DEPORTES, Ultimas Noticias

Con un arbitraje bochornoso e incidentes, Guaraní comenzó abajo en la final

Con un arbitraje bochornoso e incidentes, Guaraní comenzó abajo en la final
Compartí este articulo en:

El marco, el color y las familias enteras que colmaron cada rincón del Clemente Argentino Fernández de Oliveira, presagiaban una auténtica fiesta en Villa Sarita. Sin embargo no se contó con el protagonismo del árbitro correntino Sergio  Pérez, y la sus asistentes, sobre todo Edgardo Romero que obvió un claro offside en el gol de Central Norte con el que se impuso 1-0.

La locura y la violencia se apoderaron de la noche posadeña donde se registraron corridas en la popular – Napoleón Ayrault. Las balas de goma, gases lacrimógenos y pedradas coparon la escena en las inmediaciones del estadio, dejando a varios hinchas con secuelas de los proyectiles de la seguridad. Además según versiones extraoficiales indican que un efectivo policial se encuentra internado en estado de gravedad.

Lo que tendría que haber terminado como una fiesta familiar, terminó en escándalo arbitral y violencia que no cesa. Escándalo que se originó desde el interior del campo de juego hacia las tribunas y las adyacencias. Era un buen momento para que el padre y el niño, acompañado por la madre, afiancen ese compromiso de retorno masivo a los estadios misioneros. El pánico, el terror y la incertidumbre de sentirse desprotegidos saltaron al primer plano y todo se desvirtuó.

En el medio se jugó una final por un ascenso al Torneo Federal A. Desde el vamos y a tono con el estruendoso y llamativo recibimiento, Guaraní Antonio Franco salió decidido a imponer su juego. Y lo pudo lograr, aunque le faltó cristalizar en oportunidades de gol.

La primera polémica llegó apenas a los 8 minutos. Salto y cabezazo  impecable de Richard Rodríguez y en la ¿línea? Leonardo Rodríguez despejó. Fue una jugada que claramente ameritaba VAR (Video Asistente Réferi), pero en el fútbol argentino aún no rige y tardará seguramente mucho tiempo en llegar a las categorías de ascenso.

Sin embargo lo más sorprendente llegó antes del cierre de la primera mitad. La vista tuvo un córner a su favor y en la segunda jugada Diego Núñez, en clara posición adelantada, venció a Flores para el grito de los 200 “neutrales” que llegaron desde Salta, pese a la prohibición de hinchas visitantes en esta serie final.

Ya en el complemento Guaraní fue una bola nervios. No encontraba los caminos para llegar a la igualdad, el árbitro Pérez inclinaba la cancha a favor de los salteños y todo se hacía cuesta arriba.

Llegó el final. La desazón invadió al público – generalmente a los que se posan detrás la popular local – el cual lo canalizó de forma violenta enfrentándose con la policía.

Cuesta arriba inició la serie para lo misionero que tienen la obligación de ganar, en el estadio Padre Martearena de Salta, por diferencia de dos goles para lograr el ascenso o bien por un gol para forzar la tanda de penales.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*