COLUMNISTAS, POLITICA, Ultimas Noticias

Un par de medidas “K” y un videito desesperado

Compartí este articulo en:

Ustedes saben mis fieles seguidores que un Gobierno sin decisiones no gobierna. La indecisión es similar a la improvisación e implica -en definitiva- la carencia de políticas públicas.

A su vez, la inercia o las medidas sin diagnóstico también son claras faltas de políticas públicas. De manera tal, ante la visualización masiva que somos inútiles, soberbios y nenes de papá; y presos del “ocio productivo” a favor de la industria financiera amiga, hemos decidido tomar una serie de medidas económicas, que desde ya aborrecemos y nos parecen que son un retroceso.

Pero la realidad es que no nos queda otra, pues no se nos ocurre mucho. Nuestra imaginación tuvo su límite, lo comunicacional ya no conforma y el cambio fue ir para atrás, pero bien para atrás. Se dijo que era para mejorar, nobleza obliga mediante, les aseguro que no.

Avizoro sí el fin de nuestro discurso, entiéndase exrelato. Es más, diría que avizoro el fin.

Ya no podemos alegar que nos pusieron palos en las ruedas, porque el Congreso votó todo lo que planteamos.

Acepto que fuimos un poco soberbios, pero un poco nomás… También es verdad que Marquiños y el resto que resta son un poco engreídos, arrogantes y altaneros, pero un poco nomás.  Pasa que tienen que entender que somos en su mayoría porteños de bien ganada fama que la sabemos toda, menos que el país está en el curso del Titanic, rumbo a ese iceberg que no se ve.

En esta coyuntura de incertidumbre y malestar social, nuestro líder del ocio -además presidente de la República- anticipó medidas en un “convincente” video ante una familia de actores. “Estoy convencido que esta batalla la vamos a ganar”, dijo un desorientado Mauricio con la misma convicción cuando aseguró que “derrotar la inflación es como sacarle un dulce a un nene y si no la controlás sos un inútil”.

Pero atentas las miradas y firmes los oídos, porque nuestro “presi” siempre tuvo una conducta y un estilo bien definido. Desde la campaña que lo llevó a la presidencia ya venía diciendo que no se iba a devaluar, que el país crecería,  que el empleo también y otros etcéteras.

Bueno mi gente, por lo menos tenemos que reconocer que siguió una línea, o sea, le viene errando duro y parejo.

Ahora, las medidas que antes no lo convencían porque eran de la nefasta era K, sí lo convencen. Lo más parecido a cagar en el monte y salir caminando para atrás.

Pero para que ustedes no pierdan del todo las esperanzas, les cuento que conseguimos con 16 empresas líderes de alimentos, agregar una canasta básica de 60 productos prioritarios entre los que hay arroz, fideos, aceite, harina, de todo un poco. “Por seis meses no van a aumentar los precios». Recordemos que esto antes era una payasada K. Bueno, ahora es una genialidad del mejor equipo económico de los últimos 50 años.

 

Otra medida de la que nos reíamos por retrograda, era el congelamiento de tarifas. Bueno, ahora también vamos a congelar las tarifas, impulsar un decreto para avanzar con la lealtad comercial, más defensa a la competencia, la protección del consumidor para ir contra todos los vivos que abusan, entre otros chamullos. Lo que no vamos a hacer -por ahora- es llamarlo a Moreno, porque confiamos en el revolucionario equipo de Marquitos.

El tema es que si a usted hoy no le alcanza, tampoco le va a alcanzar aunque tomemos las medidas que ahora estamos convencidos y que antes no nos convencían.

Vamos con una ayudita más para quien no comprenda, el Mauricio (ídolo amarillo) ahora tomó más deuda, pero esta vez sólo para gastar esos dólares, para que la moneda que rige nuestro destino no se vaya a las nubes. O sea, el plan económico es endeudarse para tener un dólar de mentira, para que a los pocos que le sobra pesos -por ejemplo los provenientes de la deuda emitida en pesos, también por Mauricio- puedan convertirlos a dólares baratos. Todo esto antes que se acabe la plata que nos prestaron para gastarla en mantener una fantasía.

Lo más triste de esta entrampada historia, es que los amarillos creamos, sostuvimos, fogoneamos y ensalzamos el demonio K, y ahora corremos el serio riesgo -serio mismo- de cometer otro grave error, ni más ni menos, que sin que haga campaña la gente la vuelva a hacer presidente de todas, todos y todes.

Les guste o no, es lo que hay…

Mis amigos, como siempre, del otro lado de la reja está la realidad, de este también está la realidad, lo único irreal es la reja. La casa no está para nada en orden. FELICES PASCUAS!!!

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*