DEPORTES

Manu Ginóbili pasó a la inmortalidad

Manu Ginóbili pasó a la inmortalidad
Compartí este articulo en:

Fue una noche histórica para el deporte argentino. La legendaria camiseta número 20 de los Spurs, con la que Manu Ginóbili jugó durante 16 temporadas y ganó cuatro anillos, fue retirada este jueves. Nadie podrá volver a utilizarla en San Antonio.

Después del partido con Cleveland Cavaliers, se hizo un emotivo homenaje a Manu. De hecho, las miles de personas que fueron al AT&T Center -muchos argentinos- lo hicieron para vivir un momento inigualable: el instante en el que Ginóbili se convirtió en leyenda.

«Esto es increíble. Estoy muy agradecido por todo. Quiero reconocer de dónde salí y la suerte que tuve: muchas personas me ayudaron para llegar a esto», comenzó Manu su discurso ante los fanáticos, amigos y familiares que estuvieron en el estadio. Y le dedicó un mensaje a los hinchas argentinos: «Sabía de sus gritos a la TV, de que saltaban en los sillones, que empujaban. Muchas gracias a los que están acá y en casa, que son muchos».

Manu, además, se refirió a la Generación Dorada: «Fue un placer jugar con ustedes. Sabíamos que a cada cancha que íbamos, nos cuidábamos las espaldas. Que si ganábamos la íbamos a pasar muy bien, pero si perdíamos, mejor, porque nos íbamos a decir cosas invalorables», aseguró.

Pero hubo un momento en el que Manu se puso a llorar: fue cuando habló de sus padres. “Gracias por darme la libertad de elegir, aunque a vos, mamá, tanto no te gustó al principio. Querías un hijo doctor, abogado, contador, pero siempre con libertad. Papá, siendo un fanático total del básquet, jamás interferiste en nada con mis compañeros, mis entrenadores. Pero siempre te sentí al lado, pegadito, apoyándome». Ahí, en ese instante, se emocionó.

Luego les habló a sus tres hijos («los quiero más que a nada en el mundo”) y a su mujer: “Gracias por aguantar mis obsesiones por más de 20 años. Gracias por bancar todo esto. Te robé un montón de tiempo. Gracias por tu compañía, por hacerme quien soy. Gracias por ponerme a mí y a nuestros hijos como prioridad. Tengo 50 años para retribuirte».

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*