ECONOMIA, LA REGION, Ultimas Noticias

Bolsonaro y Abdo Bénitez pusieron la primera piedra para el nuevo puente en la triple frontera

Compartí este articulo en:

Los presidentes de Brasil y Paraguay, Jair Bolsonaro y Mario Abdo Benítez presentaron el «puente de la integración» en el nuevo marco del desarrollo de ambos países. El puente estará ubicado a metros del hito de las tres fronteras de Foz do Iguaçu y será exclusivo para transporte de cargas, liberando el trafico en el puente de la Amistad.

Los presidentes de Brasil, Jair Mesias Bolsonaro, y de Paraguay, Mario Abdo Benítez, lanzaron este viernes en Foz do Iguaçu, la piedra fundamental del segundo puente que unirá los dos países. La fecha de lanzamiento coincide con las festividades de aniversario de 35 años de generación y de 45 años de creación de Itaipú Binacional, que va a pagar íntegramente la construcción del nuevo puente, con recursos del margen brasileño.

Durante la ceremonia se firmaron convenios relacionados con la construcción y el repaso de recursos de Itaipú Binacional. Uno de ellos delega al Gobierno de Paraná la responsabilidad por la administración de la obra. Otro convenio es con el Departamento Nacional de Infraestructura de Transportes (DNIT), que desarrolló los proyectos ejecutivos del puente.

Todo el evento fue acompañado de la otra orilla del río Paraná, en territorio paraguayo, donde un grupo de autoridades se reunió para marcar el momento histórico. Después del descenso de la placa de la piedra fundamental, hubo quema de fuegos en la margen paraguaya.

Participaron en la ceremonia, además de los presidentes, los ministros brasileños de Justicia y Seguridad Pública, Sérgio Moro; de la Defensa, Fernando Azevedo e Silva; de las Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo; de Infraestructura (Transportes), Tarcísio Gomes de Freitas; de Minas y Energía, Bento Albuquerque; y del Desarrollo Regional (Integración), Gustavo Henrique Canuto.

También comparecieron el gobernador del Estado de Paraná, Carlos Roberto Massa Júnior; el gobernador del Departamento de Alto Paraná, Roberto González; los directores generales brasileño y paraguayo de Itaipú, Joaquim Silva y Luna y Jose Alberto Alderete Rodríguez; además de otros directores y consejeros de la usina, autoridades y empresarios de Brasil y Paraguay.

Bolsonaro reforzó la importancia de la asociación entre los países y de la alineación entre su gobierno y el de Benítez. «Nosotros que, además de presidentes, somos paracaidistas, nos quedamos más cerca de las nubes. Y tal vez por estar más cerca de las nubes, nuestros sueños sean más altos «, dijo. «¿Cómo es bueno Marito estar al frente de un país que dejó ideologías hacia atrás. No hay momento mejor que el que estamos viviendo, tanto aquí como en Paraguay.
El presidente de Paraguay, Marito, recordó que ya estuvo con Bolsónaro por cinco veces, lo que demuestra la gran afectividad entre los dos países. «Es un récord», bromeó. Sobre el proyecto, afirmó que se trata de una victoria sobre la «apatía y el pesimismo de aquellos que creían que la obra no saldría». Y aún completó: «No vamos a esperar 54 años para dar inicio a otro puente, la de Porto Murtinho. Vamos a empezar inmediatamente.

Según el gobernador de Paraná, Carlos Massa Ratinho Jr., la obra convertirá a la región el mayor centro logístico de América del Sur. Ratinho recordó que el segundo puente puede ser un paso importante para un salto aún mayor, con la creación del corredor bioceánico.

En cuanto a la participación de Itaipú con la obra, el director general brasileño de la usina, general Joaquim Silva y Luna, fue enfático: «Itaipú es una empresa que tiene alma; hace muchas cosas con excelencia. En ese sentido, entendemos que estamos invirtiendo lo mejor de nuestras energías en el cumplimiento de la misión. Muchas gracias a todos por confiar en la energía de Itaipú.

El director general paraguayo de Itaipú, José Alberto Alderete Rodríguez, definió la solemnidad como un momento trascendental. «El puente será un salto para nuevas oportunidades y para una vida mejor para paraguayos y brasileños. «Vamos juntos a construir una obra que va a generar desarrollo para los dos países», dijo.

