ECONOMIA

En Posadas la nafta súper oscila entre 35,01 y 36.97 pesos el litro

En Posadas la nafta súper oscila entre 35,01 y 36.97 pesos el litro
Compartí este articulo en:

La escalada del valor del crudo y del valor del dólar, componentes principales en la conformación del precio en el surtidor, encendió las alarmas en el sector. En Posadas algunas estaciones de servicio ya mostraron un aumento y otras esperan a que se confirmen los nuevos precios este sábado.

Este sábado 1 de septiembre las petroleras aplicarán un aumento promedio del 1,25 por ciento, derivado de la suba del impuesto a los combustibles. La cifra estaba prevista antes de la disparada del billete verde.

En la tarde noche del viernes, algunas estaciones mantienen el precio de la nafta súper en 35,01 (ACA – Colón) mientras que otras elevaron el precio hasta los 36,97 (Axion-Rademacher). Incluso algunos conductores se quejaron que en algunos puntos de venta, les dijeron que no tenían combustible y que recién volverían a expender durante el sábado.

Esto viene de la mano de un comunicado distribuido por la Confederación de Entidades del Comercio de los Hidrocarburos de la República Argentina (CECHA) en el que advierte posibles situaciones de escasez de combustibles similares a las sucedidas poco tiempo atrás. El texto expresa: “Atento la situación actual que es de público conocimiento, en cuanto que el valor del crudo Brent se encuentra en los 77,49 u$s/barril, y el dólar BNA vendedor 41,10 es lógico pensar que no habiendo un ajuste importante del desfasaje entre los precios locales y el import parity de cada uno de los productos, aparezca nuevamente el fantasma del desabastecimiento”.

Según CECHA las provincias que difundieron problemas de suministro se destacan: Chubut; Entre Ríos, La Pampa; Santa Fe; Córdoba; Tucumán, San Luis;  Neuquén, Misiones y algunos casos de  Buenos Aires

Esto no es todo, la corrida del dólar y su impacto en los precios provocan que una Estación de Servicio deba despachar cada vez más litros para subsistir. Sin embargo no todas alcanzan ese volumen mínimo indispensable.

Los vertiginosos cambios económicos modifican el cuadro de rentabilidad de las Estaciones de Servicio con la misma velocidad. A diferencia de los precios de los combustibles, los costos suben al ritmo del dólar provocando que los litros que hasta hace un par de meses eran necesarios vender para lograr la ponderación de las cuentas, hoy quedarán en el olvido.

Así lo confirma un estudio realizado por la Confederación del Comercio de los Hidrocarburos de la República Argentina, que señala que actualmente una Boca de Expendio ubicada en la Ciudad de Buenos Aires debe despachar como mínimo 370.000 litros mensuales para subsistir.

El análisis se basa en un establecimiento con 10 empleados y un mix de consumo que se compone de 53,5 por ciento de naftas y 46.5 de gasoil. A su vez la proporción en cada producto oscila hoy, aproximadamente en 55 por ciento para súper y 45 para Premium, lo mismo que en el diesel. El relevamiento no tuvo en cuenta los rubros anexos como el shop o mini mercado.

Del lado de los egresos, se tomaron en cuenta las remuneraciones al personal y cargas sociales, que representan el 53 por ciento; los gastos por seguros, honorarios, mantenimiento general, servicios (agua, energía teléfono), impuestos municipales, publicidad, etc, que totalizan un 15; las amortizaciones del inmueble y de los bienes muebles, 14 por ciento y la previsión ambiental, 3 por ciento.

“Con una venta de 370.000 litros hallamos el punto de equilibrio operativo”, sostiene el informe elaborado por la entidad empresaria. “Sin embargo, considerando que si el valor promedio inmobiliario lo invirtiéramos a un simple Plazo Fijo según las tasas vigentes del Banco Nación, el propietario de la Estación de Servicio debería vender casi el doble del citado volumen para alcanzar una equidad que sume la operatividad mas el retorno de la inversión”, advierte. “Esto muestra a las claras que los aumentos de precios pueden mejorar en algo la rentabilidad operativa, pero lejos está de mejorar la rentabilidad total”, remarca el documento.

Como se anteriormente, la investigación no consideró la venta de mercaderías a través de la tienda ni los servicios adicionales. “Puede significar una disminución en ambos puntos de equilibrio, pero aún así queda muy distante de lograr un resultado satisfactorio que justifique mantener una estación en funcionamiento”, afirma.

 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*