SALUD

Somos lo que comemos: cómo mejorarlo

El jugo natural de naranjas es una buena opción, pero debe ser consumido inmediatamente
Compartí este articulo en:

Los números alarman. Según la ONU, en América Latina hay un 7% de niños menores de 5 años con sobrepeso y un 20% de adultos obesos. De las 650 millones de personas que padecen obesidad, 96 millones viven países latinoamericanos.

Hay quienes hablan de un epidemia. La obesidad es un factor de riesgo para muchas enfermedades, como la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, los accidentes cerebrovasculares y ciertos cánceres.

Mientras crece el número de personas con sobrepeso, la diabetes, estrechamente relacionada con la alimentación, también está en aumento. Se trata de la novena causa de muerte en mujeres a nivel mundial: 2,1 millones al año, según la Federación Internacional de Diabetes. Desde la entidad, sostienen que la diferencia entre los géneros puede deberse a los roles de género y una dinámica de poer que afecta al acceso a la atención médica.

Una mala alimentación puede aumentar el riesgo de contraer enfermedades crónicas

No hay que desatender el problema de la diabetes, ya que se espera que el número de personas que padecen la enfermedad aumente. La Organización Panamericana de la Salud cree que la cantidad de va a aumentar a 40 millones en 2030 en América Latina, convirtiéndose en la principal causa de discapacidad en la región.

Entonces, la preparación cotidiana de alimentos debe ser considerada como un causal de enfermedades o como un método para prevenirlas, según la calidad de la alimentación. Cocinar lo que comemos nosotros mismos siempre es una mejor opción: permite controlar qué estamos comiendo.

Los especialistas coinciden a la hora de recomendar una dieta variada

Hay muchos métodos para poder comer más sano en casa. Siempre es una buena idea consultar un nutricionista que nos ayude a llevar adelante una dieta balanceada y variada. Además, la tecnología también puede «dar una mano» a la hora de cocinar.

En los últimos tiempos, la población en general comenzó a tener más conciencia sobre la importancia de controlar lo que nos llevamos a la boca. El desarrollo de la tecnología acompañó la corriente con el invento de nuevos dispositivos. Desde Phillips, por ejemplo, salieron al mercado freidoras con bajo contenido en grasa, máquinas de pasta para prepararlas sin gluten, batidoras manuales y exprimidores para jugos de frutas y verduras y cocinas múltiples para preparar comidas sin que se pierdan todas sus vitaminas y minerales.

El jugo natural de naranjas es una buena opción, pero debe ser consumido inmediatamente
Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*