COLUMNISTAS, ECONOMIA,

Sol Pérez tiene razón (ups)

Compartí este articulo en:

Para distendernos un poco del dólar, vamos a las cosas trascendentes que están ocurriendo en el país, como la pelea  entre la economista Sol Pérez y el farandulero Javier Milei sobre si el Estado debería cobrar impuestos y con eso ayudar a contener a los sectores de mayor vulnerabilidad social. La discusión va subiendo de tono, seguida de los insultos a los que nos tiene acostumbrados el señor del pelo revuelto y las contestaciones de la modelo que se termina levantando de la mesa porque no se banca la ninguneada que le pegaron, bueno, en realidad es más divertido verlo que contarlo así que acá está el video:

 

El tema de fondo es que Sol Perez defendía pagar impuestos para contribuir a aliviar la pobreza y Milei la mandó a leer libros porque, en su opinión, estaba totalmente equivocada ya que la bibliografía dice todo lo contrario a lo que ella expone y que le falta leer para opinar.

Todo esto me hizo acordar a un autor llamado Richard Musgrave, un docente, investigador y autor de libros de Finanzas públicas. Debe ser uno de los más citados en la bibliografía moderna de la Economía del sector público y de su curriculum quiero resaltar un par de actividades:

 Profesor emérito de Harvard.

 Miembro distinguido de la American Economic Association.

O sea estamos hablando de un economista norteamericano y no un loquito suelto, sino alguien que fue docente de una de las universidades más prestigiosas del mundo y un reconocido economista del país capitalista por excelencia.

¿Qué dice Musgrave? Que el Estado tiene tres funciones elementales:

Asignación: Algunos bienes sólo puede proveerlos el Estado, porque por más que sean necesarios y útiles por algún motivo no se los puede cobrar, y si no podemos obtener un precio nadie lo vendería. Todos necesitamos las calles para transitar, pero nadie va a construir una calle para después cobrar por transitar por ella, la escuela primaria gratuita, la policía etc. etc. son claros ejemplos de esto; bienes necesarios y útiles pero que por sus características no puede proveerlos el sector privado. Al que le interesa el tema busque “Bienes Públicos”.

Redistribución: La función por la cual Milei dice que el Estado es un ladrón; y si se trata de eso, cobrar impuestos mayores a los que más tienen para contener a los sectores más vulnerables. El Estado para asistir a la población tiene que comprar cosas y para comprar necesita el dinero de los contribuyentes. Se puede criticar si se hace bien o mal, mucho o poco, pero hay que hacerlo. De eso se trata también en la Argentina y todos los países del mundo… Asistir a los sectores más vulnerables de la sociedad de manera eficiente y justa  es el desafío. Y si se hace mal (dar planes a quien no necesita o pensiones a quienes no tienen invalidez) hay que corregirlo, pero de ninguna manera quitar esa función al Estado ya que la sociedad seria terriblemente cruel.

Estabilización: que se sintetiza en lograr bajar la inflación y lograr un crecimiento sostenido de la economía para que el desempleo sea el menor posible al igual que la pobreza; bueno ya sabemos lo que significa esto y es lo que esperamos gobierno tras gobierno y elecciones tras elecciones.

Existe un consenso mayoritario en pensar como Musgrave (o como Sol Pérez) o tantos otros que están dispuestos a que el Estado nos quite algo razonable para contener a los que menos tienen  a través de las políticas sociales. Se puede ver claramente, en los datos económicos y en la vida cotidiana, la importancia que tiene el Estado proveyendo bienes públicos y tomando medidas para combatir la desigualdad y la pobreza.  

A modo de ejemplo, en el siguiente gráfico se presentan los datos para Argentina (entre el 2000 y el 2017) del Gasto Público Consolidado (esto es el total del gasto público sumando lo que gasta Nación, las provincias y los municipios)  como porcentaje de PIB y el coeficiente de Gini, que es una medida de la desigualdad en los ingresos entre la población, cuanto más cercano a uno es este número, más desigualdad existe en el país y cuanto más cercano a cero indica que hay una menor desigualdad.  En el eje de la izquierda se refleja el gasto público como porcentaje del PBI, mientras que en la derecha podemos observar la evolución del índice de Gini. Podemos ver una clara relación entre ambos, es decir, que a medida que se fue incrementando el Gasto Público, mejoró la redistribución del ingreso entre la población y disminuyó la desigualdad, creando un país más justo y favoreciendo a los que menos tienen.

