ECONOMIA, Ultimas Noticias

Entrevista de Economis al CEO de Flybondi: «Queremos saber qué política aerocomercial quiere Alberto Fernández»

Entrevista de Economis al CEO de Flybondi: «Queremos saber qué política aerocomercial quiere Alberto Fernández»
Compartí este articulo en:

Sebastián Pereira asumió en febrero como CEO de Flybondi y -si bien no es piloto-, parece que sabe mucho sobre cómo atravesar las turbulencias económicas y políticas de la Argentina.

Pereira dirige la operación de esta aerolínea que llegó para patear el tablero del mercado aerocomercial, cuenta con 5 aviones y no para de crecer y batir récords a pesar de la crisis. En los últimos tiempos, tuvo que absorver una devaluación fuerte del dólar, con un negocio que tiene buena parte de los costos en moneda dura e ingresos casi exclusivamente en pesos.

Ahora enfrenta desde la semana próxima un fallo judicial que limita la operación de El Palomar, su aeropuerto de cabecera, y perjudica sus rutas y su esquema de negocios.

Pero más allá de estos contratiempos, Pereira parece tener confianza en el futuro y lo resume con una frase: «El argentino es de memoria corta. El dólar queda quieto unos días y ya vuelve a consumir».

«La devaluación le impacta a la aviación en general, los principales costos en una aerolínea son en dólares, combustible, aeronaves, seguros de aeronaves. Nosotros todo lo generamos en pesos, han habido algunos ajustes de tarifa, pero no lo podes hacer todo porque se te cae la demanda», explicó en una entrevista que le hizo Economis esta semana en el aeropuerto de El Palomar.

Este licenciado en administración (máster en Finanzas) fue el martes a El Palomar junto a su par de JetSmart, Gonzalo Pérez Corral, y al ministro Guillermo Dietrich, para manifestar su rechazo a la medida judicial que a partir del próximo jueves 26 de septiembre limitará las operaciones del aeropuerto (una jueza hizo lugar al reclamo de un vecino que se quejó porque el ruido no lo dejaba descansar).

La limitación pone en jaque rutas y el modelo de negocios de las low-cost, basado en volar cada día varias rutas con cada aeronave.

«Es tan insólita la medida que no parece haber manera de que no se revierta», dice Pereira, confiado.

Estamos en la terminal B del aeropuerto, un anexo que pusieron a último momento producto de la explosión de esta terminal. Se trata de un galpón moderno, limpio y con comodidades austeras, propio de un aeropuerto low-cost. Dietrich acaba de partir hace unos minutos, y Pereira se refiere a la cuestión política dejando en claro que Flybondi no está atada a una gestión presidencial y se prepara para un eventual cambio de gobierno que le genera incertidumbre.

Es conciente de que en pocas cosas el Gobierno de Macri puso su impronta y logró resultados como en la política a la que llamó «la revolución de los aviones» y que ahora, ante un eventual cambio de guardia en la Casa Rosada, se necesitan señales de cómo serán las políticas para el sector.

Parar y ver

«Frenamos mucho nuestro plan (de expansión) porque hubo muchas cosas, no solamente (las restricciones) a El Palomar, la devaluación post paso, y saber qué va a pasar con el nuevo Gobierno, queremos entender qué política aerocomercial va a seguir estando vigente», explicó.

«Todos estamos hablando de la racionalidad de Alberto (Fernández), hay más información para entender el modelo low-cost, hay tres compañías nuevas. Tres grupos inversores nuevos. Hoy se mueve 1 de cada 5 pasajeros por este modelo, es difícil pensar que va a venir alguien a borrar todo esto.», explicó Pereira, ante la consulta de cómo ven un eventual cambio de Gobierno.

-¿Y qué es lo que más los afecta?

