ENTREVISTAS, Ultimas Noticias

Facundo Manes: “Tener a los chicos con malnutrición además de inhumano, es una hipoteca social”

Facundo Manes: “Tener a los chicos con malnutrición además de inhumano, es una hipoteca social”
Compartí este articulo en:

Facundo Manes es neurólogo, neurocientífico y político argentino creador del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO), presidente de la Fundación INECO, exrector de la Universidad Favaloro y director del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro. Oriundo de Arroyo Dulce, al norte de la provincia de Buenos Aires, en el partido de Salto, afirma haber viajado y estudiado en varios lugares alrededor del mundo, pero dice que todo lo que realmente sabe “se lo debe a sus padres, a Arroyo Dulce, a la Argentina”. El jueves el Doctor en Ciencias por la Universidad de Cambridge, abrió al Foro Internacional de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, hablando principalmente de las conductas de los argentinos, y explicando como la correcta alimentación y educación de los niños y jóvenes del país, son pilares fundamentales para construir un futuro sólido para el país. 

Después dialogó con medios de todo el país, entre los que estaba Economis. Después de terminar sus estudios en Londres, volvió en el 2001. Y pensó en cómo podía contribuir a la sociedad. La respuesta estuvo clara: desde su amplia formación y lo que sabía y conocía. “En Estados Unidos e Inglaterra me había formado en estudiar científicamente la mente humana, el cómo decidimos y cómo funciona el cerebro”, explicó. Desde allí empezó a pensar que podía hacer un cambio, ya que no había en el país en ese momento un desarrollo en las neurociencias.

Anosognosia es el término utilizado para aquel paciente que, en el consultorio, una vez llevado por su familia, no puede/quiere reconocer el problema por el cuál ha sido llevado. En la Argentina, yo siento que tenemos eso. No reconocemos en dónde estamos parados”. 

Manes, hizo hincapié durante toda su conferencia en la importancia de los recursos naturales, pero no sólamente por sí mismos, sino de la mano de la inversión en ciencia y desarrollo, estratégicamente, para poder luego extrapolarlos a la producción. 

“El campo es un arma maravillosa, pero hoy todavía dependemos de que una cosecha sea buena. Para abastecer a 50 millones de argentinos, no alcanza con el campo” explicó. “Hay que invertir estratégicamente en investigación y desarrollo, y vincularlo al sector productivo. Eso es soberanía.” afirmó, mientras explicaba que actualmente sólo el 0,5% del PBI del país se está invirtiendo en ciencia y tecnología.

Reiteradas veces Manes mencionó que “en Argentina, estamos constantemente preocupados en resolver las urgencias” (o sea, pensar a mediano plazo) pero que es necesario salir de ese esquema mental, ya que si no logramos resolver el problema que genera la urgencia, “seguiremos sin poder solucionar los problemas que nos afectan más gravemente”. 

“Hoy el 40% de los chicos se ven afectados por alguno de estos problemas, y eso afecta la capacidad de aprender. En un mundo donde la economía mundial es la generación de ideas, tener a los chicos con malnutrición estrés mental, etc. además de inhumano, es una hipoteca social”, ratificó el neurólogo.  

-¿Cuál sería su opinión sobre los lugares en donde construir conocimiento?

FM: – Hoy la Argentina no tiene instituciones fuertes, y hay que crearlas para vincularlas con la producción. Tenemos científicos de buena calidad que pueden generar conocimiento, pero quizás eso es aprovechado por otros países. Tenemos que vincular ese conocimiento con la Industria y con la Producción. No le podemos pedir a un científico que sea empresario, ni a un empresario que sea cientifico. Tenemos que generar instituciones, espacios, que en otros lugares del mundo han sido muy exitosos en generar una economía que llamamos “de conocimiento”.

En este contexto, en el que la pobreza aumentó, la malnutrición también, usted habla de la importancia del conocimiento, ¿qué futuro prevé, considerando que aún hay muchos chicos con una malnutrición extrema?

FM: – Vengo hablando de la malnutrición hace años, inclusive desde el gobierno anterior. Porque en Argentina ahora hay hambre, pero antes también había hambre, esto no es nuevo. Ahora es más evidente, y eso es un drama humano y es inmoral, y es lo primero que tenemos que resolver, pero una vez que resolvemos el hambre, queda la malnutrición. En Argentina hay un problema de malnutrición crónica, y eso impacta en el aprendizaje. Un chico que vive en la pobreza tiene el estrés mental crónico que impacta en el aprendizaje, entonces eso no sólo es un drama humano, sino que es una hipoteca social, porque en un mundo que depende de las ideas, tener nuevas generaciones, que no tiene la nutrición adecuada, el estímulo cognitivo y emocional, es una hipoteca social tremenda. Ahora, hay que atender la urgencia, darles de comer urgente, bien, con buena nutrición, no sólo “darles de comer”, sino nutrirlos bien, estimularlos, pero además hay que generar un proyecto de generar riqueza Argentina, para salir de la pobreza, porque sino… De hecho hace décadas que estamos con el mismo círculo vicioso. Entonces lo que tenemos que plantearnos a la vez, es como solucionamos el tema de la pobreza y la desigualdad en la Argentina. Y eso, nos guste o no, es un proyecto a mediano plazo de generar más valor agregado, generar empleo de calidad, más riqueza para poder distribuirla. Muchas veces la gente dice “pero estos temas de mediano plazo, y acá hay una urgencia”, justamente, los temas de mediano plazo van a solucionar la urgencia. Eso no quita que, la prioridad no sea resolver la urgencia, en síntesis, hay que dedicarse a lo urgente sin perder la meta. 

