COLUMNISTAS

“Razones para practicar la generosidad”

Compartí este articulo en:

Dios es amor por eso es generoso y el amor se expresa con generosidad. El Espíritu Santo es quien nos impulsa a dar con gozo y alegría, dar de nuestro tiempo y de nuestros recursos. De esta manera nos lleva a parecernos cada vez más a nuestro Padre. Para poder ser generoso es importante que entendamos que el dueño de todas las cosas es Dios. Cuando hay generosidad Dios se mueve con poder, abriendo los cielos sobre nuestra vida, desatando bendición y milagros. Veamos lo que nos dice la Palabra de Dios.
Isaías 32:8 Una de las virtudes divinas que se observa en algunos seres humanos es la generosidad. Dios se manifiesta en su generosidad de muchas maneras y por eso debemos imitar al Creador, no interesa que lo sintamos o no lo sintamos. Veamos cuáles son las razones por las cuales debemos practicar la generosidad:

PORQUE DIOS QUIERE QUE SUS HIJOS SE LE PAREZCAN

Lucas 15:22-24 La generosidad de Dios está reflejada en la parábola del hijo prodigo, cuando el Padre expresa que la generosidad es un rasgo del amor. ¿Andarán dos juntos si no estuvieran de acuerdo? Pregunta Dios en su Palabra, obviamente que no. Si como creación de Dios no nos ponemos de acuerdo con Dios, nunca El andará con nosotros.

2 Corintios 8:9 Cuando somos parecidos a Dios, practicando sus virtudes, Dios se acerca a nosotros, pues Él mostró su maravillosa generosidad entregando lo más valioso que tenía que era hijo Jesucristo y Jesucristo mismo en su persona era la encarnación misma de su generosidad. ¿Podremos entonces amar a Dios sin ser generosos con Él? 

PORQUE EL ESPÍRITU SANTO ES QUIEN NOS MOVILIZA A PRACTICAR LA GENEROSIDAD.

Éxodo 35:20-29 (LBLA) Este pasaje nos habla de algunos aspectos importantes acerca de la generosidad y cómo podemos desarrollar este rasgo para poder llevar vidas de victoria. La generosidad es incitada por el Espíritu Santo, nunca jamás el demonio nos va a impulsar a ser generosos. Así que, generosidad es dar o darse según sea el caso, cuando tenemos sensibilidad a las cosas de Dios y esto viene de una correcta relación con Espíritu Santo.

Proverbios 11:25: El creyente debe ser generoso a la luz de que solo es un administrador de todo lo que Dios le ha dado. La Palabra de Dios manda al creyente que sea generoso con las bendiciones materiales que Dios le haya dado. La generosidad es uno de los rasgos del carácter del discípulo de Cristo.

DAMOS PORQUE DIOS REINA SOBRE TODO Y TODO LE PERTENECE A ÉL 

1 Crónicas 29: 10-19 Dada la respuesta del pueblo de Dios, el rey David hace una hermosa oración que nos muestra no solo los atributos de Dios, sino las razones por las que el creyente debe dar generosamente a Dios.

Gratitud al Dios eterno: David se alegró al ver la generosidad del pueblo de Israel y lo primero que hizo fue bendecir el nombre de Dios delante de todo el pueblo. La gratitud a Dios y por ende la generosidad para con Él, brota de un entendimiento de quien es Dios, de su carácter, de su amor, de sus cualidades morales que le hacen y le distinguen por encima de toda su creación. Dios es único y nadie como Él. Nadie tan santo, tan justo, tan bueno, tan dadivoso, tan misericordioso. Por eso debemos ser agradecidos a Él, por lo que Él es.

Honra al Dios supremo: Otra de las características que resalta el rey David es la magnificencia de Dios. A Él pertenecen la gloria, el poder, la victoria y el honor. Es decir, Dios es digno de ser honrado y reconocido por su poder y porque no hay nadie como Él. Asimismo, dijo el Señor a Job: “¿Quién me ha dado a mí primero, para que yo restituya? Todo lo que hay debajo del cielo es mío” (Job 41:11). Dar a Dios es un acto de reconocimiento de la suprema majestad del Dios que es dueño de todo. No damos de lo que tenemos, sino que damos de lo que Él nos ha permitido tener, de lo que es suyo, pues todo lo que existe bajo los cielos y encima de ellos le pertenece a Dios.

