ECONOMIA, ENTREVISTAS, SALUD, Ultimas Noticias

Invertir en la crisis: se agranda el sanatorio Boratti

????????????????????????????????????
Compartí este articulo en:

Son casi las 19 y Roberto Boratti trabaja casi en soledad en el último piso del sanatorio que lleva su apellido. Las luces bajas y el silencio acompañan la caída de una tarde más en la oficina. El médico analiza números y realiza proyecciones. La previsibilidad, anticiparse a los tiempos, explica, le permite sostener el servicio de salud a la vanguardia. La flamante sala de maternidad, estrenada hace pocos meses, ya es historia. Boratti anuncia que el sanatorio se ampliará con varios pisos de habitaciones de internación, cocheras y obviamente, la tecnología más avanzada en medicina. La nueva ala estará ubicada en la esquina de San Luis y Santiago del Estero, en Posadas, con el mismo modelo de edificación que ya tiene el sanatorio sobre la primera calle.

Todavía no sabe el monto total de la inversión, pero ya comenzó el trabajo de suelo para levantar los cimientos. Es un proyecto de mediano plazo, explica. 

¿Cómo invertir en medio de una recesión que todavía no termina?, le pregunta Economis

El sanatorio cerró un buen año. Nos fue bien. El problema lo tuvieron los financiadores, por el aumento de costos de los servicios de salud. Un gran porcentaje de lo que eran materiales descartables, medicamentos, prótesis, equipamiento, son todos de origen extranjero, están en dólares, no se producen en el país. No se van a producir nunca porque hay un problema de volumen, es imposible que en el país se fabrique de la misma calidad y que con los costos que fabrican en otro lado, por los costos. Tecnológicamente eso requiere una gran inversión, son empresas que tienen categorías a nivel mundial, así que es muy difícil que se establezca alguna en Argentina, con un mercado interno tan chico y que pueda satisfacer esa demanda. Siempre va a estar con un costo y con una calidad inferior, salvo que sea una empresa que exporte. Pero no hay. 

Tendría que empezar de cero… 

Las que había buenas, se cayeron, es una realidad, quedaron fuera del mercado, las incubadoras, las camas, salen más caro fabricar acá, una cosa de menor calidad, de la que pueden fabricar en Canadá, o en otro lugar. Entonces, es un poco difícil. Pero más allá del equipamiento, el medicamento, las ampollas no se fabrican en el país, las mayorías de las sondas, del material, hace que todo se encarezca y no hubo un aumento de la plata que se destina a salud, así que hay un problema de financiamiento. La seguridad social se financia de un porcentaje de los sueldos, los sueldos son muy inferiores al dólar, de lo que eran hace dos o tres años. Ponerse un poco al tono con eso, va a ser difícil. Se va a resentir mucho la calidad del financiamiento, hay cosas que no se van a poder financiar. En el mundo los costos en salud son más altos que la inflación. En cualquier país que tenga una inflación anual del 4 ó 5 %, los gastos en salud suben a un 8 ó 9%. Entonces, es cada vez más problema la salud, porque es cada vez más difícil financiar todo. Hay una contradicción en la legislación argentina, con respecto a la cobertura de salud, son muy abarcativas, y, es imposible financiarlas, no se van a poder financiar medicamentos, prótesis, las cirugías, con los recursos que tiene hoy. Alguien tendría que poner prioridades, cubrir algunas cosas y otras no. Como hacen en la mayoría de los países. “Te dicen el país por estos años tiene esta plata, esto es lo que vamos a cubrir, porque es lo que tenemos para cubrir, y se hace eso”. Los países organizados hacen eso, otras cosas no cubren, si vos las querés, tenés que pagar. En Argentina se terminan cubriendo, servicios, prestaciones, o, medicamentos, que en definitiva no son solidarios, porque producen un gasto tan grande que descuidan todas las necesidades básicas del colectivo que está aportando para eso. 

Y en ese contexto, al sanatorio le fue bien. ¿Cómo?

