SELVA VIVA, TURISMO, Ultimas Noticias

Selva Maravilla ¿Qué puede replicar Misiones del modelo Costa Rica?

Selva Maravilla ¿Qué puede replicar Misiones del modelo Costa Rica?
Compartí este articulo en:

El impulso de la declaración de la selva misionera como una de las siete maravillas naturales de la Argentina, será clave para generar un aprovechamiento sustentable de sus recursos y especialmente, movilizar al turismo hacia destinos que hasta ahora son poco usuales, como la reserva de la Biósfera de Yabotí o numerosos parques y reservas, que se multiplican en el norte de la provincia.

Conseguir el galardón fue una tarea titánica, que ocupó casi un año, relata el director de Ecoturismo de la Provincia, Fabio Zapelli, quien estuvo al frente de la campaña para recolectar votos.

La planificación pos triunfo apunta a aumentar la demanda turística y extender la actividad a más pueblos, e incluso a las áreas productivas que hoy miran a la selva como una unidad de negocios distinta. La selva tiene diversos componentes para ofrecer como atractivos para los sentidos y el conocimiento: biología, cascadas, sierras, animales y plantas endémicas.

 

Zapelli considera que se puede replicar el modelo Costa Rica, con un aprovechamiento sustentable del mayor bien de ese país: el monte, con desarrollos pensados para aprovechar su entorno, con actividades de contemplación, estudio y acción, que Misiones tiene poco desarrolladas y que pueden atraer no solo visitantes de la Argentina, sino del mundo.

 

Costa Rica vive de su selva y del turismo que llega atraído por una experiencia agreste, combinada con los hoteles más lujosos. El aporte de la industria del turismo al Producto Interno Bruto (PIB) del país se incrementó de 4,4% en el 2012 a 6,3% en el 2016 y sumados  los aportes indirectos, asciende a 8,2% del PIB. Para los efectos indirectos se añaden otras actividades como la compra de suministros y materias primas, así como la demanda de mano de obra complementaria, entre otros.

 

Costa Rica alberga cerca del 4,7 por ciento de la biodiversidad del planeta, lo que se constituye en uno de sus principales atractivos. En Misiones se protege el 52 por ciento de la biodiversidad de la Argentina. En el país caribeño, las industrias de turismo emplean a 211.000 personas, lo que representa a un 8,8 por ciento del empleo total durante el 2016. En Misiones, el 11 por ciento del empleo registrado proviene del turismo.  

 

Una de las consecuencias inmediatas de haber consagrado a la selva como maravilla natural, será el corrimiento de la atención puesta únicamente en las Cataratas del Iguazú o, en menor medida en los Saltos del Moconá.

 

Lo mismo sucederá con el bañado de la Estrella en Formosa, que puede absorber un poco del protagonismo creciente de los Esteros del Iberá. “Nosotros en vez de corrimiento, podemos hablar de expansión. Desde las Cataratas hacia otras zonas no aprovechadas, especialmente para generar más opciones para el turismo durante los fines de semana largo”, apunta Zapelli.

 

Para eso se necesitará una promoción permanente y generar cultura de turismo interno con las Cataratas como emblema, pero todo el resto del monte como atractivo.

 

Eso redundaría en un impacto directo en el empleo, ya que el turismo demanda de mucho servicio, desde el hotel hasta la comida o el transporte. “El turismo es una de las principales actividades para combatir la pobreza por la demanda de productos y empleo locales”.

La declaración de la selva como maravilla natural coincide con la ley que considera a MIsiones capital nacional de la Biodiversidad y la adhesión a la Declaración de Nueva York que brinda un decálogo de protección de los montes. El próximo paso debe ser generar recursos para la conservación y aprovechar la oportunidad histórica de la diversificación turística.

 

“Hay que tener la inteligencia de generar productos para la experiencia en la selva, desde una mirada conceptual y ecológica, además de la acción que ya hay”, sostiene Zapelli.

 

La otra opción es ampliar las zonas de reserva especialmente en Parque Esmeralda -31 mil hectáreas-, al norte de Yaboty con el Moconá -999 hectáreas- y reactivar el comité de gestión para el manejo del área sustentable y protección de la intangible. Se conformaría así un espacio de selva mucho mayor que el área de Cataratas. El verde de la Selva Viva, como marca registrada.

 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*