COLUMNISTAS, ECONOMIA, Ultimas Noticias

La vida y el despido, más baratos por decreto

Compartí este articulo en:

Mucho se habla en estos estos días de la crisis económica que está atravesando el país: se mencionan datos como la inflación, el desempleo y la pobreza; sin dudas variables muy importantes y cuyos números golpean fuertemente cuando somos capaces de reflexionar que detrás de ellas hay personas que la luchan todos los días. Es por eso que, en esta ocasión buscaré analizar la situación de un sector en particular de la sociedad: los trabajadores ¿qué dicen los números? 

Desempleo

Los datos publicados por el INDEC para el segundo trimestre de 2019 reflejan un crecimiento del desempleo en Argentina, ya que existe un 10,6% de personas que demandan trabajo (lo buscan activamente) pero que no lo encuentran. No solamente eso, los números también nos dicen que 18,3% de los trabajadores  están demandando otro trabajo, ¿será que los salarios no alcanzan? Tal vez por ello, es importante el dato de que se incrementó la Población Económicamente Activa (en el segundo trimestre del 2018 la misma era del 46,4% y la actual es de 47,7%), es decir, que hay un grupo de personas que, hace un año no trabajaban y no estaban interesados en hacerlo, pero que ahora están trabajando o demandan trabajo. 

Si los números del INDEC nos dicen esto, cabe preguntarse si afirmaciones tales como: “en Argentina, el que no trabaja es porque no quiere” son realmente ciertas.

Salarios vs Inflación

Uno de los problemas macroeconómicos que más afecta a los trabajadores es la inflación, no solamente porque, gran parte de ellos dedican casi todo su ingreso al consumo presente y no tienen muchas posibilidades de protegerse contra la suba de precios (como por ejemplo, comprando productos al por mayor y guardándolos o comprando dólares, entre otras posibilidades). Sino que además (y como lo demuestra el siguiente gráfico), desde mayo del 2018, en Argentina, los salarios vienen creciendo mucho menos que la inflación, por lo que en términos reales, los trabajadores tienen mucho menos poder de compra (es decir que su salario ya no les alcanza para comprar lo que compraban hace un año).

Lo descripto en el párrafo anterior es un fenómeno que afecta a toda la masa de trabajadores, pero sobre todo a aquellos que no se encuentran registrados. Si comparamos los números de junio de 2019 con junio de 2018, descubrimos que la inflación fue del 54,8%, mientras que los incrementos salariales en el mismo periodo, para los trabajadores registrados alcanzaron el 41,9% y para los no registrados apenas llegaron al 33,9% (más de 20 puntos porcentuales de diferencia con el incremento que sufrieron los precios).

Fuente: Elaboración Propia en base a datos del indec.


Reducción en las indemnizaciones laborales

Por si lo anterior fuera poco, este lunes se publicó en el Boletín Oficial un nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia que modifica la fórmula de cálculo, disminuyendo las indemnizaciones por incapacidad como consecuencia de los accidentes laborales. Trataré de  explicar de manera sencilla qué implica esta medida:

  • Para el cálculo de las indemnizaciones laborales, la ley dice que se debe considerar el Ingreso Base Mensual promedio (IBM) que tuvo el trabajador un año antes del accidente;
  • Cómo dicha legislación no tenía en cuenta los problemas que puede causar la inflación (esos ingresos que consideraban un periodo anterior al accidente quedaban muy desactualizados) se realizaron modificaciones a la norma, donde se reglamenta la actualización del IBM por un índice llamado RIPTE (el cual toma como base de cálculo los incrementos salariales que obtuvieron los trabajadores estables cada 30 días).
  • Luego, como la inflación fue subiendo, también fue necesario actualizar ese IBM entre la fecha del accidente del trabajador y la fecha en que realmente se liquida el pago, y la normativa decía que para ello se debía utilizar la Tasa de Interés Activa del Banco Nación a 30 días.

Es esta última actualización la que se modifica a través del Decreto 669/19. El mismo dice que, en lugar de utilizar la tasa activa del Banco Nación, se actualice el ingreso del trabajador nuevamente por RIPTE. Aquí es importante hacer algunas observaciones:

  1. Los trabajadores pierden porque el índice RIPTE en mucho menor que la Tasa Activa del Banco Nación a 30 días. 
  2. Sin embargo, el problema no sería el hecho de que el RIPTE sea menor a la Tasa Activa del Banco Nación, ya que las elevadas tasas de interés responden a la política monetaria del Banco Central que sigue intentando (sin éxito) frenar la fuga de capitales y contener el dólar, por lo que están desmedidamente altas.

El problema radica en que el índice RIPTE está muy por debajo de la inflación, por lo que ajustar por este índice, sigue quitándole poder adquisitivo a los trabajadores. El Índice RIPTE se calcula a partir de los aumentos salariales que van obteniendo los trabajadores estables en Argentina cada 30 días. El problema con ello, como ya lo expliqué en el apartado anterior, es que los salarios en Argentina suben mucho menos que la inflación y por ello, el RIPTE es menor. A continuación se puede ver graficadas las series del RIPTE, la inflación y la Tasa Activa del Banco Nación anualizada, para que puedan comprender la magnitud de la reducción en las indemnizaciones:

Fuente: Elaboración propia en base a datos del  INDEC, BNA y Ministerio de Trabajo de la Nación.

Mucha gente podría pensar que esta medida contribuye a reducir los costos laborales de las PyMES, generando más competitividad y, por lo tanto incentivando la creación de empleo. Pero la verdad, es que la medida no beneficia al pequeño empresario (quien seguirá pagando la misma cuota de ART para sus trabajadores), sino que incrementará las ganancias de las grandes Aseguradoras de Riesgos de Trabajo.

A modo de conclusión

Si bien es cierto que estamos en crisis y que el contexto macroeconómico nos afecta a todos; me pregunto, en lugar de seguir ajustando a los trabajadores ¿no se les podría pedir un pequeño esfuerzo a estos grandes grupos económicos? Ya quedó claro que los trabajadores resignaron bastante para salir de la crisis.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

2 Comentarios

  1. Muy bueno el artículo, no soy economista ni contador por eso pregunto: ¿Y los intereses que te cobran las tarjetas de crédito? no pueden hacer un decreto y hacerlos bajar? Porque creo que la mayoría de los trabajadores están endeudado con las tarjetas de crédito, y la estan usando para poder comer. Y realmente las financieras, los bancos fueron los que menos pusieron el hombro para »sacar» adelante la Argentina como dice el Presidente. Pero el trabajador siempre fue el que pagó las consecuencias. Además por decreto hacen pagar un bono al trabajador y otra vez sufren las pequeñas pymes, y los grandes más ricos.

  2. Excelente punto de vista. Super coloquial el léxico que utiliza la economista al expresarse. Y además, la pregunta de la reflexión es lo que nos preguntamos muchos de ese grupo de trabajadores que la venimos remando y apostando a nuestro País.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*