Porque el sanatorio en realidad, lo que hace es cobrar las prestaciones, lo que pasa es que los financiadores muchas cosas no nos pueden pagar, entonces, yo creo que van a tener problemas con la financiación. Porque vana a tener problemas los del pago, van a tener problemas las prepagas, las obras sociales. Eso es lo real. 

Se va generando una deuda, el sanatorio tiene acreencias, que no cobró, por ejemplo, con el IPS, tiene una deuda muy grande, lo mismo que otras prepagas. O sea, ahí hay un problema muy grande con el financiamiento, las cápitas son muy bajas, todo el presupuesto viene muy atrasado, se dan servicios, después no se los cobran. Ahí hay un problema, porque o se destina más dinero, o el servicio no se puede dar. Porque en algún momento, yo tengo que pagar los proveedores, los medicamentos, la luz, el agua, la comida, todo lo que es el funcionamiento. El sanatorio tiene un componente esencial, la medicina, los médicos y las enfermeras, que hacen uso de todo el equipamiento y todo lo que tenga que ver con la salud, los elementos y los descartables, tiene otra cosa que es la parte de servicios, que es tipo un hotel, comida, etc. Todas esas cosas aumentaron, nosotros no lo pudimos traducir al financiador, el financiador tampoco lo va a poder pagar. Otro problema que tiene el país es la carga impositiva, es una cosa que este Gobierno nacional puso más impuestos, es una cosa que no va a funcionar. Tiene que bajar los impuestos, eso es básico. Nos aumentaron los impuestos. No puede ser que, de un traslado a otro, de la obra social, por ejemplo, recibe la plata del financiador, pierde el 7% de la recaudación en impuestos, entre lo que impuesto al cheque, Ingresos Brutos, la tasa municipal que es absurdo lo que te ponen del 0,8%. Entonces eso es un costo que se saca de la factura, después cuando el prestador cobra, que es el final, vuelve al banco y hay otro impuesto. Es decir, el impuesto se queda con un 14% de los recursos. Hay que sacar esa presión impositiva. 

¿Y cómo se anima a la inversión?

Si no invertís… primero que tenés que destinar parte de lo que ingresa a la empresa para mantener la estructura. Un edificio no lo pintas, se te arruina, le entra agua, se descascara, queda horrible, lo mismo el baño, se rompe, el equipamiento tiene una vida útil después se rompe, se destruye. Una cama tiene una vida útil de 5 años, es como un auto, vos tenés que reponerlo. Después la medicina avanza rápidamente, en Posadas estamos atrasados con respecto a Buenos Aires, como Buenos Aires está atrasada con respecto a los Estados Unidos, o Inglaterra. Tenemos que ir mirando qué pasa en otro lado, porque la medicina va cambiando, van cambiando los tratamientos, los medicamentos, los conceptos de enfermedad, uno tiene que ir saltando. Si no invertís, en cinco años te quedas afuera. Además, que, cuando uno da un servicio más o menos bueno, la gente lo reconoce, tiene más demanda. 

No se puede bajar la calidad. 

No, el sanatorio tiene una mayor demanda, tiene la dificultad que a veces no tiene cómo dar ese servicio, porque no tiene capacidad física digamos, nosotros tenemos compromisos con los financiadores, cuando viene el paciente, atenderlo, cada vez que no tenemos cómo solucionar el problema del paciente, no lo podemos recibir, se genera un conflicto que es real, entonces, en realidad al sanatorio le faltan camas, y, le faltan camas de mejor calidad

En qué va a consistir esta ampliación del sanatorio. 

En realidad, va a haber una estructura similar a la que hay ahora, nada más, ampliar algunos sectores, reemplazar algunas camas, básicamente eso. 

¿Va a ampliar la capacidad? 

Básicamente sí, después lo que pasa es que el sanatorio tiene camas que tiene que reemplazar, entonces, posiblemente las camas se reemplacen. Muchas más camas no habrá, sino que van a haber camas de mejor calidad. La inversión no sé cuanto es, porque lo iré haciendo de a poco, y, los valores son variables. Voy a hacerlo con lo que va entrando al sanatorio. 

