfico siguiente queremos mostrar que por más deseos que tengamos, la inversión extranjera no pasa en el mejor de los casos los 4,5 puntos anuales. 

Fuente: http://www.iberglobal.com/files/2018-2/IED-Argentina_Jun18.pdf

El objetivo del gráfico es mostrar que la inversión extranjera directa esta lejos de llegar  al 20 % promedio necesario incluso en países más abiertos ( suma y sirve pero no es determinante).

Resumiendo:

Podríamos seguir con otras medidas erráticas: salir del cepo para luego volver, quitar y volver a poner retenciones, bicicleta financiera etc. pero la idea es ver si lo que se anunció tenía alguna posibilidad, o de entrada era un absurdo.

Si nos toca gobernar en una recesión mundial seguro que la situación argentina no va a ser muy optimista, pero no fue el caso. Podemos culpar de algo y con razón a la situación de Brasil. Pero lo que es imperdonable es hacer anuncios irresponsables sobre temas que si bien el Presidente puede no saber dada su formación; el mejor equipo de los últimos 50 años conocía y conoce bien.

Moraleja:

Cuidado con el teorema de Baglini, puede gustar la propuesta y podés terminar siendo gobierno.

Anexo: 

Metas y resultados de las principales propuestas de gestión

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*