COLUMNISTAS, Ultimas Noticias

Riesgos al invertir por errores en estimar la autoeficacia

Compartí este articulo en:

Unos investigadores afirman, en una publicación del Journal of Business Venturing (*), que los inversores novatos (amateur) que tienen una visión distorsionada (exagerada) de su propia habilidad para descubrir buenas oportunidades de inversión, son tres veces más propensos a decidir “improductivamente” cuando invierten en proyectos de financiación colectiva (equity crowdfunding).

Explican en el informe, que estos inversores (crowdfunders) que tienden a errar en el cálculo de su propia capacidad de discernir buenas oportunidades de inversión: (1) dejan rápidamente de procesar apropiadamente la información, (2) se esfuerzan menos en efectuar los correspondientes análisis de procesos decisorios, (3) equivocadamente siguen a la multitud y, (4) apresuradamente deciden invertir en opciones poco rentables (o extremadamente riesgosas).

Al día de la fecha, dicen los investigadores que muchos inversores en fondos colectivos han sufrido significativas pérdidas financieras, debido a inadecuadas inversiones en proyectos colectivos de financiación. Datos de uno de los portales líder en “equity crowdfunding” muestra que uno de cada cinco de tales negocios o acuerdos retorna “nada” a los inversores.

Estos resultados –afirman- contribuyen al mejor entendimiento del impacto de las pistas informacionales, durante nuevos procesos decisionales sobre riesgos de inversión. Específicamente, muestran que inversores principiantes con elevada distorsión respecto de su propia capacidad para descubrir “buenas oportunidades de inversión”, son altamente susceptibles a los sesgos de la “multitud” y a conductas de “rebaño” o de “masa”.

Asombrosamente, estos inversores aportaron cerca de tres veces más en opciones poco ventajosas, comparado con el grupo control. Hablando prácticamente –expresan-, estos resultados despiertan cierta preocupación por los inversores principiantes con elevada y errada concepción de su autoeficacia, cuando se sumergen en decisiones de inversión en fondos colectivos de riesgo equitativo.

No se está criticando la opción de poder invertir, con pocas regulaciones normativas, en empresas emergentes y proyectos “prometedores”. El problema está por un lado en la poca información disponible sobre las empresas emergentes o proyectos. Por otro lado, está la poca disponibilidad de herramientas y estrategias de análisis de riesgo (costo-beneficio) y decisión financiera, por parte de los inversores principiantes. Se lanzan a invertir en opciones sin saber bien lo que están haciendo y, pagan por ello un alto precio: perder sus aportaciones económicas. Es como destinar los ahorros al casino o la lotería…

Esto no es sorprendente, si se compara con la gran proporción de nuevos negocios que surgen constantemente en el mercado, de los cuales no logran superar un año o dos de existencia. Hay muchos agentes que “tienen la certeza” de que invirtiendo en tal o cual proyecto, lograrán buenos retornos de su inversión. La realidad muestra que el mercado termina “absorbiendo” a la mayoría de dichas inversiones y se diluyen, dejando al inversor “poco informado” sin sus ahorros o habiendo perdido completamente su  capital.

No se requieren permisos o habilitaciones especiales para destinar los ahorros en nuevos proyectos de inversión (existe desregulación), con lo cual, cualquier agente, con o sin capacidad analítica para invertir, lo hace. Esto aumenta la posibilidad de “decidir incorrectamente y perder todo”, sin opciones para reclamar… Administran mal sus recursos, por carecer de información y herramientas adecuadas.

Esto nos indica entonces, que para los agentes que no tienen herramientas específicas de análisis financiero (para alcanzar decisiones eficientes) y que tienen poca experiencia en este campo, es necesario, antes de lanzarse a invertir, investigar y analizar (para alcanzar eficacia). Pero esto requiere “herramientas técnicas” de las que no disponen, o bien, necesitarían “asesoramiento profesional” (del que tampoco suelen disponer).

Existen muchas posibilidades que se pueden desarrollar, organizar e implementar, para intentar proteger a estos inversores inexpertos, de modo tal que el mercado siga recibiendo fondos “de la gran masa no profesional”, sin necesidad de que esto sea una “catástrofe económica”, para la mayoría de los inversores novatos que, sueñan con poder colaborar con proyectos “atractivos” y beneficiarse del proceso.

—————————
(*) Regan M. Stevenson, Michael P. Ciuchta, Chaim Letwin, Jenni M. Dinger, Jeffrey B. Vancouver. Out of control or right on the money? Funder self-efficacy and crowd bias in equity crowdfunding. Journal of Business Venturing, 2019; 34 (2): 348 DOI: 10.1016/j.jbusvent.2018.05.006

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*