TURISMO, Ultimas Noticias

La devaluación potencia el turismo cinco estrellas en el país

La devaluación potencia el turismo cinco estrellas en el país
Compartí este articulo en:

Con un dólar un 40% más alto que a fines de noviembre y un IPC cerca de 15%, las perspectivas para vacaciones de invierno van cambiando. Esto empezó a plasmarse en la desaceleración de operaciones del reciente hot sale de ventas por internet y en mayores averiguaciones para destinos considerados internacionales dentro del propio país, como Calafate, Las Leñas, Ushuaia e Iguazú.

La adoración por el dólar y el espíritu trashumante están insertos en la idiosincrasia del argentino y ambas características, hermanadas en una paridad cambiaria retrasada ($15 preelectoral) respecto de la evolución de los costos domésticos en 2017, se reflejaron en la cuenta de viajes y turismo al exterior que sigue el Banco Central: el gasto alcanzó los US$ 10.662 millones, 25% más que el año anterior.

En el balance del mismo año, la exportación total de bienes y servicios fue de US$57.879 millones y se importó por US$66.899 millones. O sea que 1 de cada 18 dólares de producción nacional facturados afuera se destinó al paseo y shopping fuera de las fronteras. El reporte oficial dio cuenta que entre la importación hormiga en equipajes y envíos por correo de indumentaria, electrón ica y el tarjeteo en supermercados insumieron US$4.000 millones. Hasta los tours de compras a Chile batieron todos los récords: 6,5 millones cruzaron los pasos cordilleranos y 7,2% lo hicieron por vía aérea.

Ese es un tema al que el Fondo Monetario Internacional, la auditoría externa de los prestamistas, le tendría puesta la lupa, según el economista Miguel Ángel Broda. El otro sería que el cambio poselectoral actual a $25,50 por verde lleva a nuestra viajera clase pudiente a replantear el presupuesto para esparcimiento de 2018, que empezaría por las vacaciones de invierno: dólar 40% más alto que a fines de noviembre, IPC cerca de 15%.

El gapp pesificado empezó a plasmarse en la desaceleración de operaciones del reciente hot sale de ventas por internet y en mayores averiguaciones para destinos considerados internacionales dentro del propio país,como Calafate, Las Leñas, Ushuaia e Iguazú. Habrá que estar atentos a la incidencia de la carrera peso-dólar en los costos internos del turismo para ver si se afirma la tendencia del paseo fatto in casa o si todo es más de lo mismo pero algunos escalones más arriba.

“El año pasado, con el dólar a $15, hacíamos planes para ir a Cancún con mi familia, ahora que está a $25 nos sale más barato Ushuaia”, es la comparación a la que un ejecutivo de multinacional apela para graficar cómo le pegó a sus finanzas la devaluación en ráfagas que acumula 40% en los 6 meses que lleva en cartelera.

Lo corroboran los resultados del metabuscador Viajala durante el Hot Sale, que comparan entre 2017 y 2018, donde salta a la vista que ganaron terreno los destinos nacionales, mientras que cayeron Miami y Cancún.

«Generalmente cuando sucede este tipo de escaladas del dólar el efecto inmediato es un impasse. El cliente quiere saber cuánto le va a terminar costando. Esto se acomoda en la medida en que se establece un equilibrio en el tipo de cambio», señala Fabricio Di Giambattista, presidente de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT).

Si el dólar demuestra haber encontrado un punto de equilibrio -aunque manteniendo el sistema de flotación-, en el sector esperan recuperar los niveles previos a la corrida, aunque con posibles cambios en las elecciones de los turistas locales.

«Cuando se estabiliza el tipo de cambio vuelven las consultas, después obviamente hay gente que tiene que cambiar de destino u optar por otras alternativas por una cuestión de precio», explica Di Giambattista.

«Con respecto al alza del dólar, lógicamente los precios se modificaron, aunque algunos destinos tales como Río de Janeiro, Santiago de Chile, Florianópolis, Sudáfrica y otros nacionales, siguen estando a buen precio en pesos. Es decir que, en algunos casos, sí ha afectado el aumento del dólar en los precios de pasajes en pesos, aunque algunos destinos han mantenido un buen costo en pesos», añade Julián Garfinkel, cofundador de Turismocity.

Las vacaciones de invierno se preparan en esta temporada más de entrecasa que fuera de las fronteras, y ya una muestra la da la paralización casi total de las escapadas de compras a Santiago de Chile y Paraguay.

La retracción a gastar en dólares privó en el ánimo de los fans del e-Commerce en el último Hot Sale, cuando el nuevo nivel del tipo de cambio derrumbó 15% respecto del año pasado las operaciones turísticas en el hot week, según TTS Viajes, si bien aclara que, a pesar de haber tenido 40% menos de visitas y llamados, facturó 64% más que en 2017.

