COLUMNISTAS, ECONOMIA

“La corrida” por la liquidez

Compartí este articulo en:

La turbulencia cambiaria que aconteció en el mercado el corriente mes con un incremento del precio del dólar promedio en un 31,93 % con respecto al valor de diciembre de 2017, implico que el BCRA a los fines de estabilizar el shock externo asociado al desarme de las inversiones financieras en Argentina para destinarlas a Estados Unidos por el mayor retorno a consecuencia de la política adoptada por la FED, que para atemperar dicho fenómeno la autoridad monetaria de Argentina decidió incrementar la tasa de interés de la política al 40 %.

Claro ésta que ese comunicado efectuado por el BCRA el 4/05/18 tuvo una repercusión inmediata por parte de los Agentes Financieros que, en primera instancia, el Banco de la Nación Argentina, ante dicha incertidumbre decidió suspender la operatoria de descuento cheques diferidos, noticia que no cayó nada bien entre las Pymes, quienes recurren a esta fuente de financiación
constantemente.

Pero, ¿de qué se trata? Esta herramienta financiera consiste en vender al Banco los cheques de pago diferidos que se posea en cartera, para hacerse de liquidez inmediata a una fecha anterior a la del pago del cheque. El banco deposita la suma de dinero, previo al cobro de los intereses y comisiones relativas a ese cheque.

Siempre que se elige utilizar esta operación, la empresa analiza la conveniencia del costo de las distintas entidades que ofrecen este servicio.

La suspensión de esta operación (en un primer momento por 60 días) por parte del banco Nación se debió a la baja tasa de interés vigente para tomar los cheques y reveló la intención de subir los valores y ponerlos acorde con el mercado. El sector más afectado y que inmediatamente hizo el reclamo fue el Agro, ya que dirigentes de Confederaciones Rurales Argentinas se reunieron con funcionarios del Ministerio de Producción y plantearon el reclamo.

Pero a consecuencia del reclamo, la suspensión no duro más de 3 días de la segunda semana de mayo, producto de que el jueves se amanecio con la noticia de que se tomó la decisión de volver a operar con esa línea de crédito, pero a tasas más altas.

¿Qué sector económico es el que mayor emplea este instrumento financiero?

Esta fuente de financiamiento es la más utilizada por las Pymes, ya que los plazos de pagos van entre 60 y 90 días, y estaría afectando a la cadena de pago de las empresas, porque cuando el BCRA decidió subir la tasa de interés de la política monetaria claramente repercute en el costo del dinero, que termina generando que los bancos y financieras privadas remarquen para arriba su tasa de interés para el descuento de los cheques diferidos.

Actualmente en los bancos la tasa oscila entre el 35% y 43% nominal anual. Generalmente las comisiones bancarias son mínimas.

¿Qué sucede con las PyMES que no pueden recurrir a esta fuente de financiación dentro de los bancos? Claramente recurren a las financieras privadas donde el costo por descontar los cheques es mucho más elevado. En la ciudad de Posadas, las financieras privadas están cobrando una tasa de interés de descuento del 70% nominal anual en promedio, o el 6% mensual; sin mencionar las altas comisiones que cobran sobre el valor descontado, que es alrededor del 2.5%.

Damos un ejemplo: una empresa tiene un cheque diferido de $100.000 cuya fecha de cobro es a 60 días, y necesita de liquidez para pagar los sueldos de los empleados. El cuadro comparativo sería el siguiente:

Tal como se observa en el cuadro precedente, la diferencia entre el costo total entre descontar un cheque de pago diferido en un banco o en una entidad privada oscila en promedio en un 110,58 %, lo que altera significativamente la liquidez por parte de las pymes repercutiendo negativamente en sus desembolsos previstos.

El indicador para analizar este panorama financiero es la evolución del Volumen de transacciones e instrumentos de pago que reflejen la cantidad de cheques rechazados en miles de pesos que a pesar de que no se tengan datos actuales publicados en la página del BCRA en función a este último salto en la tasa de interés, el incremento nominal de la cantidad de cheques rechazados entre el 30/11/2017 con respecto al 30/11/2016 fue del 41 %, que deflactando la inflación de dicho periodo, en términos reales creció un 15,15 %.

En consecuencia, en primera instancia lo recomendable (salvo por situaciones de iliquidez transitoria que requieran la necesidad de contar con fondos necesarios para afrontar el pago de sueldos, cuotas de préstamos, etc.) es ser cautelosos y confeccionar estrategias comerciales para dotarse de efectivo inmediato, como por ejemplo, lanzando un programa especial por una cantidad de días determinados de precios con importantes descuentos sobre los bienes y servicios que comercializa la Pyme solo para los compras en efectivo, para lo cual es indispensable la confección de proyecciones financieras planteando diferentes escenarios (optimista, normal y pesimista) para anticipar estos eventos.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*