Simbolismos

El nombre elegido para el emprendimiento, «Puente de la Integración Brasil-Paraguay», tiene varios simbolismos, ya que la obra sella de vez la buena relación entre los dos países. La aproximación por medio de la ingeniería comenzó con la construcción del Puente Internacional de la Amistad, entre Foz de Iguazú y Ciudad del Este, hace 54 años.

La construcción de Itaipú, en las décadas de 1970 y 1980, profundizó aún más la relación entre brasileños y paraguayos y contribuyó a cambiar la historia de los dos países. El Puente de la Integración, entre Foz do Iguaçu y Presidente Franco, deberá generar un nuevo impulso de desarrollo en las áreas de frontera, incluso en Argentina, además posibilitar la conexión, en el futuro, con Chile y Bolivia.

Para costear los R $ 462.995.564,22 previstos para la construcción del puente y de la perimetral en Foz do Iguaçu, Itaipú Binacional ya inició un reajuste de recursos aplicados en convenios y patrocinios que no tienen adherencia a la misión de la empresa. A lo largo de los tres años hasta concluir el puente, Itaipú no alterará su arancel de energía, para no perjudicar al consumidor brasileño.

La intención es que los recursos aplicados sean de sectores donde la binacional dejará de invertir, por no ser considerados prioritarios para el desarrollo socioeconómico de la región.

«El segundo puente, reivindicado hace al menos 30 años por brasileños y paraguayos, además de acortar las distancias entre los centros de producción de bienes y servicios, facilitará el transporte de cargas y personas, potenciando las relaciones socioeconómicas de los países cercanos, director general brasileño de Itaipú, general Joaquim Silva y Luna.

Foz do Iguaçu y las ciudades paraguayas de Presidente Franco y Ciudad del Este se sitúan en un punto estratégico, que representa la menor distancia entre las principales metrópolis de Brasil, Argentina, Paraguay e incluso de Chile y Bolivia.


En la región, el puente también será fundamental para aliviar la congestión en el Puente Internacional de la Amistad y evitar el tránsito de vehículos pesados ​​por el centro de Foz do Iguaçu. El puente antiguo será utilizado sólo por el tráfico local entre Foz y Ciudad del Este y, para uso turístico, especialmente el de compras, una de las vocaciones de la ciudad paraguaya.

«Hoy, hay un cuello de botella en los vínculos entre Brasil y Paraguay precisamente porque el puente no soporta más el flujo de vehículos y de mercancías, lo que acaba reduciendo el potencial de cambios económicos y perjudicando el desarrollo de los dos países», explica Silva y, Luna.

Aunque el nombre del puente remite directamente a los dos países vecinos, representa mucho más. Tanto simbólica como en un corto período de tiempo, en la práctica, que contribuirá a un proyecto de integración de las Américas de Portugal y España, que requiere aún más obras en la carretera, especialmente en Paraguay, para hacer posible. Pero eso ya está siendo hecho, con mejoras en las rutas que llevan a Bolivia y Chile.

El impacto positivo de la nueva conexión será tal vez similar al de la construcción de Itaipú, que a partir de 1975 transformó la realidad socioeconómica de la región de Foz do Iguaçu y de Paraguay (principalmente Ciudad del Este), con el aumento de las poblaciones locales, el desarrollo de la agroindustria en el lado paraguayo, a partir de la colonización hecha por brasileños, y con la creación del tercer polo mundial de ventas de productos importados de Oriente para la venta a los brasileños, según la edición de la revista Forbes de los años 1990.

En Foz do Iguaçu, la región de Vila Portes, al lado de la aduana brasileña, se convirtió en el segundo polo de exportación de productos brasileños, que tenían como destino los llamados brasiguayos – brasileños establecidos en Paraguay, agricultores en la mayoría. Ellos adquirieron en Foz el 95% de todo lo que consumían.

Todo ese movimiento en la economía fronteriza creó una necesidad de participación de Itaipú en beneficio de la región que fue más allá de los royalties, pero también representó soporte financiero para obras estructurantes en las dos márgenes, que no habían sido originalmente previstas. Una de estas obras, 45 años después de la creación de la Itaipú Binacional, converge directamente a un sueño de la sociedad de ambos países, que es la construcción del segundo puente.

Fuente ItaipúBinacional

Fotos Alejandro Marchetti

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*