COLUMNISTAS, PERSPECTIVAS, Ultimas Noticias

La economía será decisiva entre las multidimensiones de la política

Compartí este articulo en:

Se cierra el 2018 y el próximo año nos espera con un calendario electoral cargado de fechas y campañas. Ya suman siete las provincias que desdoblaron sus elecciones de la nacional, con el objetivo de localizar sus contiendas y que el impacto de los indicadores negativos de la imagen de gestión del gobierno central no incida en las preferencias locales.

En la arena nacional han pasado cosas, y muchas, que cambiaron el clima social de éxito vivido luego del triunfo de las elecciones de medio término en las que el oficialismo se posicionaba como candidato firme a la reelección en 2019. Con el 60% de imagen positiva del primer mandatario y una ola amarilla que teñía a gran parte del mapa del país, se daba por descontado un escenario favorable para ese objetivo.

Pero el escenario cambió desde ese momento hasta ahora y el factor económico ha sido decisivo entre las multidimensiones que tiene la política. Sin dudas, 2018 es el año bisagra que marcó un profundo cambio en el humor social. La economía con pésimos indicadores de inflación, aumento de la pobreza, caída del consumo y la aguda recesión afectaron el ánimo y las expectativas de los argentinos.

Aun así, con este contexto económico adverso que podría haber diluido cualquier intento reeleccionista, Mauricio Macri sigue siendo un candidato competitivo. Su piso electoral se mantiene (entre un 25 y 30% dependiendo la Consultora que lo mida) y según contra qué candidato se testee, sus chances aumentan o disminuyen, siempre proyectando una segunda vuelta.

El dato más significativo es la caída en la imagen de gestión a un 40-45%, que podría repuntar algunos puntos por cerrar el año con cierta estabilidad cambiaria, según anticiparon algunas consultoras.

Otro punto a definir es el desdoblamiento o no de la elección de Buenos Aires -la madre de todas las batallas- y el rol que jugará la gobernadora María Eugenia Vidal dentro del espacio, incluso como un eventual Plan B presidencial.

En el arco opositor, la pregunta que sigue marcando el rumbo -con un reloj de arena al que se le acaban los granos- es si el peronismo podrá converger en una alternativa unificada.

La grieta ha calado tan profundamente que no solamente sostiene ideológicamente al oficialismo, como la opción antikirchnerista en contra del retorno al populismo, sino que no deja espacio para que emerja una opción de centro.

Y entonces surge el otro gran interrogante para terminar de definir el escenario: ¿Cristina será o no candidata? Si nos basamos en sus conductas previas, todo indica que sí. No logró cerrar filas con Florencio Randazzo en 2017, cuando lo que se ponía en juego eran cargos legislativos, ahora es mayor lo que se disputa. Pero la política es el arte de lo posible y que cediera espacio a otro candidato es otra opción en análisis. Solo con un eventual -e improbable- desafuero que pudiera dejarla a un paso de la encarcelación, estas posibilidades se verían truncadas.

Ante esta oferta electoral polarizada, el peronismo no kirchnerista encarnado en la propuesta de Alternativa Federal aglutina a varios gobernadores que se suman a las fotos de los encuentros, para tener cartas de negociación al momento de las definiciones. Retornamos aquí al poco espacio que existe para la avenida del medio en esta coyuntura.

Mientras el escenario nacional termina de decantar, en Misiones se especula con un adelantamiento de los comicios para el mes de junio. El gobernador Hugo Passalacqua se sumaría a la lista de provincias que desdoblan en sus distritos, en parte para desacoplarse de los efectos de arrastre que pudieran tener y además porque el nivel de aprobación de la gestión provincial es altísimo. En otros términos, al oficialismo le favorece localizar los temas y las preferencias de los electores, con margen suficiente para prescindir de las potenciales tracciones de candidaturas presidenciales.

El mismo nivel de aprobación de la gestión local, sumado al elevado nivel de imagen positiva personal que ostenta el actual Gobernador dejan a la Renovación en una posición de liderazgo en las encuestas.

En contrapartida, la baja aprobación a la gestión nacional impacta negativamente en Cambiemos como alternativa, que venía mejorando su performance electoral en los últimos comicios y posicionándose como opción competitiva frente a la trayectoria de contundente respaldo electoral de la Renovación. La desaprobación a la gestión de Mauricio Macri está desinflando a los candidatos locales de ese espacio político.

El próximo año tendremos que observar cómo transcurre la variable económica -fundamentalmente la estabilidad cambiaria- y la definición de los escenarios políticos para ver cómo se mueve esta foto de cara a la película de las elecciones que nos tendrá a todos como principales espectadores durante la campaña y protagonistas al momento de votar.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*