ECONOMIA, Ultimas Noticias

Diez por ciento de inflación en dos meses ¿Ya pasó lo peor?

Diez por ciento de inflación en dos meses ¿Ya pasó lo peor?
Compartí este articulo en:

La inflación nacional alcanzó 5,9% en septiembre, trepando 1,9 p.p. en relación a agosto (4,0%). De esta forma, la suba de precios acumula 37,7% en lo que va del año y 53,5% en los últimos doce meses.
A diferencia de lo que sucedió el mes pasado, la categoría que más creció durante septiembre fue Estacionales (+8,5%) como resultado de significativos aumentos en indumentaria (inicio de la temporada de verano) y verduras. Por su parte, el IPC Núcleo, que excluye en su cálculo precios Regulados y Estacionales y por lo tanto,es más sensible a los vaivenes cambiarios, trepó 6,4% (acelerándose 1,8 p.p. en relación al mes pasado). Por último, los precios Regulados subieron 3,4%, contenidos en parte por el congelamiento de tarifas de Servicios Públicos y combustibles, señala un informe de la consultora Ecolatina.

Gráfico 1.png

¿Qué pasó en los últimos dos meses?
Tras este dato, durante el bimestre agosto-septiembre la inflación acumuló más de 10%, aun cuando el salto cambiario post PASO afectó solamente a la segunda mitad de agosto, atenuando la suba de precios en ese mes. No es casualidad que la última vez que esto había ocurrido fue luego del salto cambiario de fines de agosto de 2018 (cuando la inflación había acumulado más de 12% en los dos meses posteriores), debido al significativo impacto del tipo de cambio en el sistema de precios.

Si bien la dinámicas cambiaras fueron similares en ambos casos, podemos marcar algunas diferencias. En primer lugar, en 2018 la depreciación del Peso se dio en un momento en el que se estaban corrigiendo tarifas, lo que también contribuyó a acelrar la inflación. Por otra parte, hay que recordar que durante la primera mitad de agosto de 2019 la inflación se movía en línea con la desaceleración de los meses previos (en torno al 2% mensual), lo que estableció un piso más bajo para la suba de este año. Por último, la mayor recesión de este año en relación a 2018 (o, dicho de otra manera: este año la recesión atacó a una economía ya golpeada mientras que la del año pasado hizo lo propio con una que venía en crecimiento) probablemente haya contenido la dinámica de algunos precios, en temor a un retroceso aún mayor en las ventas. 
Más allá de las diferencias puntuales, resalta que la inflación acumulada en el bimestre post salto cambiario fue similar en ambos años. En consecuencia, se fortalece la idea de que el sistema de precios local se está volviendo cada vez más vulnerable a shocks externos, dando cuenta de esto mediante una mayor velocidad de ajuste ante aumentos del dólar. 
¿Qué esperamos para los próximos meses?
De no mediar nuevos saltos cambiarios, prevemos que la desaceleración de la inflación será lenta. Esto se debe a que todavía tendrán lugar cambios en precios relativos como consecuencia del reciente salto cambiario. Adicionalmente, los ajustes salariales -ya sea mediante bonos o paritarias- también presionarán a los costos. Esto llevará a optar por trasladarlos a precios o bien absorberlos, tolerando una pérdida todavía mayor del margen de ganancia. Por otro lado, las especulaciones sobre las medidas que podría tomar el próximo gobierno podrían conducir a nuevas aceleraciones en noviembre y diciembre. Por caso, si se descontara un congelamiento de precios, podría tener lugar una actualización de los mismos para evitar pérdidas futuras (o, dicho de otro modo, llegar al congelamiento con el mayor margen posible).

En resumen, en el último trimestre la inflación mensual no perforaría el 3% -y promediaría más cerca de 3,5%-, de modo que la inflación anual acumularía no menos de 52% este año. En consecuencia, 2019 marcará un nuevo récord de nominalidad desde el inicio de la Convertibilidad en 1991.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*