SELVA VIVA, Ultimas Noticias

Alto ahí Paraná, el curioso apodo que le pusieron los vecinos de Puerto Libertad de la pastera chilena Arauco

Alto ahí Paraná, el curioso apodo que le pusieron los vecinos de Puerto Libertad de la pastera chilena Arauco
Compartí este articulo en:

El diputado Martín Sereno sorprendió en la última sesión de la Legislatura al revelar el apodo que le pusieron los vecinos a la pastera chilena Arauco: “Le dicen Alto ahí Paraná”, contó al denunciar nuevamente, supuesta contaminación de la fábrica de celulosa.

Sereno pidió respaldo legislativo para tomar “medidas urgentes “que atiendan a la problemática ambiental ocasionada por las grandes plantaciones de pino pertenecientes a Arauco Argentina que derivan en afectación de la salud de los y las habitantes de Puerto Libertad y lugares aledaños”.

“Algunos impactos ambientales también afectan la salud de la gente, tal es el caso del polen de los pinos. Tratándose de grandes masas de pinos de una o dos especies (elliottii o taeda); todos los árboles florecen en la misma época del año y desprenden enormes cantidades de polen, generando problemas respiratorios y alérgicos entre la población local. Puerto Libertad es una de las localidades que se encuentra rodeada de plantaciones de pinos de la empresa Arauco Argentina S.A con la mayor plantación alrededor de ejido urbano; éstas plantaciones, en temporadas de florecimientos despide un polen que llega a invadir las viviendas de los y las vecinas, afectando sobre todo a la población, quedando aún más expuesta y vulnerables las embarazadas, niños y niñas, ancianos y discapacitados; causando una cantidad de patologías de estación  como alergias, secreción abundante en ojos como “lagrimeos”, picazón en diversas partes del cuerpo, enrojecimiento ocular, conjuntivitis, rinitis alérgica, inflamación de la mucosa nasal que causa congestión y goteo nasal, también la patología conocida como fiebre de heno, además de otros numerosos problemas respiratorios; los hospitales de la zona en épocas de proliferación de florecimiento de sus frutos se colapsan por el numeroso ingreso de pacientes con patologías respiratorias”, enumeró Sereno.

“Al mismo tiempo, mucho de ese polen termina depositándose sobre la superficie de los cursos y espejos de agua, afectando su calidad, lo cual no solo impacta sobre la vida acuática sino también sobre la salud de quienes allí se abastecen de agua”, acusó.

“Con respecto al impacto sobre el suelo y la biodiversidad, en el caso particular del pino, el suelo sufre un proceso de acidificación. La tierra colorada tiene su propia acidez, gracias a la presencia de minerales que le dan el color. Y esto que es natural se ve desmejorado por la resina que largan los pinos. Los que habitan en Misiones sabemos que debajo de un bosque implantado de pinos no crece ni una lechuguita. Tampoco es el lugar que eligen los pájaros para anidar, ni ningún animal que ande por los montes normales. Como conclusión, no sólo expulsa al ser humano, sino también al resto de la naturaleza”, advirtió el legislador.

Para Sereno, el pino además avanza, no solo porque se lo sigue plantando, sino porque sus semillas son diseminadas por el viento y germinan por todos lados. “En Misiones se trata de una especie invasora, que por ende constituye un grave peligro para las áreas de selva aún en pie”.

En Misiones se ha dado un proceso de concentración de tierras vinculado a la forestación. En efecto, la empresa chilena Alto Paraná posee 230.000 hectáreas de tierras en esa provincia, lo que significa que es dueña del 8% de la superficie total de Misiones.

Actualmente Misiones, cuenta con tres plantas de celulosa, y no se produce más que un poco de papel “liner” para embalaje; el resto es celulosa que sale de la provincia. Es decir, que donde se produce la materia prima maderera y donde luego se la convierte en celulosa (y donde se producen los impactos), es necesario importar prácticamente todo el papel que se usa, salvo el papel de embalaje. 

Misiones cuenta con tres fábricas de celulosa: Papel Misionero (en la zona de Puerto Mineral), Celulosa Puerto Piray (ubicada en la localidad del mismo nombre) y Alto Paraná (en Puerto Esperanza).Papel Misionero es la única planta integrada, que produce pasta química de fibra larga que se emplea para la fabricación de papeles marrones, es decir, papel Kraft a partir de maderas resinosas. Cuenta con tecnología japonesa y ocupa alrededor de 500 operarios (Bonfanti, 2004); Celulosa Puerto Piray produce pastas al sulfito de fibra corta. Cuenta con una vieja planta y fue incluso clausurada recientemente por el Ministerio de Ecología y forzada a introducir reformas inmediatas a su sistema de tratamiento de efluentes. Emplea un total de 235 trabajadores ; Alto Paraná es la empresa plantadora y celulósica más importante de las tres y de Misiones, con una producción de 350.000 toneladas anuales de celulosa kraft blanqueada de pino.. La fábrica en Misiones utiliza el sistema de blanqueo con dióxido de cloro (llamado sistema ECF). Emplea a unos 400 trabajadores.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*