ECONOMIA, Ultimas Noticias

Se estabiliza el rojo con Brasil

Se estabiliza el rojo con Brasil
Compartí este articulo en:

Un informe de la consultora ABECEB muestra que el déficit bilateral con Brasil cayó un 0,4% interanual en el primer semestre. Aunque en junio el rojo del Saldo comercial Argentina – Brasil resultó de 526 millones de dólares mostrando un crecimiento en relación al mes anterior.

Crecieron las exportaciones un 23 %. Se vendieron más autos, aceite de girasol, tubos de hierro y otros productos de menor significación. Los números son apenas una leve reducción del déficit comercial aunque muestran un cambio de escenario que no se veía desde 2015.

Tras varios meses de deterioro, el déficit bilateral con Brasil acumulado en el primer semestre cayó 0,4% interanual al ubicarse en USD 3.700 millones, producto de un crecimiento de las exportaciones de 23,6% y un estancamiento de las importaciones. Si bien estas cifras podrían estar afectadas por el reciente paro de transportistas, y aún teniendo en cuenta que existen diferencias con los guarismos oficiales de Argentina, pueden interpretarse como un primer indicador del nuevo escenario que se abre para el comercio exterior de nuestro país. Cabe notar que el déficit bilateral acumulado en 12 meses (medido por el MDIC) no marcaba una baja desde marzo de 2015.

En junio de 2018, el rojo bilateral resultó de USD 526 millones. Las exportaciones argentinas a Brasil ascendieron a USD 1.031 millones, marcando una suba de 23,6% interanual, recuperando la tendencia creciente que se observaba desde comienzo del año, dejando atrás la caída de mayo. Mientras que las importaciones argentinas al país vecino marcaron una leve recuperación, pero se mantienen estables en la comparación interanual (-0,1%).

En el acumulado enero-junio de 2018, se percibe un crecimiento interanual del 12,1% y 6,5% en las exportaciones e importaciones al país vecino, totalizando en USD 5.151 y 8.840 millones de USD respectivamente. Al comparar estos datos con el agregado del comercio brasileño, vemos que las mejoras en las compras de Brasil muestran una recuperación más fuerte para los productos del Mercosur que para el agregado y, por otro lado, revelan una peor rendimiento en las exportaciones brasileñas para con el Mercosur que hacia el resto del mundo.

En términos de productos, las “estrellas” del comercio bilateral no varían significativamente. Así, las exportaciones argentinas a Brasil en mayo se concentran principalmente en automóviles de pasajeros, autopartes, ajo fresco/refrigerado, mijo en grano, malta no torrada, aceite de girasol, tubos de hierro fundido, entre otros. Por su parte, las importaciones argentinas desde Brasil se concentran, en idéntico periodo, en rubros similares. Así, predominan productos tales como automóviles de pasajeros, autopiezas, semimanufacturas de hierro, máquinas para terraplenes, entre otro.

Hacia adelante, habrá que monitorear la situación de la economía real brasileña, independientemente de que la coyuntura argentina propiciara condiciones para un menor déficit comercial. En el corto, los primeros indicadores muestran que la huelga de transportistas impactó directamente en el rendimiento de la industria manufacturera de Brasil durante junio. La menor intensidad en órdenes de entrega llevó consecuentemente a un menor empleo de puestos de trabajo. Los bloqueos impidieron a la vez la entrega de insumos, obstaculizando la producción. La producción manufacturera medida por PMI, bajó así en junio, por lo tanto terminando un período de 15 meses de crecimiento ininterrumpido. Los datos de industria del Instituto de Estadística Brasileño se divulgarán mañana, aunque proyecciones de analistas locales ubican una caída desestacionalizada de por encima de 10%

La huelga también afecto en los precios: el crecimiento de la inflación al por mayor superó las expectativas. El IGP-M subió un 1,87% en el mes, bajo presión de la debilidad del Real, especialmente algunos precios de los alimentos y bienes intermedios como productos químicos.

Brasil ha visto un empeoramiento significativo del escenario macro en los últimos dos meses. Según la encuesta Focus, las expectativas de crecimiento medio del PIB 2018, a fin de junio, y después de ocho declives semanales consecutivos, se estabilizaron en 1,55%. Las expectativas de inflación del IPCA aumentaron 3 pb para 2018 (a 4,03%) y se elevó levemente la expectativa de depreciación cambiaria. En este escenario, los sectores argentinos más “Brasil-dependientes” (principalmente automotrices y autopartistas, y en menor medida el sector químico) ven desmejoradas sus perspectivas por menor demanda para sus exportaciones.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*