-Lo primero es revertir en el corto plazo la situación de El Palomar, operando nueve horas menos por día, nos pone en una situación muy distinta, no solamente en El Palomar sino en el interior, alguien va a ver menos vuelos a su provincia. Es tan insólita la medida que no hay manera de que no se revierta. Sabemos que tiene un tinte político, nosotros somos a partidarios, no nos importa el tema de la política. Vinimos por un negocio que creemos que va a funcionar bien con cualquier político, estamos hablando mucho con los goberanadores y me pasa, de que no importa el tinte político. Todos nos dijeron: esto vino para quedarse, nos ha aportado mucho a la provincia, en términos de mano de obra, de generación de empleo y de riqueza. El otro día en Misiones nos decían, «tenemos todos los hoteles llenos».

-¿Eso es lo que vieron los inversores de Flybondi (nota: son 3 fondos privados, 2 de EE.UU. y 1 de Turquía)?

-Si, eso vieron nuestros inversores, que todo esto nos va a poner al nivel de lo que pasa en Latinoamérica a nivel aerocomercial, que cada persona tenga 2 o 3 vuelos por año, y no solo uno.

-¿Y qué le dicen los inversores sobre esta situación en El Palomar y sobre la transición política y la crisis económica?

-Que hay que esperar, a entender. Todos estamos hablando de la racionalidad de Alberto, hay mas información para entender el modelo low-cost, hay tres compañías nuevas. Tres grupos inversores nuevos. Hoy se mueve 1 de cada 5 pasajeros por este modelo, es difícil pensar que va a venir alguien a borrar todo esto. Apostamos a seguir poniéndonos a dispocisión para explicar cómo funciona el modelo y explicar que esto genera empleo, pero también satisfaccion entre el pasajero, la tarifa cayo 50 por ciento en dólares y los beneficiados son los pasajeros. Por eso en una economía que no crece tenpes 60 por ciento más de pasajeros transportados en cinco años. El modelo vino, funciona y tenemos que seguir apuntalandolo. Obviamente no va a ser fácil, como no fue nada fácil para Flybondi.

-¿Si las restricciones a El Palomar quedan y sigue la crisis, está en juego la permanencia de Flybondi?

-Somos un proyecto a largo plazo, cada avión cuesta 80 millones de dólares, nadie invierte esto para estar a corto plazo, tenemos que dar la pelea para que se entienda qué es el modelo de negocios. Eventualmente vamos a seguir acomodándonos a las nuevas restricciones que haya, porque probablemente no va a ser todo tal cual como hasta hoy. Pero va a implicar que el resto de las low-cost tengan que salir, vamos a acomodarnos a lo que venga. Sí es cierto que hay incertidumbre y nos afecta como a todos en la Argentina, por algo tenemos la devaluación y el riesgo país,

-¿La devaluación les pega de lleno?

-Le impacta a la aviación en general, los principales costos en una aerolínea son en dólares, combustible, aeronaves, seguros de aeronaves. Esto te puede generar un 50 o 70 por ciento, dependiendo tu modelo de negocios y nosotros todo lo generamos en pesos. Pero bueno, han habido algunos ajustes de tarifa, no lo podés hacer todo porque se te cae la demanda. El argentino es de memoria corta. Todos estos cimbronazos se olvidan y empiezan a consumir otra vez. La semana post PASO fue de las peores en ventas y ahora estamos a niveles pre PASO. Acá el dólar se queda quieto unos días y ya todos quieren salir a comprar casas (agrega, en broma).

-¿Quiénes son sus grupos inversores?

-El fondo Cartesian (EE.UU.), Yamasa (japonés) y un fondo turco, que es dueño de Pegasus.

-¿Cómo es la experiencia de armar una aerolínea de cero, como es Flybondi?

-Es muy interesante lo que tiene esta industria. Fue empezar de cero, prueba y error en muchas cosas, hay un mix entre gente joven y muy experimentada, de a poco fuimos abriendo rutas y trayendo mas aviones. Nos sentimos orgullosos de lo que estamos haciendo. En julio fuimos la segunda aerolínea argentina por factor de ocupación con 87% detrás de Latam que tuvo 91%, pero ellos tienen cambio de millas, no todo ventas. Y una de las mejores en puntualidad. Además, hicimos una medición de nuestra marca y estamos muy bien. A la gente le encanta, le parece disruptiva.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*