Reconocimiento al Dios poderoso: (Daniel 4:34-35) Entonces, una de las primeras cosas que vemos aquí es que el fundamento para ser agradecidos y generosos con Dios es que reconozcamos a Dios por lo que Él es: el Dueño y Señor de todo cuanto existe, el único digno de recibir honra, honor y gloria; por lo tanto cuando damos lo hacemos no de lo que tenemos, sino de lo que El mismo nos ha dado, y le damos porque Él es digno y merece recibir no solo eso sino todas nuestras vidas, por cuanto Él es creador, sustentador y proveedor de todo.

Reconociendo al Dador de todo: (Romanos 11:33-36) La respuesta natural ante el reconocimiento del poder y la majestad de Dios, quien es quien nos provee todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos es la alabanza y la adoración.  Apocalipsis 4:11 Asimismo, el creyente debe reconocer que todo lo que tiene proviene del Señor y que cuando damos a Él, solamente estamos devolviendo lo que Dios mismo nos ha dado primero. Reconocer a Dios como Dador de todo y Proveedor de todo lo que tenemos es un paso importante para desarrollar un corazón generoso hacia Dios y su obra.

Poniendo las cosas en perspectiva del tiempo: Otro aspecto importante que David reconoce y que ayuda mucho a no aferrarse a los bienes materiales como propios, es reconocer que nosotros solo somos peregrinos en esta vida, que nada de lo que tenemos y somos aquí es permanente, sino que estamos de paso rumbo a nuestra ciudad celestial, donde lo material ya no tendrá importancia. Esto nos habla de la fragilidad y la temporalidad de la vida humana. Tener la real perspectiva de las cosas nos ayuda a no aferrarnos a la codicia y a los bienes materiales. 

Damos porque Dios prueba los corazones y se agrada de la generosidad

1 Crónicas 29:17 La Biblia enseña claramente que Dios prueba los corazones y que Él está atento a las actitudes que tomamos frente a su Palabra. Y dado que David sabía que Dios conoce los corazones entonces el con integridad de su corazón ofreció voluntariamente ofrenda al Señor. Dios prueba los corazones y su voluntad es que demos, pero con integridad, en santidad y de manera voluntaria, agradecida, con un corazón generoso, por amor. Hacerlo de otra manera invalida el espíritu del dar y no es agradable a Dios.

Proverbios 10:4 Existe una relación directa entre la diligencia, la responsabilidad y la prosperidad material, así como entre la negligencia, la actuación disipada y la pobreza. Muchas veces los problemas financieros que nos impiden a ser generosos vienen por una mala administración financiera; pero esto no es la voluntad del Señor. No podemos dar de lo que no tenemos, pero de lo que tenemos podemos dar lo mejor porque reconocemos en Dios a nuestro proveedor, digno y quien prueba nuestros corazones.

5.  DAMOS PORQUE ES SIGNO DE OBEDIENCIA AL SEÑOR 

1 Crónicas 29: 18-19 David conoce la naturaleza del corazón del hombre y sabe que muchas veces podemos emocionarnos y actuar en obediencia al Señor; pero rápidamente cambiar de actitud y dejar de obedecer al Señor. David ora: “Señor, consérvalos perpetuamente en esta actitud de corazón “. El deseo del Rey David era que el pueblo de Dios diera a Dios de corazón, en integridad, con agradecimiento y de manera constante y continua, como muestra del continuo agradecimiento que debemos tener para con el Señor nuestro Dios. La obediencia no solo es para un momento, la obediencia es un acto constante, es un estilo de vida y una de las principales marcas en la vida de un creyente.

6.  HAY PODER DE LA GENEROSIDAD CON DIOS.

Malaquías 3:10 Cuando Dios da riqueza a Salomón es que ya había sido depositado en el banco del cielo tesoros por la generosidad de David. Seamos generosos porque Dios reina y todo le pertenece a Él, porque reconocemos que Él es nuestro proveedor y simplemente le damos lo que Él nos ha dado primero. Damos a Dios porque Él prueba los corazones y a Dios le agrada la rectitud; y porque es símbolo de obediencia al Señor el tener una actitud generosa, constante y agradecida. 

Que Dios te bendiga y tengas una semana de completa victoria.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*