COLUMNISTAS

Reflexión del Pastor Guillermo Decena: «El crecimiento de la fe IV»

Compartí este articulo en:

Cuando de fe hablamos, tenemos diferentes maneras de actuar al respecto. Están los espectadores, aquellas personas que les gusta ser testigos de los milagros que Dios hace en los demás, pero ellos no se arriesgan. Y tenemos a los que tienen mucha fe y esa fe mueve el corazón de Dios. Veamos lo que nos dice la Palabra de Dios. 

Hebreos 11:6. Las personas que tienen mucha fe mueven el corazón de Dios, ellos van en contra de todo argumento, protocolo y hasta van en contra de toda religiosidad.

La historia del equilibrista: Hace muchos años un francés llamado Charles Blondin camino la cuerda floja a través de las Cataratas del Niágara. Una multitud se reunió. «¿Quién cree que puedo cruzar las Cataratas del Niágara, pero esta vez empujando una carretilla?» preguntó. La multitud comenzó a gritar: «¡Creemos, creemos!» Nuevamente, Blondin dirigió esa carretilla con éxito a través de las cataratas. – ¿Quién cree que puedo cruzar las cataratas del Niágara por tercera vez, pero esta vez con una persona en la carretilla? ¡Creemos, creemos! -gritaron. Entonces preguntó: ¿quién será mi primer voluntario? » Hubo un gran silencio. Ninguna persona tuvo la misma fe que tuvieron en las primeras dos veces. Cuando el riesgo era de la vida del equilibrista o de otro, no había problemas, pero cuando el riesgo es propio la cosa cambia. 

Nos emocionan las historias de la Biblia y las creemos, pero no creemos lo suficiente como para hacerlas personales y ver milagros en nuestras vidas. Hay una diferencia entre creer lo que Dios puede hacer en otras personas y creer que Dios pueda hacerlo con nosotros.

I. LA FE ES ALGO DEL ESPIRITU

Hebreos 11:1 / Juan 20:27-29.Fe es estar convencido de lo que no se ve. Todos podemos creer en algo que estamos viendo, lo bueno es creer en algo que no hemos visto o recibido. Eso sí es fe. 

La historia de la mujer con el flujo de sangre: en Lucas 8:43-48 vemos el ejemplo de una mujer que tuvo este tipo de Fe. Vamos a ver la buena actitud de la mujer y todos los problemas que superó:

1. NO RESIGNARSE

La mujer tenía 12 años padeciendo la enfermedad, imagínese la angustia, la molestia y la vergüenza que esta mujer estaba pasando. Muchos enfermos se resignan, pero esta mujer no, ella estaba dispuesta a mover el corazón de Dios y provocar que poder saliera de Él. No te conformes o te resignes, pídele al Señor y cree que hoy es tiempo de milagro. 

2. HACER TODO LO HUMANAMENTE POSIBLE, NO ES FALTA DE FE

La mujer había gastado en médicos todo lo que tenía. Es bueno intentar lo que está a nuestro alcance, porque lo que es imposible para nosotros es posible para Dios. Algunas veces Dios permite que se nos agoten todos los recursos, para que no podamos decir que fuimos sanos por lo que poseemos. Jesús esperó que la situación empeora para Lázaro y ciertamente de enfermo terminó muerto. ¡No tardó en venir la recriminación, si hubieras estado aquí, no habría muerto! ¡No te he dicho que si creyeras veras la gloria de Dios! El mayor problema entonces no es tener enfermedades o falta de prosperidad, el mayor problema para un ser humano es no tener fe.

3. LOS RECURSOS HUMANOS SON INSUFICIENTES 

Los médicos no la pudieron ayudar. Ahora no solo tenía una enfermedad sino también tenía problemas económicos. Pero Dios tenía un plan. Dios tiene planes para tu vida. Aunque Dios puede usar la ciencia, medicina y doctores, muchas veces Dios quiere hacer un milagro sin usar al ser humano, para que nadie se gloríe. Cuando te enfermes, primero ve a Dios en oración y pídele que te sane, si no lo hace pronto, quizás Él quiere que vayas al médico. Dios tiene un plan para glorificar su nombre, ¡si le damos lugar!

Hasta ahora hemos identificado tres problemas: Tenía 12 años de enferma, se había gastado todo lo que tenía y no solo eso, los médicos no la pudieron ayudar. Hay otra cosa, ¡era impura!!

4. LA AUTO ESTIMA Y LA FE

Juan 1:12. Es importante considerarnos hijos de Diospor la obra de Cristo en la cruz del calvario. 

En el antiguo testamento una mujer en hemorragia, se consideraba una mujer impura. Por lo tanto, esta mujer era considerada inmunda en la sociedad de la época. Pero no se auto excluyó por semejante situación. Todo esto nos sirve para entender los retos que esta mujer tuvo que haber enfrentado todos esos 12 años.

1 Juan 3:1.Una de las cosas que hace el diablo es poner palabras denigrantes en la boca de la gente, y el motivo es convencer a la víctima que no es nadie y que no merece nada, y esto le perjudica en la fe. ¡Qué bueno es tener seguridad de que somos amados por Dios!

Esta mujer necesitaba una fe que le ayudara a tomarse todo el riesgo necesario. ¿Hasta dónde estás dispuesto a ir o arriesgarte para recibir tu milagro? Algunos no nos atrevemos a arriesgarnos para recibir un milagro y preferimos seguir en la misma condición.

¡Hay otro obstáculo más!

5. LA INMENSA MULTITUD

En el momento de ir por su milagro, la mujer se encontraba con otro reto más, la multitud. Con todo esto la mujer se arriesga. No importa la multitud que haya en el mundo, cuando una persona cree en el Todopoderoso, nunca pasará desapercibida. Alguien dijo un día que: Fe, se deletrea R I E S G O. Si no nos arriesgamos, no veremos los milagros de Dios.

JESUS LA SANA

Lucas 45-48.Jesús no la reprende, solo expone en público la fe de esta mujer. La fe de la mujer produjo el milagro. Muchos se acercan, pero con motivos equivocados. Los fariseos estaban ahí solo para tentarle o provocarle. Esta mujer se acercó con Fe y provoco que poder saliera del Señor y recibió su milagro. Esta fe, sí que produce milagros. Una fe como la de esta mujer trae sanidad trae paz y salvación. No sé cuáles sean tus obstáculos, pero sí sé que si te arriesgas y te acercas con Fe podrás recibir tu milagro. No esperes 12 años para recibirlo, acércate hoy a Jesús con Fe para recibirlo. Si Él lo hizo con ella, lo puede hacer con vos el día de hoy. La fe verdadera es hoy.

Que Dios te bendiga y tengas una semana de completa victoria! 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*