COLUMNISTAS, ECONOMIA, Ultimas Noticias

El grave error de exportar harina de soja

Compartí este articulo en:

En estos días, con un gran despliegue mediático, el gobierno nacional anunció la exportación de una partida importante de harina de soja a China. Con un presumible desconocimiento, la harina de soja es un componente esencial para la fabricación de alimentos balanceados junto con el maíz.

      En contra de la creencia generalizada, , los chinos, los mayores compradores de soja en el mundo, consumen una cifra insignificante  que sería menor al 5% de la cantidad que cultivan o adquieren a las demás naciones productoras, entre ellos, nuestro país. El destino  que le dan a esta leguminosa está orientada a convertirla en carmes, en especial de pollos y cerdos. En este contexto, están dando trabajo a millares de agricultores, tarea en la cual nosotros podemos sustituirlos  y dar trabajo a loa hombres y mujeres de nuestro campo. Al utilizar gran parte de nuestro maíz y harina de soja en la producción de alimentos balanceados, habremos conseguido un doble efecto positivo para nuestro país: al retirar del mercado mundial de granos  y leguminosas una parte importante de la oferta de soja, habremos creado un faltante de la leguminosa, cuyo nivel de seguridad en prevención de catástrofes y sequías, etc., se considera en 30 millones de toneladas, lo que repercutirá de inmediato en el nivel de precios  de la misma. Si Argentina (60 millones de toneladas) y Brasil (95 millones de toneladas) adoptan una política común y sustraen al mercado mundial 40 o 50 millones de toneladas, de inmediato el precio de la soja en el mercado de Chicago, volverá a los u$s.650 la tonelada, sobrepasando en más del 80% el precio actual de u$s. 350 la tonelada. Aún si Brasil no se aviene a retirar su parte de oferta al mercado, el hecho de que nuestro país  se decide a retirar su producción del mercado mundial para convertirla en aceites y carnes, el efecto sería casi el mismo. 

           Si hacemos un análisis del cambio que se producirá en nuestros países en este cambio de contexto de meros proveedores de materia prima sin elaborar y la conversión de estas en carnes, obtendríamos este resultado:  El cambio estratégico para esta conversión, radica en convertir los granos y oleaginosas en alimento balanceado cuyo porcentaje ideal de mezcla está en un 70% de maíz y 30% de harina de soja.

Veamos los mismos en base al precio en el mercado interno:

             Soja $ 1.900 la ton.- Pellet o harina de soja $2.100 la ton.- Maíz $ 1.00 la ton.

El alimento balanceado según los técnicos contendría:

                           30% de pellet de soja a $ 2.100 = $ 630.

                            70% de maíz a ……………$ 1.000 = $ 700 totalizando ambas mezclas la suma de $ 1.330 la tonelada, suma a la que agregamos $ 170 en algunos minerales o vitaminas, lo que representa $ 1.500 la tonelada  del alimento balanceado.

           Para la conversión en carnes se necesita:

1 kg. de alimento a $ 1.50 para producir 1 kg. de pescado= 1.50 de costo. Venta $ 150 el kg.

2.100 kg.        “ a $ 1 50   “ “   1 kg. de pollo = 3.15         “. . “ $ 140. “

3.200 kg.         “ a $ 1.50   “ “   1 kg. de cerdo = 4.80        “ . “ $ 180 “

6.000 kg.         “ a $ 1.50   “ “   1 kg. de vacuno = 9-oo       “ . “ $ 200 “

        Esta enorme diferencia entre el precio de costo y venta representa  el tiempo y el trabajo que el agricultor argentino dispensa para convertir el alimento balanceado en carne..

 Así con 40 millones de toneladas de pescado a $ 40.000 la ton. = $ 2.400 millones

          “    60     “             “ “ pollo      a $ 140.000 “ = $ 8.400       “

          “    60     “               “ “ cerdo     a $ 160.000 “ = $ 9.600      “

          “     60   “               “ “ vacuno  a $ 200.000 “ = $ 12.000     “

       Sobre estos números habrá que hacer las siguientes observaciones:

  1. En relación el pescado, es imposible producir actualmente esas cantidades debido a la no existencia de áreas de agua necesarias  para generar ese volumen;
  2. El pollo y el cerdo son las únicas de esas cuatro especies que se alimentan casi exclusivamente de alimentos balanceados;
  3.  El ganado vacuno se alimenta en una proporción reducida en feed lot de alimento balanceado. La mayoría lo hace en base a pastaje natural o artificial.

De todo lo expuesto podemos deducir  que la conversión de granos y oleaginosas en carnes, genera una ecuación que puede más que quintuplicar el valor de nuestras exportaciones.

Exportar harina de soja e importar basura, ¡Contradicciones inexplicables!.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*