COLUMNISTAS, Ultimas Noticias

Consensos básicos

Compartí este articulo en:

De “la inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar” a una suba de precios de 54,5 por ciento anual y un acumulado en los últimos cuatro años que será de 300 por ciento. De la Pobreza Cero a la Emergencia Alimentaria. De la lluvia de inversiones a rezar para que llegue una cuota del enorme préstamo del FMI y poder cerrar el año eludiendo al default autogenerado.

Esa es la parábola descrita por la gestión de Mauricio Macri: expectativas altísimas y resultados exiguos que definen lo que será el fin de su mandato. La inflación es, por lejos, más elevada que la que recibió. La pobreza y el desempleo son problemas mucho más dramáticos que la pesada herencia. La deuda es exponencialmente más peligrosa que hace cuatro años y condiciona no solo el presente, sino el futuro de la Argentina: un aumento de más de 100 mil millones de dólares, equivalente a un PBI entero. 

Si el FMI decide postergar el giro de 5600 millones de dólares hasta después de las elecciones, es muy probable que la Argentina no pueda afrontar sus compromisos financieros. Las autoridades del Fondo pueden presionar de ese modo al futuro presidente, al mismo tiempo que se desmarcan del Gobierno de Macri, aunque sean corresponsables del endeudamiento. 

Por eso, Alberto Fernández diagrama su futura gestión -las encuestas ratifican que la diferencia con Mauricio Macri puede ser más abultada- en la búsqueda de consensos que permitan encauzar el rumbo y aflojar las tensiones que están a flor de piel.

La mesa de trabajo armada en Tucumán, con la Unión Industrial Argentina y la CGT, es una herramienta para la coincidencia en puntos básicos que, aunque no trascendieron detalles finos, incluiría precios y salarios congelados hasta lograr la estabilización. 

Los gobernadores aportan el poder territorial y en ese mapa, Misiones asoma con fuerte protagonismo. El gobernador electo, Oscar Herrera Ahuad está en el círculo de confianza del candidato a presidente y por estas horas, forma parte de una avanzada, junto al tucumano Juan Manzur, en Estados Unidos, para aceitar vínculos diplomáticos y de acceso al crédito en el país gobernado por Donald Trump, uno de los principales sostenes de Macri, junto al Fondo Monetario Internacional. 

Herrera Ahuad aprovechará las horas en Washington para gestiones vinculadas con Misiones. Es su obsesión aprovechar la ubicación central de la provincia en un Mercosur nuevamente por armar. También mantendrá reuniones en Nueva York con ejecutivos de American Airlines para hacer realidad un vuelo directo entre Estados Unidos y las Cataratas del Iguazú, que se convertiría en la segunda conexión internacional después de Air Europa, con Madrid-Iguazú.

Pero más que en las fotos, hay que mirar la película entera. En un mismo día, Fernández dio señales de cuáles serán sus prioridades en los primeros cien días de Gobierno. Por la mañana relanzó su campaña con un fuerte mensaje dedicado a la educación y la salud como políticas de Estado y por la noche, logró sentar en una misma mesa a los protagonistas de un necesario gran pacto social: las organizaciones sindicales, la Unión Industrial Argentina, más otros empresarios importantes y el ala política en cabeza de los gobernadores. La síntesis en la casa tucumana es que todos coincidieron en la necesidad de trabajar con reglas claras hacia adelante y no ajustando hacia abajo. 

La búsqueda de consensos de Alberto Fernández contrasta con la desesperada reacción del Gobierno al que se le escurre el poder de las manos.

El Presidente no atina a buscar recuperar votos perdidos, sino que parece conformarse con sostener su núcleo duro y ampliar la grieta como elemento diferenciador después del 10 de diciembre. En el almuerzo anual del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, Macri ratificó su idea de que la crisis se inició a partir del resultado de las Primarias a la que atribuyó el “clima de incertidumbre que generó un impacto político, pero también económico”.

“A partir de aquel lunes posterior a la PASO nos hemos hecho cargo de esta situación”, tomando “las medidas que hacen falta para llevar tranquilidad a las familias, sobre todo a la clase media, que siempre se dedicó a trabajar para sacar adelante a nuestro país y realmente siente que nunca se la escucha como corresponde”. “La incertidumbre política hace más difícil llegar a fin de mes”, insistió Macri. 

Miguel Ángel Pichetto abundó en la diferenciación: «Hay que reestructurar los planes sociales para «alivianar la carga impositiva a la clase media trabajadora y las pymes», y cuestionó a los «gerentes de la pobreza» que reciben «muchos recursos del gobierno nacional». «Decir que la gente no come en Argentina, es una exageración», agregó el senador (siempre) oficialista. 

La Universidad Católica Argentina dijo que la pobreza será superior al 35 por ciento antes de fin de año, que el 14% de chicos está bajo inseguridad alimentaria grave y que un 7% se va a dormir sin cenar».

En las últimas semanas el Gobierno de Macri se convirtió en un bunker de desesperación, con culpas repartidas entre ministros que no quieren ser mariscales de la derrota. Primero fue Federico Sturzenegger el que disparó con reproches que llegaron hasta el propio Presidente. Después, Carlos Melconian, quien apuntó que “esta administración comenzó sus errores de mala praxis el primer día, porque sobre la base de la estrategia política que se planteó, decidió no hacer público lo que iba a hacer para que la gente no se asuste. Y hay una política económica que puso en práctica este gobierno que no acertó”.

