COLUMNISTAS, ECONOMIA,

Una buena para Misiones

Compartí este articulo:

O al menos para un sector muy importante para la actividad económica primaria de la provincia: Ya tiene media sanción un proyecto de ley de creación de un régimen simplificado (Monotributo) para pequeños productores agropecuarios que desarrollen las actividades más comunes de  nuestra provincia, estas son:

Cultivo de tabaco.

Cultivo de caña de azúcar.

Cultivo de Yerba mate.

Cultivo de té.

De aprobarse (y todo indica que así será dado que fue ampliamente consensuado entre legisladores y el Poder Ejecutivo nacional ) tal cual está el anteproyecto, será una gran solución a los problemas impositivos que tienen nuestros productores, sobre todo los pequeños que ante cada nueva exigencia de la Afip, principalmente las basadas en el uso de herramientas digitales de pago, o de información, terminan teniendo serios problemas para mantener su regularidad impositiva,  y por ende desarrollar sus actividades.

Problemática:

El régimen a aprobarse salió en principio pensando en los productores tabacaleros dado que al endurecerse los controles sobre la actividad, y atrasarse la actualización de las escalas del monotributo, estos tenían cada vez mas serias dificultades para tener regularizada su situación fiscal.

Importancia: Según datos del Indec existen en Misiones alrededor de 26.000 explotaciones agropecuarias, en promedio los productores tabacaleros son 15.000 con lo que se ve la importancia del cultivo de tabaco para los productores agropecuarios. A esto le tenemos que agregar que son los productores pequeños los que plantan tabaco, los que obtienen de la tierra su salario.

Los datos del gráfico nos muestran cómo a medida que aumenta la superficie de la chacra (eap) disminuye la importancia del tabaco, con lo que queda claro que es un cultivo de pequeños productores.

Características del nuevo régimen:

La actividad principal debe ser:

Cultivo de tabaco.

Cultivo de caña de azúcar.

Cultivo de Yerba mate.

Cultivo de té.

Los ingresos brutos provenientes de la actividad principal declarada, obtenidos en los doce meses calendario inmediatos anteriores a la fecha de adhesión, deben representar como mínimo el ochenta por ciento (80%) de los ingresos brutos totales obtenidos en el mismo período.

Monto Máximo de ingresos

No haber obtenido en los doce meses calendario inmediatos anteriores a la fecha de adhesión importes superiores al límite máximo previsto para la categoría D en el primer párrafo del artículo 8° del anexo de la ley 24.977, sus modificaciones y complementarias.

Se refiere a la escala del monotributo que en la categoría D prevé un monto máximo de ingresos brutos de $ 322575,81.

Incluye los ingresos provenientes del Fondo Especial del Tabaco, con lo que se blanquean conceptos como “Retorno o Caja Verde” sin que esto le signifique mayores impuestos al productor.

Además compatible con el cobro de:

Asignaciones familiares reguladas por la ley 24.714, sus normas complementarias y modificatorias, jubilaciones y pensiones por fallecimiento en una suma mensual que no exceda del haber mínimo garantizado a que se refiere el artículo 125 de la ley 24.241 y sus modificatorias, pensiones no contributivas y/o programas de inclusión social del Ministerio de Salud y Desarrollo Social.

Este era un tema muy importante para el productor dado que en los casos que era quitado del monotributo social o agropecuario se le quitaban los beneficios sociales que tuviera; el nuevo régimen es compatible con las mismas.

Obligación fiscal:

El productor encuadrado en el régimen estará obligado a realizar el aporte que se detalla en el cuadro siguiente de acuerdo con los ingresos que tenga en el año:

El importe a abonar corresponde al 50 % del aporte al sistema integrado previsional argentino más el 50 % del aporte a la obra social que le correspondería a la categoría vigente del monotributo.

Forma de pago:

La AFIP determinará un régimen de retención  con lo cual el productor en principio queda liberado de ser responsable de determinar el pago de su obligación, entendemos que cuando entregue el tabaco a la empresa acopiadora esta le retendrá el total de la obligación anual,  este mecanismo también importa una solución a la medida de las posibilidades del productor, ya que los ingresos del productor son irregulares ( cuando cobra el tabaco, los retornos y la caja verde; unas seis o siete veces al año ) mientras que los pagos del monotributo son mensuales, con lo cual no contaba con fondos para pagar mensualmente su cuota de monotributo, y pedirle a un pequeño productor que deje en la cuenta el importe para pagar los impuestos mensuales es algo que no va a a suceder. Entonces la AFIP es la encargada de cobrarle vía un mecanismo de retención en la fuente, con lo que también supone una economía en recursos de control, dado que es más fácil controlar seis empresas acopiadoras que quince mil productores.

IMPORTANCIA:

La actividad tabacalera es muy importante para mantener al pequeño productor en su chacra, dado que por el momento no existe otro cultivo más rentable que se pueda hacer en pequeña escala como el tabaco. Además debe realizarse dentro de la legalidad, dado que si no se vende en blanco el productor pierde los beneficios del FET, y con los regímenes anteriores (monotributo social y costo cero) esto se volvía cada vez más dificultoso, ya que no respondían a la realidad del productor.

Esperemos a su implementación, pero lo que es importante es que cualquier dificultad que aparezca, se deberá buscar una solución a la medida del productor, ya que para eso fue hecho.

 

 

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*