ECONOMIA, ENTREVISTAS,

Rubén Jantzon: “Sólo sobreviven los que mejor se adaptan a los cambios”

Rubén Jantzon: “Sólo sobreviven los que mejor se adaptan a los cambios”
Compartí este articulo:

 “Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”. La cita de “El origen de las especies” de Darwin, figura en primer lugar en el decálogo de cabecera al que recurre cuando la situación económica no acompaña. Lo ayuda a pensar, rediseñar, redireccionar, sostenerse y “sobrevivir” en la actividad.

Rubén Jantzon conserva en su oficina aquello que es parte de su historia. Varios escritorios con papeles apilados, documentos, archivos, artículos, revistas de negocios, hojas y más hojas que dejan pasar casi inadvertidas las pocas computadoras que allí habitan.

A sus 67 años, confiesa que no es su estilo charlar, o hacer sociales con otros comerciantes o vecinos, porque considera que “en horario de trabajo siempre hay algo para hacer”. Aplomado, con un hablar pausado, en una entrevista con Economis repasó sus años en la actividad, las crisis que atravesó, una de las cuales lo llevó incluso a encadenarse al puente que une Posadas con Encarnación en los años 90’ en “defensa de los puestos de trabajo”. Por su militancia política estuvo preso en la Dictadura y con el regreso de la democracia abrió su primer negocio, Pilchitas ubicada en el mismo lugar y con el mismo nombre desde 1983.

“Hoy en día ningún planteo puede pasar por el lado de la prohibición, ni de la represión, debe pasar por el lado de la integración”, dice y vaticina que este contexto adverso, lejos está de encontrar una solución en el mediano plazo.

¿Hace cuántos años que es comerciante?

Tengo una trayectoria de comerciante relativamente corta, para todo lo que hicimos desde la familia. Estuve mucho tiempo viviendo en Canadá, tuve actividad  política y durante el proceso estuve preso, cinco años. Eso, desde el punto de vista de la actividad económica, vivir en Canadá me permitió estar en un lugar organizado, ordenado, previsible, y que hoy si lo quiero poner en práctica acá en imposible.

¿Fue funcionario?

En los años 70’ fui militante político. Fui presidente de un centro de estudiantes, trabajaba en la Dirección de Bosques de Santiago del Estero, y tuve actividad gremial dentro de esa dirección. Yo estuve en calidad de preso de conciencia, no estaba ligado a hechos de violencia y entonces me pude ir del país, un año y medio antes de que vuelva la democracia.

¿Cómo vuelve a Misiones?

Yo soy misionero. Mi padre era gerente de una firma comercial que estaba en la esquina de donde está el shopping actualmente, que tenía representación a nivel nacional. Mi papá era comerciante desde muy jovencito, se independizó de esta firma, y puso negocios en Posadas. Cuando yo salí en libertad, tenía acá mi casa, tenía emprendimientos, y me sumé a los de mi padre, que para entonces ya había fallecido, y yo con dinero importante que traje de Canadá pude comprar esa esquina de “Pilchitas” en San Lorenzo y Córdoba y me asocié con uno de mis hermanos.

¿Pilchitas fue su primer negocio?

Si, ya se llamó así. Estamos hablando del año 1983. Antes de eso ya existía La Buenos Aires Funcional, desde el año 75’.

¿Se acuerda como era la Posadas de esos años?

Perfectamente. Tengo recuerdos, fotos, artículos. Había en el centro más o menos 150 comercios calculo. Yo puse ese rubro de niños. Posadas siempre se caracterizó por tener crecimientos explosivos y cierres masivos de negocios, como la crisis que estamos teniendo ahora.

¿Cuántos comercios tiene la familia?

Entre mis hijas, mi esposa, tenemos 12 negocios distribuidos por toda la ciudad, en lugares estratégicos, la mayoría sobre calle San Lorenzo. Teníamos más, pero una de mis hijas se independizó. Cecilia, (junto a su esposo, Fernando Vely) en su momento se independizó con su parte de giro comercial.

