ECONOMIA, Ultimas Noticias

La industria que no para y pone 1 millón de paquetes de yerba mate por día en los hogares en cuarentena

La industria que no para y pone 1 millón de paquetes de yerba mate por día en los hogares en cuarentena
Compartí este articulo en:

Con grandes dificultades, incluyendo un parate importante en la cosecha y en los secaderos y restricciones para que sus camiones circulen por muchas provincias, la industria yerbatera de Misiones y Corrientes continúa de pie a pesar del Coronavirus.

El objetivo: seguir poniendo cada día más de un millón de paquetes de yerba mate en los hogares argentinos.

De esta forma Misiones contribuye de manera decisiva con una rama de la industria alimenticia que es vital para los argentinos, incluso más en esta etapa de cuarentena, donde la máxima prioridad es no salir de casa.

¿Cuánta yerba consumen los argentinos por día? Según los datos del año pasado del INYM, el consumo interno fue de 750.000 kilos de yerba por día (el total fue 277 millones de kilos, dividido por 365 días). En su gran mayoría, vendida en paquetes de medio kilo.

Es decir, el mercado interno consume más de un millón de paquetitos por día. Si la industria desde Misiones y Corrientes deja de poner paquetes en «la boca del embudo» de la logística por varios días, del otro lado en poco tiempo más se notarán los faltantes en las góndolas en todo el país.

Un sondeo de Economis entre industriales yerbateros arrojó que casi todos están trabajando en los molinos, tomando las precauciones sanitarias de rigor: como usar barbijos, desinfectarse las manos o dar licencia a trabajadores en edad de riesgo.

La industria yerbatera está comprendida entre las actividades esenciales que contempla el drecreto 297/2020, pero además, el Gobierno le solicitó especialmente extremar los esfuerzos para no detenerse.

«No solo se nos permite seguir trabajando, nos solicitaron también que hiciéramos todo el esfuerzo posible por seguir produciendo con normalidad», explicó a Economis, Marcelo Szychowski.

La Cooperativa de Productores de Santo Pipó, por ejemplo, estaba cargando hoy miércoles 11 contenedores, con destino de exportación. Además de despachar camiones para abastecer al mercado interno.

En tanto, La Cooperativa de Liebig (Playadito), también comentó ante la consulta de Economis, que estaba trabajando con normalidad en el molino. Ambas cooperativas igual decidieron paralizar sus secaderos.

Esto días de cuarentena, la industria se está «comiendo» parte de sus stocks para no dejar de abastecer las góndolas de todo el país. Típicamente una industria tiene stocks para abastecer a su cadena comercial por varios meses.

Pero claro, en algún momento tiene que empezar a producir yerba canchada para dejar estacionar y reponer, si en el futuro no quiere tener faltantes. Si el parate se prolonga mucho, otra cuestión que se podría resentir es la calidad, que depende mucho del tiempo de estacionamiento.

No todas las firmas siguieron operando. Algunas decidieron parar, privilegiando extremar las medidas sanitarias con sus empleados. En Andresito, por ejemplo, la Cooperativa Andresito y la Cooperativa Unión, decidieron cerrar hasta el 30 de marzo.

En cambio, la firma Hoja Verde, 4° exportador del país siguió con la actividad molinera, pero sin trabajar en secadero.

Parate en la producción y preocupación por el impacto social

La que sí está paralizada o casi paralizada es la producción y cosecha de yerba, con una creciente preocupación porque ahí está el eslabón más débil de la cadena: pequeños productores y tareferos.

La parálisis no es porque tengan prohibido trabajar, sino por las grandes restricciones a la circulación de los trabajadores por rutas y municipios de la provincia de tareferos, contratistas, transportistas.

El INYM puso en la página web los formularios para que cualquier trabajador de la cadena yerbatera cuente con el permiso para circular. Se trata de un formulario que se imprime y requiere de un sellado en un puesto de la policía, previa presentación de algún certificado que acredite la condición.

«Puede ser el RENSPA, RENAF, certificado de productor primario, constancia INYM, contrato de prestación de servicios o certificación de trabajo expedida por el empleador de firmas cuya razón social se corresponda con las actividades exceptuadas», señala el organismo yerbatero. Sin embargo, aún con ese certificado circular por las rutas de Misiones puede ser difícil.

«Muchos municipios ponen barricadas o restringen el acceso, un tarefero no se puede desplazar así a su lugar de trabajo», explicó Cristian Kligbeil, vicepresidente de APAM.

Principalmente, el parate afecta al eslabón más débil de la cadena, el tarefero, que si no trabaja, no cobra. En cambio, el productor puede resistir de mejor manera un parate, siempre y cuando no se extienda en el tiempo.

«La hoja verde puede aguantar unas semanas más en las plantas», dijo un productor a Economis. Klingbeil coincide, pero advierte que «algunos productores necesitan cortar hoja verde pronto, no pueden aguantar muchos días más sin ingresos».

Todos coinciden en que aún no está claro si los tareferos van a cobrar la ayuda de emergencia que el Gobierno Nacional anunció para cuentapropistas y trabajadores en negro.

Por ahora, los criterios que difundió la Anses excluirían a los tareferos que están en blanco. Sin embargo, las normas y la letra chica todavía se está trabajando en la Anses. El cobro es de 10.000 pesos y recién en abril estará el formulario para acreditarse y percibir esa suma, dijo hoy Anses en su página web.

Dificultades para llevar la yerba a todo el país

Otra dificultad que enfrenta la industria yerbatera es la logística. «Se complica el transporte por varios factores, hay muchas restricciones para circular en algunas provincias, además los camioneros van con yerba mate pero no tienen carga para volver y muchos están entre el grupo de riesgo por la edad», explicó Szychowski.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*