ENTREVISTAS, POLITICA,

Soledad Balán: “Creo en esto del misionerismo para tener un Estado presente”

Soledad Balán: “Creo en esto del misionerismo para tener un Estado presente”
Compartí este articulo en:

Soledad Balán se siente cómoda con el rótulo de “dirigente política”, que dejó atrás al de activista social, después de ser, por muchos años, la cara de la organización Techo en Misiones y la región.

A los 32 años, decidió dar el salto que es impulsado por la propia organización social. El espacio Podemos es el escenario ideal, donde se comparten ideales y juventud. Pero Soledad, por su propia historia, de repente cobró protagonismo por la experiencia acumulada en las cuestiones sociales.

“Desde la organización social se puede cambiar cosas. El año pasado salió la ley de urbanización de los asentamientos y lo que se buscó fue que todas las tierras puedan ser expropiables y evitar los desalojos por cuatro años. Y esos son logros de las organizaciones sociales”, asegura.

¿De dónde te nace la participación y el compromiso social?

Creo que la participación ciudadana viene de mi casa. Yo vengo de Bragado, un pueblo chico, donde cuando aparecen problemas de asentamientos o de pobreza, en cualquier casa, cualquier familia, movilizaba mucho al pueblo, porque no son números. Son caras, vos sabés quién es, las conocés, entonces te moviliza mucho más. Siempre se organizaban cosas en el pueblo, en el colegio, de chiquita había un hogar de niñas cuyos papás no las podían mantener, entonces dormían en el hogar y muchas venían a comer a casa.

¿Cómo venís a Misiones?

Por Techo. No conocía Misiones antes de eso. En teoría era por dos años y dije: “Ya está, acá me quedo. El paisaje es increíble, pero lo que más me gustó fue la gente. Uno a los lugares se acostumbra, pero las personas lo hacen distinto. Yo soy misionera por elección.

¿Qué te lleva a hacer política?

Es por responsabilidad. Si uno quiere cambiar algo y le molesta, algo que le quema o le indigna, hay que meterse ahí. Y si no, te quedás puteando desde un escritorio o desde tu casa y creo que hay que involucrarse. Obviamente, para mí las ganas de involucrarme estaban. En este tiempo fui interiorizándome en reuniones con legisladores nacionales, acompañando a amigos de Techo.

Por lo general, las organizaciones sociales tienden a rechazar a la política, no a involucrarse.

Desde Techo no lo hacíamos. No se hace, esto de putear a la política. Sí exigimos más.

¿Por qué en Podemos?

Es algo ideológico. Yo comparto visión con los chicos. Compartí cosas desde Techo y les dan prioridad a la problemática en los barrios, entonces hay algo ideológico, es gente comprometida, y una nueva generación de un montón de gente que decide involucrarse para hacer las cosas distintas para lograr resultados distintos.

¿Cómo te ha recibido la política, por fuera de Podemos?

Con el Gobernador principalmente creo que tiene una forma distinta de hacer política a la que estamos acostumbrados. Creo en esto del misionerismo para tener un Estado presente. Lo veo. Y yo creo que se puede trabajar juntos, aun siendo de partidos distintos. De hecho es necesario si tenes ganas de cambiar las cosas, es necesario trabajar con quien hoy está en el Gobierno, sea quien sea.

¿Y si eventualmente llega Podemos al poder, qué hacés?

A trabajar. Nosotros ya venimos escuchando las inquietudes de ciudadanos en distintos puntos de la ciudad, focalizados en Posadas. Hay que ver como esas problemas que hoy tiene el posadeño se pueden convertir en propuestas, pensando en que si alguna vez nos toca estar ahí, estemos preparados, con diagnósticos y con ganas de trabajar. Leí por ahí en algunos medios que yo podía tener algún lugar dentro del gabinete, pero no hay ninguna propuesta concreta y tampoco nos vamos a guiar por eso. Nosotros estamos acá trabajando como hasta ahora. Caminando los barrios.

¿Qué cambios sociales viste en estos años? Pasamos del kirchnerismo al macrismo. ¿Qué viste?

Que hay más familias viviendo en asentamientos y sin el acceso a los servicios básicos. Se empieza a ver mucho más el hambre y a muchas familias haciendo fila por un bolsón de comida. Esto lo demuestran los registros de barrios populares. Y es preocupante, porque a nivel nacional no le estamos encontrando la vuelta. Mientras no se regule el acceso al suelo esta problemática va a seguir existiendo, incluso si se regularizaran los más de cuatro mil barrios que hay en la Argentina pero no se toma una medida preventiva, esto se va a seguir desarrollando.

¿Y qué te genera volver a ver la misma película?

Un profundo dolor. Por eso me involucro en política, porque ahí hay que estar si realmente queremos cambiar las cosas. Hoy en la Argentina quienes padecen los problemas no son parte de la solución, y quienes tienen el poder de solución no son parte del problema. Yo tuve la suerte de no nacer en los asentamientos y de tener oportunidades, pero sí vengo trabajando de una forma de diagnóstico participativo en los barrios, entonces ojalá podamos llevar esas voces a donde tienen que llegar.

¿Y la familia que te dice?

Mi familia lo ve mucho más a la distancia porque no viven acá, pero sí acompañan cada decisión. Con los temores lógicos de no saber si la política es el mejor lugar, pero con la convicción de que pueda llevar mis valores y mis creencias a otro espacio.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*