COLUMNISTAS, PERSPECTIVAS

“Se necesita una convivencia ordenada para poder avanzar como Provincia y como Nación”

Compartí este articulo:

En términos generales, el “orden público” hace referencia a aquella situación en donde la vida social e individual se desenvuelve dentro de los marcos normativos vigente, en un escenario equilibrado y con paz social. Implica múltiples dimensiones: salubridad, seguridad individual o ciudadana, tranquilidad y moralidad pública. Y también está ligado al respeto por las instituciones. 

Entonces, el orden público se relaciona con dar seguridad y esto en definitiva tiene que ver con la protección de las personas y sus bienes.

La paz puede ser definida como un estado de tranquilidad y quietud. También como la ausencia de violencia y conflictos.

En este escenario podemos decir que los últimos sucesos ocurridos en la ciudad de Buenos Aires -de público conocimiento- lejos están, afortunadamente, de ser una realidad en nuestra provincia. 

Entendemos que una sociedad en paz estimula la confianza y el desarrollo progresivo que busca todo pueblo. Se necesita una convivencia ordenada para poder avanzar como Provincia y como Nación. 

El país ingresa a un 2018 en el cual no habrá elecciones, aunque será intensamente político y de mucha gestión. La economía jugará un rol relevante, porque la experiencia en Argentina muestra que el riesgo de gobernabilidad nacional se pierde ante la ausencia de control. Entonces, el factor social se vuelve preocupante en el orden nacional.

En nuestra provincia, de cara al 2018, no se avizoran grandes alteraciones en relación al presente 2017. Con orgullo, podemos decir que en la Provincia de Misiones el pueblo volvió a elegir el camino trazado por la Renovación.

El desafío más importante será sostener esta política que tiene como principal objetivo el bienestar del ciudadano misionero. Las herramientas para que esto suceda estuvieron y están. Hago referencia a la responsabilidad fiscal con que nos hemos conducido en todo este tiempo, la simpleza y cercanía con la gente, la paz social, la coherencia y -principalmente- las certezas en las decisiones en beneficio del pueblo.

Es una prioridad de nuestro gobierno y del gobernador en particular, cumplir en término – brindando certidumbre y seguridad- con las obligaciones del Estado; por citar un claro ejemplo, el pago de haberes siempre fue abonado -con responsabilidad- en tiempo y forma.

El entendimiento que se debe lograr, tiene como punto de partida respetar la voluntad popular que avaló en las urnas de octubre a nivel país la gestión del Gobierno nacional y, de la misma manera, el contundente triunfo de la Renovación en la provincia; que sentó a sus diputados nacionales a debatir y posibilitar las medidas solicitadas por el gobierno nacional al congreso, garantizando y respetando el compromiso y la mutua gobernabilidad.

Es así que merced a la gestión del Gobierno Provincial, en el presupuesto nacional fueron incluidos desembolsos y muchas obras para Misiones, y que tienen que ver con: la concreción de un puente internacional; la continuidad de la autovía de la Ruta 12; el trazado y construcción de rotondas y de terceras trochas en la ruta 14; más de 110 mil millones de pesos para viviendas; obras de infraestructura eléctricas; pavimento de la ruta 8 que une Jardín América con Campo Grande; obras de cloacas y agua potable en varias localidades de la Provincia;  el financiamiento del Instituto de Previsión Social; el Plan Maestro de Agua Potable para Posadas y Garupá; el saneamiento del Arroyo Itá de Posadas, entre otras inversiones. 

 La seguridad como política de Estado

En materia de seguridad, la política criminal es responsabilidad del Estado nacional y/o provincial. Para que así sea debe ser diseñada y no corresponde ser delegada.  

Hoy más que nunca, la función de la fuerza consiste en mantener el orden público y garantizar la seguridad de los misioneros, de acuerdo a las órdenes de las autoridades políticas.

En lo que respecta al narco crimen, la clara política dictada por el gobernador de la Provincia Hugo Passalacqua, ha sido adecuadamente ejecutada por la fuerza policial.

Los números son elocuentes. Durante años, el promedio de incautación de estupefacientes -fundamentalmente marihuana- era de 1.000 a 1.200 kilos por año. Durante 2016 la Policía de la Provincia de Misiones secuestró 15.266 kilos. Y en este año, la escalofriante suma asciende a los 20.950 kilos de la misma sustancia. Sin dudas, un hecho histórico, contundente y sin precedentes.

Y otro dato que no es menor. Este año la Policía de Misiones ha batido su propio récord en lo que hace a incautaciones. Se trata del recordado e histórico procedimiento realizado en la ciudad de Montecarlo, donde se secuestraron más de 8 toneladas de marihuana. La dimensión de este operativo fue reflejado en los medios de comunicación de todo el país.  

Al mismo tiempo, más de 820 personas fueron detenidas y puestas a disposición de la justicia en relación al delito de tráfico de estupefacientes, lo que demuestra que no sólo se encuentra drogas, sino que la investigación avanza y se concreta sobre los operadores del crimen. 

Por otra parte, también es destacable la estadística en cuanto al delito en general, en dos años se registra una disminución del total en una cifra superior al  11 por ciento. Mientras que en la realidad de otras provincias, los números no son tan favorables.  

Se viene el 2018 y nuestro desafío y compromiso es aún mayor. En principio, redoblaremos la apuesta para fortalecer lo hecho, porque el esfuerzo y la voluntad de hacer no pueden decaer, al contrario, se debe consolidar y perpetuar en el tiempo.

La inversión en tecnología será un pilar fundamental para el próximo año. Continuar con la instalación de las cámaras de seguridad urbana, la incorporación en nuestras rutas de radares fijos y móviles para combatir el flagelo de la siniestralidad vial y más tecnología de vanguardia para seguir dando pelea al crimen organizado, son algunos de nuestros objetivos, pero solamente algunos. Hicimos mucho, pero queda mucho por hacer y recorrer.

Querido pueblo misionero, que el 2018 sea un año próspero, de crecimiento, de paz y concordia. Que nos encuentre juntos en la armonía familiar. Es mi humilde y sentido deseo.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*