ECONOMIA, TURISMO, Ultimas Noticias

Millonario árabe compró el Sheraton Iguazú y planea nuevas inversiones en las 600 hectáreas

Millonario árabe compró el Sheraton Iguazú y planea nuevas inversiones en las 600 hectáreas
Compartí este articulo en:

Del inconmensurable desierto de arena a las voluptuosas caídas de agua. En Dubai, Alí Albwardy maneja una fortuna cercana a los 20 mil millones de dólares, ligada al petróleo y al desarrollo inmobiliario y hotelero. Fanático del polo, compró al mejor equipo de la Argentina y para tener un lugar propio donde descansar, también se hizo del hotel Four Seasons Buenos Aires, por el que pagó 64 millones de dólares. Hace un tiempo vino a conocer las Cataratas del Iguazú y se enamoró de la maravilla misionera. Entonces… decidió comprar el hotel Sheraton Iguazú, ubicado dentro del Parque Nacional y a escasos metros de las cascadas.
Según trascendió la operación se concretó por unos 55 millones de dólares. El Sheraton ya figura en el catálogo de Albwardy Investment, que tiene hoteles en varios puntos del planeta. No sería la única inversión, sino que Albwardy analiza otra inversión en las 600 hectáreas, pero con un concepto de villas de lujo, un segmento en el que competirá con la firma chilena Awasi, que está desarrollando su hotel en medio de la selva.
Según contaron fuentes del negocio turístico Albwardy vino a las Cataratas en su avión privado hace un par de años. Fue amor a primera vista. La operación se hizo en silencio en noviembre del año pasado y desde hace unos meses ya hay una nueva gerencia.

El empresario había conocido el atractivo turístico en una misión comercial del Gobierno provincial a Dubai hace seis años, encabezada por el ex gobernador Maurice Closs y el ministro de Turismo, Sergio Dobrusin. Desde que vino a Misiones estuvo negociando con Estanislao Kokourek, dueño original del Sheraton. En noviembre del año pasado se cerró el acuerdo con los empresarios particulares y con la cadena Sheraton, que tiene un 15 por ciento de las acciones. La idea es salirse de la marca Sheraton y podría llamarse Four Seasons.


El fondo Albwardy fue fundado en 1976 por el jeque Ali Saeed Juma Albwardy, y, en la actualidad, cuenta con inversiones diversificadas en rubros como alimentos, logística e industrias. Además opera una decena de hoteles en destinos exóticos, como Zanzíbar, Tanzania y las islas Seychelles.

Apenas dos años después abrió sus puertas el Hotel Internacional Cataratas de Iguazú, donde se alojaron personalidades como Roger Moore y todo un equipo de filmación, mientras filmaban Moonraker, una de las películas de la serie del agente James Bond. Unos años más tarde, constituyó la base operativa para la producción de la película La Misión, protagonizada por Robert De Niro y Jeremy Irons. Otros huéspedes célebres han sido el rey Juan Carlos y la reina Sofía, el tenor Luciano Pavarotti, el príncipe Hiroíto de Japón, el múltiple campeón de Fórmula 1 Michael Schumacher, y el magnate Nelson Rockefeller.

En 2015 la cadena estadounidense Marriott International compró a su competidora Sheraton y se quedó con el hotel en las Cataratas, que ahora volverá a cambiar de manos. El traspaso se haría el 29 de septiembre, según fuentes consultadas en la ciudad de las Cataratas.

El nuevo dueño pretendería elevar la categoría del cinco estrellas a siete estrellas, las mismas que el Burj al-Arab Hotel (Torre de los Árabes) en Dubai, con una altura de 321 metros, situado en el mar sobre una isla artificial localizada a 280 metros de la playa en el Golfo Pérsico, conectado con tierra firme mediante una carretera. Inaugurado oficialmente el 1º de diciembre de 1999, su suite real cuesta 9.000 dólares la noche. 


Ali Albwardy es un ícono de los empresarios que han invertido en el crecimiento de Emiratos Árabes Unidos. Su compañía es considerada como uno de los principales sostenes de la floreciente economía de su país. Seguros, propiedades inmobiliarias, servicios informativos financieros, telecomunicaciones y electrónica, construcción de equipo de la navegación y de aviación, sistemas de la seguridad, propietarios de hoteles, alimenticios, servicios del turismo y de la hospitalidad; fabricación de etiquetas adhesivas, restaurantes y cualquier área fructíferamente económica conoce de los intereses de Albwardi. 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

2 Comentarios

  1. Supongo que por mas que tenga mucho dinero,no le permitirán que construya por construir,infringiendo leyes que se relacionan con el impacto ambiental,no? Porque acá son así: por la plata baila el mono. Pero despues le devuelven un pedazo de tierra a los guaraníes. COMICOS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*