ENTREVISTAS, SALUD,

Se habilita nueva ala del Materno Neonatal, clave para la baja de la mortalidad infantil

Se habilita nueva ala del Materno Neonatal, clave para la baja de la mortalidad infantil
Compartí este articulo:

Las estadísticas muestran un pasado dramático, en el que las vidas se perdían por nada. De madres y niños. Misiones supo estar al tope en el ranking de mortalidad infantil y de mortalidad materna. El techo se tocó en los 90, con 32,1 muertes por cada mil nacidos vivos y 8,6 madres fallecidas por cada diez mil nacimientos.

La mortalidad infantil comenzó una drástica reducción en este nuevo siglo hasta ubicarse en 7,99, por primera vez en la historia por debajo de la media nacional que aumentó a 9,7. La mortalidad materna también se redujo a 4,25, apenas por encima de la media nacional.

¿Cómo se llega a eso? Inversión en infraestructura sanitaria, pero también en educación, rutas, hospitales, agua potable y viviendas, explica el ministro de Salud, Walter Villalba.

La inversión permanente en los últimos quince años se refleja en el Parque de la Salud, por donde pasan un promedio de seis mil personas por día en busca de una atención que no tiene nada que envidiar a los sanatorios privados. Pero no se detiene. Este lunes se inaugurará una nueva ala en el hospital Materno Neonatal

“Será una puesta en marcha de un área que ya había sido inaugurada como edificio oficialmente. Se hizo la mudanza del inmueble, del mobiliario, del servicio informático, del equipamiento de alta complejidad, que ya tenía el edificio neonatal viejo, como para comenzar a dar las contraprestaciones desde el lunes. Es uno de los edificios más coquetos, una obra que realmente cuando uno la visita y la recorre, impacta. Así qué, si bien la jerarquía está dada por la inversión en el equipamiento y sobre todo la apuesta en recursos humanos que en este tiempo se fue formando y capacitando y es de los mejores del norte del país, tener la posibilidad de trabajar en un lugar tan lindo, tan ideal, tanto como para el personal y para el paciente, es superador y viene a ser un ingrediente más en lo que significa la política sanitaria de la provincia, apuntando siempre a la disminución de la mortalidad materna y la disminución de la mortalidad infantil”, explica Villalba.

¿Con esto ya se termina toda la obra del hospital?

No. Hay otras áreas, que son áreas de quirófanos, TPR que quedan por habilitar, que no dependen de la obra de infraestructura, sino del equipamiento que ha sido comprado por la Provincia y que no hay en el país. Por lo tanto, eso va a depender de la llegada de equipamiento, en 60 o 90 días. Va a ser la única maternidad en el país que tenga más de ocho salas de TPR (trabajo de parto, parto y recuperación), la parte de sala de parto humanizado. Por ahora funcionaremos con cuatro que es el mobiliario que tenemos y esperaremos el equipamiento del resto. Tenemos una terapia intensiva materna específica con doce lugares, por ahora funcionaremos con seis. El equipamiento es de primer nivel internacional, lo último que hay en tanto en monitores multiparamétricos, en respiradores, en otro tipo de equipamiento de alta complejidad.

¿Qué inversión se ha hecho en esta etapa?

La inversión final fue de 50 millones de pesos, para el edificio, pero ese edificio ya lleva más de 350 millones de inversión global. Por otro lado, el equipamiento de alta complejidad también está rondando una suma de 50 millones de pesos.

Es una enorme inversión, pero que da justicia social, por dos razones elocuentes, la primera es la posibilidad que todo misionero pueda tener acceso real cuando la situación crítica lo amerita; y por otro, la posibilidad de expandir el conocimiento, y que, a nuestros profesionales, que nosotros mismos todo el tiempo le exigimos la capacitación, la innovación tecnológica, puedan tener este equipamiento, a la altura de los mejores centros internacionales.

 

Por el Hospital Madariaga por donde pasan seis mil personas diarias, con demandas que van desde un simple resfrío a una operación de alta complejidad.

“Aquí uno toma real dimensión de todo lo que significa, la estructura física de tanto el Hospital Materno, el Hospital Pediátrico, el Banco de Sangre Biológico y Tejidos, el Instituto Misionero del Cáncer, el Instituto de Genética Humana, el Jardín Maternal, la Escuela del Hospital Pediátrico, son todas entidades que le dan un enfoque multidisciplinario a la actividad que se desarrolla aquí en salud. Desde el punto de vista asistencial, este hospital es lo más importante, por la inversión en equipamiento que se ha hecho, de forma escalar y además en diversos rubros le brinda prestaciones al resto de las entidades sanitarias, para no duplicar esfuerzos, y para optimizar recursos justamente”, explica Villalba.

¿Hoy el Madariaga asiste a sanatorios privados?

