COLUMNISTAS, ECONOMIA, Ultimas Noticias

Surfear en la buena ola

Compartí este articulo en:

Se acomodó el Mercado, cinco semanas de calma cambiaria y todo el proceso de recuperación de confianza se empieza a activar. Es verdad que es muy lento y que cualquier mala noticia puede echar todo por la borda, pero esto es así. Las tasas de las Leliqs siguen y seguirán siendo muy altas para tentar a que los depósitos en pesos se direccionen hacia allí y no al dólar, con todo lo malo para la economía real que es tener tasas muy altas, es importante mantenerlo porque no existe factor más recesivo que la volatilidad cambiaria.

Lógicamente al encontrar mejor estabilidad en el tipo de cambio, los activos financieros comienzan muy lentamente a querer recuperarse, pero muchos de ellos siguen realmente muy castigados ya que el riesgo es muy alto. ¿Cuál es el riesgo? El político claramente, invertir financieramente hoy en Argentina es básicamente hacer una apuesta a quién va a ganar las elecciones de octubre y es por eso que casi todas las novedades económico-financieras lamentablemente suceden en torno a la política.

El ruido seguirá in crescendo hasta octubre, pero al menos en estos próximos días hasta que se decidan las listas y los competidores de las PASO no tendremos muchas certezas. Pero si bien no vamos a estar exentos de volatilidad, es probable que lo peor haya pasado. Hace un par de semanas el único jugador político era Mauricio Macri y su economía despedazándose y ahora la cosa puede empezar a cambiar con una inflación que insinúa una tranquilidad (se cree que mayo estuvo en torno al 3% contra los 4,7% de marzo y 3.4% de abril) y el resto de los jugadores políticos ya en cancha mostrando también sus virtudes y debilidades, pero colaborando quizá a desviar un poco la atención.

De todas maneras, habrá que ser cautos a partir de los próximos meses ya que puede que gran parte de la oferta de los “agrodólares” comience a mermar y eso active un poco la demanda de dólares para que el BCRA también se ponga la camiseta y cambie de posible interventor a interventor en el tipo de cambio y ver quién gana en ese tiroteo.

Algunos economistas son bastante optimistas ya que aseguran que una dolarización severa de carteras se llevaría unos 15 mil millones de dólares, monto que el BCRA tiene con qué enfrentar, pero si a eso le sumamos la fuerte devaluación que ya hubo el año pasado más los pocos pesos que hay hoy en la calle es más difícil que la historia se repita. Mi humilde análisis (y no niego que sea un deseo) es que otra posible escalada fuerte del tipo de cambio se puede quedar sin nafta y las tasas actuales sigan siendo atractivas ya que necesitamos un dólar de unos $60 en diciembre para empatar el rendimiento de dichas tasas. Aunque insisto en que todo esto sigue cargado de un tinte político muy difícil de adivinar qué es lo que va a pasar.

Queda seguir surfeando semana a semana, por ahora no podemos hablar ni de mediano ni de largo plazo, porque con tanta volatilidad no hay economía que pueda activarse, pero decididamente estamos mejor que a fines de abril.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*