También debemos resaltar que las funciones del Estado de redistribución y estabilización tienen que cumplirse de manera conjunta, ya que no puede haber la una sin la otra. Es muy difícil combatir la pobreza y las necesidades básicas insatisfechas en un contexto recesivo o inflacionario; de hecho, los países que crecen no lo hacen por abandonar la redistribución, sino por hacerlo de manera eficiente y responsable sin descuidar la estabilidad económica

En síntesis, aunque a veces no estemos totalmente de acuerdo en cómo se administran los recursos del Estado, nadie puede negar la importancia que tiene su intervención en la economía para conseguir una mayor equidad.

Con esto concuerdan numerosos economistas, entre ellos el ya nombrado Musgrave, un profesional reconocido en un país que hace del libre mercado su bandera. Además hay otros autores (premios Nobel incluidos) como Joseph Stiglitz que con sus aportes propios van en el mismo sentido. De hecho salvo lo que escucho de Milei nunca leí a algún académico serio de estos tiempos afirmar que el Estado no tiene que existir o no tiene que redistribuir algo de la renta para equilibrar las desigualdades y lograr la movilidad social.

 

Punto para Sol Pérez: estudió a Musgrave y otros similares más de lo que lo hizo Milei.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

6 Comentarios

  1. El argumento de milei es q los impuestos son un robo, lo cual es cierto. A mi nadie me pregunta si quiero pagarlos, te obligan. Si para vos el robo es la manera de resolver la pobreza es tu idea, no la impongas al resto. Y por otro lado los paises mas libres, ósea con menos impuestos, tienen menos pobres q acá q vienen robando con este verso de la resdistribucion y la pobreza cada vez es peor.

  2. Y a este zurdo quien lo sacó de la caja?

  3. Jajaja este es el mejor chiste que leí hoy! El aumento del gasto público no favorece a los sectores mas carenciados, simplemente porque a ellos solo le llegan las migajas, el resto se lo reparten los políticos corruptos. Así de simple. El estado roba a través de impuestos y lo peor es que solo se benefician los parásitos de la política. Aguante Milei que nos abrió los ojos cuando nadie decía nada y todos quedaban pegados al relato zurdo y populista. Aplausos Javier.! Sos un héroe contemporáneo.

  4. Kevin Bongers

    Los impuestos no son un robo, son una decisión democrática. Cuando vivimos en sociedad es necesario delegar ciertas decisiones a los 3 poderes del Estado, para que haya seguridad, justicia y para garantizar el cumplimiento de las libertades individuales. Este Estado se financia a través de impuestos y es administrado económicamente por el Presidente de la Nación, que es elegido por el pueblo. En sus campañas, los candidatos presentan sus plataformas electorales (promesas), en las cuales queda claro que seguirán existiendo impuestos, y la gente vota eso. A través de este mecanismo (llamado democracia indirecta) es la gente la que decide pagar impuestos. NO ES VIOLENCIA, ES DEMOCRACIA. Si la gente no quisiera pagar impuestos debería armar un partido basado en esa plataforma electoral y ganar las elecciones, delegando dicha decisión a la población. Además Milei se contradice porque dice que cuando el Estado cobra impuestos es violencia, porque uno no paga sus impuestos voluntariamente, pero después dice que él está a favor de que el Estado se encargue de la seguridad y la justicia. ¿Acaso que el Estado te obligue a cumplir sus leyes no es violencia? Cuando el Estado regula lo social está bien, pero cuando regula lo económico es violencia, ¿acaso lo económico no forma parte de lo social? En una anarquía sin Estado no hay garantías y el fuerte puede aprovecharse del débil robándole todo, como en la época del feudalismo. Pongamos un Estado para evitar esto, y tener una sociedad más justa. ¿Por qué ese concepto de justicia no puede entrar en el campo económico?

  5. El debate entre quienes quieren más Estado y quienes queremos muchos menos es hasta cierto punto irreconciliable. Lo que no requiere mucho esfuerzo acordar es que el único sector que genera riqueza es el sector privado. Siempre que nos enfoquemos en la redistribución y no en la creación de riqueza, lo único que lograremos es una sociedad pobre con ansias de igualdad.

  6. Si llevamos el gasto al 100% del pbi, gini tiende a 0? que comparativa absurda. Hay anarquistas como Huerta de Soto que tienen reconocido prestigio. Lo podes leer a Juan Ramón Rayo o a Daniel Lacalle, o seguir poniendo a Stiglitz claro. Mamita querida

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*