SALUD

En busca de nuevas representaciones sobre la discapacidad

En busca de nuevas representaciones sobre la discapacidad
Compartí este articulo en:

Desde el año 2011, todos los 21 de marzo se conmemora el Día Mundial del Síndrome de Down, un tipo de discapacidad que se explica por la existencia de un cromosoma extra en el par 21. El objetivo de esta fecha es lograr una mayor concientización acerca de la dignidad de las personas con discapacidad intelectual.

Reflexión de la Lic. Sofía Lieutier, graduada de la carrera Psicología de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral.

Esta conmemoración se sustenta en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de 2008, un hito que marcó un antes y un después en la manera de entender y abordar esta realidad. Desde entonces, se promueve que las personas con discapacidad gocen de los mismos derechos, y en igualdad de condiciones que el resto de los individuos. Pero esto no fue siempre así, hubo un largo recorrido hasta llegar a esta instancia, y por eso vale la pena reflexionar sobre ello.

A lo largo de la historia existieron distintas maneras de entender y abordar la discapacidad.

En la antigüedad, la discapacidad era considerada un castigo o amenaza de los dioses, y se adjudicaba las causas de esta condición a lo religioso. El modelo de la prescindencia, concebía que las personas con discapacidad no tenían nada que aportar a la sociedad, motivo por el cual se prescindía de ellas mediante sacrificios o exclusión. La discapacidad era percibida como una carga para la sociedad. En el presente, esta corriente se refleja en la gran cantidad de personas con discapacidad que viven en condiciones inhóspitas y en las prácticas de aborto por motivo de discapacidad del feto.

Frente a esta cruda realidad, en los tiempos modernos surgió el modelo médico-hegemónico, el cual sostenía que las causas de la discapacidad eran médicas. Con esta mirada, los discapacitados se convirtieron en objetos de tratamiento, podían participar y aportar a la sociedad siempre y cuando fueran rehabilitados, es decir, que debían borrar los déficits que los diferenciaban de la media poblacional. En síntesis, se los integraba a la sociedad como un grupo diferenciado bajo la etiqueta “personas con discapacidad”. Ejemplos, son la educación especial y separada, los talleres protegidos y la restricción de la capacidad jurídica.

Finalmente, en los años 60 y 70, nació el modelo social fruto de movimientos liderados por personas con discapacidad bajo el lema “Nada de nosotros, sin nosotros”. Según este enfoque, las causas de la discapacidad no son individuales sino predominantemente sociales, dada la incapacidad de la sociedad de satisfacer las necesidades de este colectivo.

Para este modelo, la discapacidad es parte de la diversidad humana y debe formar parte de la sociedad; la persona con discapacidad es autónoma, por lo tanto, se deben reconocer sus derechos humanos, autonomía posible y capacidades, sus opiniones, decisiones y necesidades. Esta mirada, se refleja en las intervenciones psicosociales que buscan la inclusión social. Es decir, el logro de una sociedad inclusiva que valore la diversidad humana y en la que cada persona pueda desplegar su potencial gracias al apoyo y ayuda de los otros.

En esta fecha es fundamental reforzar el ser conscientes de la influencia que todos tenemos como sociedad en el despliegue del potencial posible de las personas con Síndrome de Down, personas con necesidades en función de cada personalidad, con una historia que contar, con una vida que desplegar, con intereses, gustos, preferencias y sentido.

Para ello, es fundamental promover esta nueva concepción social de la discapacidad, con el fin de promover políticas públicas que apunten a su inclusión social. Es un desafío multidimensional, que requiere del compromiso de todos los actores sociales: las personas individuales, las escuelas, las empresas, las asociaciones civiles y el Estado.

Por la Lic. Sofía Lieutier

Graduada de la carrera de Psicología de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*