COLUMNISTAS, ECONOMIA, Ultimas Noticias

Por qué ganó Alberto

Compartí este articulo en:

Las elecciones del domingo consagraron como nuevo presidente, en primera vuelta, a Alberto Fernández con más del 48% del electorado. Si bien el actual presidente, Mauricio Macri mejoró por mucho el desempeño de las Paso y se quedó con un poco más del 40% de los votos , convirtiéndose en la principal figura de la oposición, existen ciertos factores que influyeron en la sociedad para volver al modelo anterior, incluso por encima de las causas de corrupción y los procesamientos a funcionarios de la era kirchnerista. Estos factores tuvieron que ver, sin dudas, con la economía.

El modelo económico de Macri fracasó y no pudo cumplir con la mayoría de sus promesas de campaña como “pobreza cero”, bajar la inflación y retomar el rumbo de crecimiento del país. Al respecto, si realizamos un análisis comparativo con el inicio de su mandato, estos problemas se agudizaron: El desempleo alcanzó los dos dígitos, más de un tercio de los argentinos (y la mitad de los niños) se encuentran sumergidos en la pobreza y los salarios reales se desplomaron.

Tal vez por eso, las promesas de campaña de Alberto Fernández se enfocaron en volver a poner dinero en el bolsillo de los argentinos y esta fue, probablemente, la razón más contundente para el triunfo. Dentro de las promesas más destacadas están:

  1. Lograr un acuerdo económico y social para contener la inflación y recomponer salarios: El salario real cayó fuertemente en estos últimos años, ya que los incrementos salariales fueron menores a la tasa de inflación registrada. Por lo tanto, los trabajadores vienen perdiendo poder de compra (el gráfico muestra la evolución de la inflación en comparación a la evolución de salarios, los cuales quedan muy por debajo). La promesa de recomposición puede ser una de las claves por la cual Alberto Fernández ganó la elección.

Fuente: Elaboración propia en base a datos del INDEC

  1. Generar consumo: la contracción de la economía (que genera mayor desempleo y caída de los ingresos) trajo aparejado una reducción en el consumo, ya que dicha variable económica registró caídas en 42 de los 45 meses que gobernó Macri y 21 meses seguidos de caída en las ventas minoristas. Esto sucede porque la gente tiene menos ingresos disponibles para consumir. Por lo tanto, una de las promesas de campaña de Fernández consiste en incentivar el consumo a partir de mejorar los ingresos, lo que a su vez reactivaría la economía, generando más demanda para las empresas argentinas y creando más puestos de trabajo.
  2. Generar mecanismos de financiamiento para que las familias puedan acceder a una vivienda propia: dentro de esta promesa de campaña incluso se anunció la creación del Ministerio de la Vivienda, con el fin de impulsar programas para que las familias pudieran acceder a la casa propia. Además, el presidente electo prometió revisar los créditos UVA y crear un sistema de financiamiento más accesible. 
  3. Reducción de tarifas de los servicios públicos: una de las medidas más controversiales de la era Macri fue la quita de subsidios a los servicios públicos y el sinceramiento de tarifas. Estas medidas apuntaban a reducir el gasto público y sanear las cuentas fiscales, pero impactaron de lleno en el bolsillo de la gente e incrementaron significativamente los costos de las PYMES.

Si bien las promesas de campaña parecieran razonables  en términos de compromiso social y, sin dudas, es necesario aplicar políticas públicas que apunten a mejorar la situación económica del sector más vulnerable de la sociedad, no hay que olvidar que la economía argentina se encuentra en un estado crítico y que el nuevo presidente deberá escuchar y atender las necesidades de la sociedad en su conjunto. Todo ello sin descuidar las cuentas fiscales y prestando atención no sólo a los problemas urgentes, sino que también hay que mirar los problemas estructurales que nos condujeron hasta esta situación.

En conclusión, cumplir con las promesas de campaña y ordenar la economía del país son un desafío casi titánico. Se podría decir que “del dicho al hecho hay un largo trecho”. Sin embargo, el flamante presidente no debe olvidar que las promesas incumplidas se reflejan en las urnas y la derrota de Juntos por el Cambio es el ejemplo más concreto de ello.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*