Sí, pero también específicamente a las otras estructuras del Parque de la Salud. Por ejemplo, un niño de terapia intensiva del hospital Pediátrico debe hacerse un estudio de alta complejidad con resonancia nuclear magnética con ventilación asistida. Se hace aquí y vuelve a su unidad intensiva pediátrica; una madre que por ahí debe hacerse una embolización selectiva de algún evento vascular, y está internada en el hospital Materno, viene y se lo hace en la unidad de Hemodinamia de este Hospital, y vuelve al otro sector si la situación lo amerita. Si es una paciente que está estable, sino queda en este sector de terapia intensiva. Es una logística interna que tenemos diagramada que es eficiente, que es transparente, y que, realmente nos da mucho orgullo, primero por la inventiva propia que ha tenido la gente que trabaja acá y segundo por la eficiencia medida en los resultados.

 

Este año se llegó a un piso histórico de mortalidad infantil ¿Cómo se llega a esos porcentajes?

Para nosotros es un orgullo, que muestra a las claras que con políticas sanitarias continuas, coherentes, se puede llegar a obtener resultados de esta magnitud. Hemos llegado a 7.99 de mortalidad infantil, esto es chicos fallecidos, por cada mil nacidos vivos. En los años 90 teníamos una mortalidad infantil, que superaba los 34 por cada mil nacidos vivos. Esto marca a las claras y hablando en números reales, teniendo en cuenta que Misiones tiene una tasa de natalidad que varía en los 25 y los 27 mil nacimientos al año…la cantidad de familias que se vieron afectadas en esa época y la cantidad de familias que han sido beneficiadas en esta época. Dicho de otra manera, en esos años se morían más de 850 niños por año y hoy podemos tener el orgullo, en una tarea aún inclusa y que apuntamos a mejorar, pero tener el orgullo de decir que se mueren 600 chicos menos que en esas épocas. Debemos ser muy responsables y apuntar a seguir invirtiendo en salud, porque este es un indicador que mide la calidad sanitaria en un país y hemos bajado la media nacional, en una provincia alejada, periférica y humilde como la nuestra, estamos casi a cuatro puntos debajo de la media nacional.

¿Eso obedece solo a inversión en salud pública o es una mezcla de otras áreas?

La salud pública tuvo la posibilidad de generar una inversión y subir la calidad asistencial en la provincia, que obligó al sector privado, por lo menos parte del empresariado del sector de la salud privada, a ponerse a la altura de las circunstancias. Hoy en nuestra provincia y no sólo en el ámbito de la salud neonatal, sino en diversos rubros, la persona que está enferma o tiene un problema de salud, en general va primero al sistema público y no estoy hablando solamente de la estructura física del Hospital Escuela. En toda la provincia ocurre lo mismo, obviamente ya cuando se ha encarado la solución del problema de salud, por cuestiones de hotelería, confort o privacidad, se recurre al sistema de salud privado. Pero la gente cuando tiene un problema crítico de salud recurre al sistema público de salud, esto nos llena de orgullo porque demuestra la eficiencia académica en docencia, en investigación y sobre todo la incorporación en recursos humanos y físicos al Parque.

¿Qué otro indicador se ha mejorado desde los 90?

La mortalidad materna. Con la mortalidad materna hemos llegado a tocar a 18 por cada 10 mil nacidos vivos. Esto era más de cuarenta madres muertas por año, teniendo hoy una cifra de 4 por cada 10 mil nacimientos, lo cual te habla la diferencia, de tener 4, 8 ó 10, madres muertas por año. Cuesta mucho ponerse contento cuando fallecen las personas, pero haciendo un historial y marcando que, a veces son situaciones no prevenibles o no corregibles, uno queda satisfecho por la tarea hecha y comprometido a mejorar. Estos son indicadores de calidad a nivel internacional y la provincia ha mejorado mucho.

Estamos viviendo un momento que se discute mucho sobre el gasto público, y se tiende a decir que hay que ajustar en todos lados, ¿La salud pública es un área donde se puede ajustar?

La salud pública, es una de las políticas sociales, en las que este espacio político que es la Renovación ha mostrado a las claras una preferencia. Un dato no menor es que el 52, por ciento de nuestro presupuesto del año 2018 está destinado a las cuestiones sociales, salud, educación, seguridad. Esto marca una voluntad política y un compromiso con la gente, y la gente es la que después en las urnas defiende este tipo de modelos. Si uno muestra voluntad política con asignación de recursos, después es el soberano el quien define qué camino tomar. En el ámbito nacional, le han mostrado probablemente otra opción, se tomó esa opción, la gente deberá refrendar en 2019 si quiere seguir ese camino, o no.  Dentro de la provincia creo que el misionerismo al que apunta el espacio Renovador, es el que elige la gente.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*