En estos años habrá pasado varias crisis. ¿Cuál fue la peor?

La de Cavallo. Por lo prolongada que fue y por lo enclavada que estaba a través del dólar. Ahora tenemos algunas fluctuaciones que morigeran un poco el panorama pero en la época de Cavallo teníamos el 1 a 1. Sin embargo nosotros en esa época nos posicionamos, dicen que las épocas malas son de oportunidades y nosotros abrimos el negocio en el Hiper.

Recordó que fue uno de los que encabezó una oposición “férrea” en contra de la llegada del Hipermercado Libertad, una de las primeras grandes inversiones que tuvo Posadas. “Considerábamos que habíamos sido la parte fundacional del comercio en la ciudad y nos estaban desplazando, discriminando.

¿Cuántos empleados tiene hoy?

Tenemos 12 negocios y 46 empleados. Más otros chicos que hacen pasantías que están promovidas por el Gobierno municipal, las cuales destaco porque son muy importantes. Chicos jóvenes que llegan casi con su primer empleo, son buenos, bien entrenados y esos empleados se valoran.

¿Participó en los 90’ de las marchas por las asimetrías con Encarnación?

Ahí estuvimos encadenados en el puente. Y fue una movida general de todo el pueblo en defensa de las fuentes de trabajo. Si se quiere intentamos reeditar esa movida cuando fuimos a la plaza a protestar por esta situación, por lo que se venía.

Nos sentimos cautivos de la política, esclavos de la situación económica, hace muchísimos años que no podemos realizar una inversión

¿Entre la asimetría de los 90 y ésta, cuál fue peor?

Aquella fue peor. Hoy en algunos aspectos es peor, no por la política cambiaria del gobierno, sino por situaciones como la economía informal, el crecimiento de la economía informal es igual o mayor que el desplazamiento de la gente a Paraguay. La apertura de las saladitas, el comercio online, el fenómeno de los show room, cualquier persona habilita un comercio en la casa y no paga nada. Y no son precisamente personas de bajos recursos, sino que apuntan a una clase media – alta, y no hay legislación que atienda esa problemática, lo hacen en una competencia totalmente desleal.

¿Cómo hace de ahora en más el comercio de Posadas para competir?

La financiación con tarjeta es muy importante. Debo ser sincero, nosotros no estamos vendiendo mal en la comparación año a año, tuvimos un diciembre muy bueno, pero hablamos de nosotros. Yo puedo comprar en volumen y pelear los precios, puedo aguantar más que el resto, tengo locales propios, no pago alquiler en la mayoría de los locales. Pero por ejemplo si mirás en la ciudad habrán cerrado aproximadamente 15 zapaterías, y habrán abierto dos. Nosotros estamos sobreviviendo. Nos sentimos cautivos de la política, esclavos de la situación económica, hace muchísimos años que no podemos realizar una inversión, los negocios necesitan ser arreglados, no tenemos capacidad de reinversión. Se necesita crear poder adquisitivo en la gente para que a su vez eso redunde en puestos de trabajo.

¿Cree que en el mediano plazo habrá solución?

No, en absoluto, esto va para largo. Cuál es la solución para detener este tipo de políticas recesivas, el pueblo en la calle. Y no visualizo que eso vaya a ocurrir.

¿Entonces hay que aguantar?

Mínimo dos o tres años más. Y nosotros vamos a aguantar porque creamos las condiciones. Tuvimos que achicar personal, tuvimos que despedir 15 empleados, con la desagradable sensación de que el Centro de Empleados de Comercio no salió a decir nada de esta situación, ni una palabra hasta ahora.

Al final de la entrevista, Jantzon salió del local Navajo, caminó hasta Córdoba y San Lorenzo, la esquina de Pilchitas para acceder a una foto, y habló del afecto por esa esquina en la que comenzó todo, la que cuida colocando él mismo plantas, pintando canteros, y en la que próximamente pondrá una huerta urbana.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*