El reparto de culpas alcanza al ministro de Producción, Dante Sica, quien no logró frenar ni un solo mes la caída de la industria. Los radicales apuntan a la política del Banco Central que no logró frenar ni la inflación ni las corridas y el resto recuerda a Nicolás Dujovne, el panelista televisivo que fue el responsable del endeudamiento récord. 

No es casual entonces que casi el 80% de los encuestados por la consultora Clivajes, entienda que la principal problemática a nivel nacional engloba una situación económica actual que no muestra signos de mejoría alguna y que se encuentra integrada por una profunda caída en el consumo debido al continuo incremento de la inflación (47,40%), seguido por un importante número de participantes que entienden que el desempleo está entre sus preocupaciones más destacadas (25,80%) y

acompañadas por un sector minoritario que afirma que el desequilibrio económico está fundamentado por un fuerte proceso de devaluación que hace incontrolable la relación entre el peso y el dólar (4,50%).

Otro sondeo de Ricardo Rouvier revela que la expectativa de la evolución de la situación económica, de aquí al 10 de diciembre, es altamente negativa. El 54% cree el Presidente Macri no logrará controlar la crisis económica y social para terminar su mandato en forma ordenada.

Rouvier anticipa que la diferencia a favor de F² crece levemente y ahora roza los 17 puntos de distancia, tomando en cuenta sólo los votos positivos y  realizando la proyección de indecisos.  

 La dupla kirchnerista-peronista supera el 51%, mientras Macri y Pichetto se acerca a los 35 puntos. El tercero es el candidato de Alternativa Federal, Roberto Lavagna que se mantiene cercano al 8%. Estos resultados descartan la posibilidad de un balotaje, ya que el Frente de Todos lograría un cómodo triunfo en la primera vuelta.  

La crisis es tan dura que atraviesa casi con el mismo lamento a trabajadores y empresarios. Ambos sufren por la inflación y la caída del consumo. La paradoja es que el Gobierno se había hecho fuerte con las empresas como activo político y ahora el Presidente les pide a los empresarios que “pongan el hombro” antes de las elecciones para socializar un bono de cinco mil pesos prometido para mitigar los efectos de la devaluación. Pero muchas de las empresas que lograron seguir funcionando, apenas pueden proyectar el pago de salarios y no están en condiciones de afrontar un bono “extra”. 

«La mayoría de las pymes vivimos del consumo interno y lo necesitamos, pero no podríamos afrontar un bono. Desde CAME trabajaremos en propuestas y alternativas como siempre lo hicimos», disparó el presidente de la entidad, el misionero Gerardo Díaz Beltrán.

Solo se puede hacer en caso de que el Gobierno ceda en Ganancias o aportes patronales, indicó Alejandro Haene, presidente de la Confederación Económica de Misiones. 

“Estamos muy preocupados, queremos saber si alcanza a las industrias de mano de obra intensiva, porque será un golpe muy duro. El Gobierno le tira la pelota a los privados en lugar de solucionar los problemas. No estamos de acuerdo, pero obviamente vamos a acatar. Esto es inviable para muchas industrias que hoy no pueden pagar los sueldos, imaginate un bono”, respondió a Economis, Román Queiroz, presidente de la Asociación Maderera Aserraderos y Afines del Alto Paraná y uno de los que estuvo hace una semana en la presentación de Sinceramente, el libro de Cristina Fernández.

La ecuación es sencilla: una empresa con cien trabajadores debe juntar medio millón de pesos en momentos en que las ventas están en baja y no hay acceso a financiamiento por las tasas estratosféricas. ¿Cómo hacen?

Nadie duda que hace falta inyectar recursos a la economía. Por eso, los mismos empresarios celebraron el bono de siete mil pesos que ofreció el gobernador Hugo Passalacqua a los estatales. Es dinero que se inyecta inmediatamente al consumo y actúa como un bálsamo. Un detalle: el bono Primavera de Misiones es más del doble del que anunció María Eugenia Vidal a los estatales bonaerenses, mientras que en esa provincia, los docentes quedaron afuera. No es la única diferencia. La jubilación mínima en Misiones es superior a la de Buenos Aires, pese a un aumento del 45 por ciento otorgado por la gobernadora en plena campaña.

En Misiones, el tránsito a octubre también encuentra humores distintos. Los candidatos del Frente de Todos quedaron fortalecidos después de la visita de Cristina y encaran el último recorrido con el convencimiento de que van a repetir los resultados de las Primarias.

La Renovación también retomó la campaña con buena sintonía. Los candidatos saben que el tercer lugar de las Paso ya quedó atrás y que están en condiciones de pelear el primer lugar recuperando los votos anulados en la categoría diputado nacional. Desde otro ángulo, la Renovación es clave para el armado de F² y la cercanía de Herrera Ahuad con el candidato presidencial, anticipa un trabajo en equipo. Del otro lado, en Cambiemos cargan con el karma de la crisis y la nula respuesta del Gobierno nacional a las principales demandas sociales. Será difícil retener los votos de agosto y el pesimismo abunda. La visita de Lilita Carrió fue opaca en comparación con la multitudinaria presentación de Sinceramente, apenas hace una semana. Las frases de la polémica dirigente también fueron inquietantes: “Macri, explicó que falló porque «le faltó conocimiento real del pueblo a pueblo y agarró un país vaciado. La política no se hace sacándose fotitos con la gente, la política es más profunda que todo eso, se hace abrazando y sintiendo la realidad del otro”.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*