En tal sentido, Gustavo Sambucetti, director Institucional de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), precisó que “el cimbronazo cambiario de las últimas semanas, que generó una devaluación del 20% del peso, provocó en el turismo un parate en las consultas y las contrataciones de paquetes, pasajes, y demás servicios”.

Y que, en todo caso, “la coincidencia con el Hot Sale moderó el impacto, aunque no totalmente. De hecho, la empresa Ingenico ePayments informó que la categoría Travel (que incluye aerolíneas, agencias de viajes, cruceros y hoteles) en el consolidado de los 3 días del evento, «ha generado un 11% menos de transacciones que el año pasado».

A nivel facturación, incluso, no fue la 1ra de las categorías: pasajes fue 2da y hoteles 4ta, según el relevamiento . «Hubo un buen desempeño de la industria y poca variación interanual», consideró

«Lo que veníamos planteando es que el dólar estaba atrasado y eso impactaba negativamente en el turismo, porque todo el mundo se va afuera. La Argentina era comparativamente muy cara con respecto al resto de los países de la región y con otros destinos», dijo Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), a Ámbito Biz. Y agrega: «Esta corrección no es que va a beneficiar al turismo, sino que va a dejar de perjudicarlo».

La que sentirá un alivio es la cuenta corriente del balance de pagos, una obra maestra del terror que no le movía un pelo a la Administración Macri pero se los pone de punta a los auditores del Fondo Monetario Internacional.

Miguel Ángel Broda, que los conoce bien, afirma que no van a soltar plata para que vaya a parar al turismo de compras en países limítrofes. El año pasado, los gastos por viajes, pasajes y consumos con tarjetas en el exterior alcanzaron los US$ 10.662 millones, un aumento de 25% frente a 2016, según datos del Banco Central.

El informe de balance cambiario, señala que en diciembre, el déficit neto de la cuenta de viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta “registró un incremento interanual de 11%”.

En diciembre, los argentinos compraron una cifra récord de US$ 3900 millones; si bien el neto del mes es de US$ 2441 millones, dado que las ventas fueron por US$1459 millones, estos US$2400 millones no representan otro récord, pero sí un nivel alto, nunca visto desde septiembre de 2011, dos meses antes que se instalara el cepo cambiario.

Fue el último mes del año cuando mayor cantidad de turistas extranjeros arribaron a los aeropuertos (259.900 y un crecimiento del 9,9%), y marzo resultó ser el de más viajes al exterior: 410. 000 (+20,4%).

En 2017, la balanza propiamente del turismo volvió a quedar US$ 2.195 millones en contra, ya que los argentinos que viajaron al exterior –y salieron por los aeropuertos Pistarini y Jorge Newbery- gastaron un total de US$ 5.097 millones, de acuerdo con los números de la Encuesta de Turismo Internacional.

Por 2 que entraban, 5 se iban

El turismo receptivo por vía aérea tuvo un crecimiento del 7,4% y el emisivo un 17,7%. De acuerdo a los registros de los aeropuertos con vuelos internacionales, los viajes al exterior casi duplicaron los arribos.

El año pasado en total arribaron por aire 2.567.000 viajeros – 92% por aeroparque y Ezeiza-, contra 4.516.100 argentinos que volaron al exterior.

En lo que respecta al emisivo, los principales aeropuertos de Buenos Aires representaron el 82% de las salidas y luego aparece Córdoba y Rosario, según la última ETI.

Si se analiza el comportamiento de los pasajeros que entraron al país por Ezeiza o Aeroparque (2.362.500), surge que casi la mita d estuvo por vacaciones (47,8%), las pernoctaciones totalizaron 31.539.400 noches y la estadía promedio fue de 13,4 noches.

En total, estos viajeros extranjeros gastaron en Argentina US$ 2.902 millones.

A la inversa, de los argentinos que viajaron al exterior 7 de cada 10 lo hicieron por vacaciones, se hospedaron principalmente en hoteles de 4 y 5 estrellas (38,9%) y sumaron 55.548.700 pernoctaciones. La estadía promedio fue de 14,9 noches.

En cuanto a los viajes por vía fluvial-marítima, el 2017 terminó con un total de 259.700 llegadas de turistas no residentes al puerto de Buenos Aires, lo que supone un 1,9% menos que en 2016.

El 48,7% visitó el país por “vacaciones/ocio” y en lo que respecta a alojamiento, los hoteles 4 y 5 estrellas fueron los más elegidos por estos viajeros: más de un tercio (34,3%), seguida por casa de familiares o amigos.

Las pernoctaciones de estos turistas sumaron 1.226.500 noches y el gasto total alcanzó los US$ 107,2 millones.

Los residentes que eligieron esta vía para salir fueron 590.600 (+7,7%) y gastaron en el exterior US$ 257,7 millones.

Fuente Urgente24

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*