¿Qué consejos tiene para los empresarios para manejar la incertidumbre que hay, que a su vez genera mucha ansiedad?
 

FM: Dormir. El sueño es salud. Tratar de saber que la manera que pensamos determina la manera en que sentimos. Y no podemos cambiar la realidad, pero sí podemos cambiar la manera en que reevaluamos la realidad. Hoy sabemos que si cambiamos la manera en que pensamos podemos cambiar la manera en que sentimos. 

¿Si el próximo gobierno lo convoca para trabajar en estos temas para solucionar y para que les de su visión, usted está dispuesto a hacerlo?

FM: – Yo creo que todos tenemos que ayudar a la Argentina, yo siempre vengo ayudando a la Argentina. Yo creo que la Revolución Social que necesitamos, la del conocimiento, viene de abajo para arriba, viene de la Sociedad para arriba. Y siempre estoy para ayudar, de hecho, ayudo promoviendo esto, estoy comprometido con el país. Espero que gane quien gane, tenga la capacidad para convocar a todos los sectores. Uno tiene que ceder cuando tiene el poder, así que el próximo presidente que asuma va a tener también que ceder para que esto no se convierta simplemente en un acto de campaña más. 

-Usted hablaba del concepto de “empatía social”, cómo ve usted a los dos candidatos más fuertes Alberto Fernández y Mauricio Macri, en este concepto? ¿Cree que tienen esa “empatía social”?

FM: – No hablo de gente en lo personal, acá no importan las personas. Acá lo que importa es el proyecto de país. Si nosotros tenemos un proyecto de país, después las personas lo administran a ese proyecto. Justo uno del problema de los argentinos es que somos demasiado presidencialistas, dependemos demasiado de las personas. La Argentina no se va a desarrollar, con una u otra persona, no necesitamos salvadores mesías, necesitamos un proyecto de país. Y el proyecto de país no es otro que invertir más en investigación y desarrollo, seis siete veces más de forma gradual, y lograr vincularlo a la producción, y para eso necesitamos un pueblo con instituciones fuertes, con salud, con nutrición. Justamente por depender de personas, así estamos. 

-¿Cuál cree usted que es el rol de la sociedad y de la política en lograr los objetivos comunes (desarrollo, educación, salud, etc.) que nombró?

FM: – La política justamente no le da importancia a la salud y educación pública de calidad, más allá de que lo dicen, porque eso no da votos. Y porque no tenemos un país que esté basado en exportar valor agregado. Hoy tenemos una economía en gran parte proveniente de sus productos privados o sus derivados, y para crear una economía basada en el conocimiento, necesitas una economía con salud, bien nutrida, un pueblo educado. Es un proyecto de país que todavía no tenemos, porque no da votos. Por eso yo creo más en la sociedad que en las dirigencias, porque si la sociedad no presiona por esto los políticos no lo van a hacer. 

¿Porqué es importante para el cerebro, por ejemplo viajar?

FM: – Bueno desde la ciencia, las cosas que nos dan placer son, focalizar el presente, el contacto humano, no estar preocupado acerca del futuro ni pensando demasiado en el pasado, sino estar en el presente. Somos hedonistas, en cierta manera, nos gusta el placer de una buena comida, de hacer ejercicio, y todas esas cosas que nos da el placer, ocurren muchas veces cuando uno disfruta de lugares nuevos y novedades, así que el turismo tiene muchos elementos que hoy sabemos que nos dan bienestar a los seres humanos. El bienestar también se puede ejercer en la casa de uno, pensando en el presente. Pero bueno, los viajes también pueden influir.

– Cuál es el tiempo recomendable para estar conectado?

FM: – No hay un tiempo recomendado para el uso de la tecnología, lo que tenemos que tener en cuenta es que, estar todo el tiempo haciendo un “uso múltiple” o múltitasking nos impacta en el estrés, en la ansiedad, en el insomnio. Uno tiene que regularlo, y sabiendo esto, con los datos científicos uno lo puede regular, pero no hay una “dosis”. Lo que sí está claro es que tenemos que dormir ocho horas, así que si no duermen, duerman.

Por Agustina Maffini.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

2 Comentarios

  1. muy buena la nota

  2. Muy buen reportaje!! Manes es una mente brillante, pero si le preguntan pavadas… Claramente este no es el caso. Preguntas muy bien enfocadas. Me encantó.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*