¿El objetivo es inaugurarlo en 2020 o más adelante? 

No, esto es a largo plazo, igual a lo anterior, es de varios años, 8, 10 años. No tengo la plata para hacer toda la inversión, no voy a tomar crédito tampoco, es muy difícil, a lo mejor si el país se estabiliza se puede hacer, posiblemente para equipamiento pueda tomar un crédito, pero para lo otro no. 

Hubo un cambio de Gobierno y en Misiones el gobernador es médico ¿qué análisis hace?

Los principales referentes son médicos ahora, está el Gobernador, el vice, Salud Pública, en el IPS. Mi relación con el Gobierno provincial es muy cordial, buena, no tenemos problemas con la continuidad del Gobierno, el único problema que tenemos es el presupuesto que ingresa, nada más. Pero esa dificultad siempre existió, no es algo nuevo, los recursos siempre son débiles en salud. A nivel nacional, me parece que el problema va a ser, si sigue lo que fue el Gobierno anterior, ampliando las coberturas, que al sector de salud privado, le hace mucho daño. No puede haber una ley de prepago que no haga carencia al sistema, se rompe el sentido de solidaridad de lo que es el grupo. Si te afiliás a un sistema donde el colectivo se está financiando para dar salud a un grupo de mil personas que pagan, se supone que en ese grupo de mil personas hay sanos, entonces los sanos le pagan al enfermo. Si vos haces el sistema como la ley de prepagas y no pones una carencia, está mal y encarece el sistema. ¿Qué pasa? Si estás sano no aportas, te reservas la plata para cuando estés enfermo, ¿para que vas a aportar? Si la ley te permite ingresar al sistema y trasladarle todos los costos a los que están aportando cuando estás enfermo, es una cosa anti solidaria. Por eso dejamos de vender prepagos, después pasó con los monotributistas, hay gente que no paga la cuota, o paga cuando está enfermo, pero le ocasiona un daño tremendo a la obra social a la que ingresa, no es lógico, ni razonable. Es un defecto que tiene la ley, que le hizo un daño muy grande a todos, por eso muchos prepagos cayeron, porque subieron los costos, porque ingresó mucha gente que estaba enferma, con una cobertura muy grande de la ley de prepagos y se dañaron las finanzas. 

¿Qué le parece que Argentina vuelva a tener ministerio de Salud y el regreso de Ginés González al ministerio?  

Sí. Es una persona que conoce mucho el tema, yo tuve mucha relación con él hace muchos años, tiene un grupo de la universidad y salud, medicina. Tengo muy buenas referencias de él como ministro de salud. No sé qué opinará él de lo que yo digo con respecto a la ley de prepagas. Pero sería muy importante que se medite el tema de nuevo. El gasto en salud necesita un trabajo muy grande, hay que ser muy racionales, sino es imposible. 

Usted fue uno de los primeros que apostó a la carrera de medicina en la UCAMI que tiene sus primeros egresados ¿qué impacto puede tener para Misiones? 

Siempre es bueno, porque tener una universidad de medicina, genera una mejora en la calidad de todos, porque se genera un ámbito docente, eso mejora la calidad de atención. 

¿Cómo está hoy el nivel profesional, alcanza, hay suficientes médicos? 

Hay especialidades que no alcanzan, como pediatría, no hay gastroenterólogos, hay pocos especialistas en piel, endocrinólogos. Hay especialidades que tienen poca oferta, porque quizás no hay alicientes en sentido económico, todo se maneja en sentido económico. Por lo menos en pediatría que es una necesidad importante, se podría generar algún tipo de incentivo para los pediatras, sacándoles impuestos, pagándoles un adicional. El sanatorio hizo una propuesta hace un tiempo, de pagar un adicional mientras son residentes, con un sobre sueldo, con el compromiso que después hagan guardia durante tres años en un sector establecido. Conseguir pediatras de guardia es un problema, porque hay una demanda grande, y, hay una demanda grande en la guardia, porque también no hay mucha oferta de consultorio. Muchas veces está sobrecargado de una demanda que no es para la guardia. Hay que hacer una planificación.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*