COLUMNISTAS

Racionalidad de las elecciones inconsistentes

Compartí este articulo en:

Se publicó en Nature Communications (*) un informe en el que se aborda el problema de si elegir de modo inconsistente, es un acto racional o no lo es. Esto se aplica no solamente a consumidores, sino a todas las elecciones humanas. Explican los autores que frecuentemente los humanos son inconsistentes (incoherentes), es decir irracionales, cuando se eligen entre opciones, incluso cuando no hay cambios particulares de las condiciones o del contexto.

Es decir, las personas en lugar de elegir lo que se supone “es lo mejor” (lo que tiene mayor valor subjetivo para el agente), eligen, en ciertas ocasiones “lo que no es lo mejor” (lo que tiene menor valor subjetivo para el agente). Este elegir lo “no óptimo”, de modo inconsistente, se supone “irracional”. Por lo tanto, lo que se pretende investigar desde el punto de vista neurológico, son las áreas que se activan en dicho proceso decisorio, para descubrir si indican “racionalidad” o “irracionalidad” en el agente decisor.

El interés en descubrir si desde el punto de vista cerebral del cómputo decisorio, las áreas que se activan demuestran racionalidad o irracionalidad, se sustenta en que permitiría conocer si, desde la perspectiva biológica, los procesos involucrados en la decisión son consistentes, aunque desde el punto de vista externo parezcan inconsistentes. Esto es, si las áreas que se activan en el proceso de decidir lo que aparentemente es irracional, muestra que son las mismas que las áreas activadas durante las decisiones consideradas racionales, entonces, la irracionalidad de la elección sería solamente aparente desde un punto de vista externo, pero desde el punto de vista del cómputo cerebral “biológico” no habría irracionalidad sino racionalidad.

Efectivamente esto es lo que hallaron los investigadores. Proponen que, de modo similar a la percepción sensorial y el movimiento motor, un componente sustancial de comportamiento inconsistente es la variabilidad del cómputo neural del valor. Para investigarlo realizaron un experimento que les permitió analizar imágenes obtenidas por resonancia magnética funcional (IRMf), cuyos resultados sugieren que las desviaciones de las decisiones racionales subyacen en las regiones responsables de la computación del valor. Ofrecen un modelo computacional de cómo la variabilidad en la computación del valor es una fuente de elecciones inconsistentes.

Explican los investigadores que la hipótesis de que las elecciones o decisiones inconsistentes están vinculadas a la variabilidad en la valuación no es nueva. Sin embargo, la explicación económica estándar es que la variabilidad reside en limitaciones en la información disponible por el investigador (agente decisor), no en que la elección en sí misma sea estocástica (azarosa). Recientemente también se ha propuesto –explican- que la fuente de inconsistencia en la elección o decisión sería más fundamental, es decir, que la decisión es estocástica (azarosa) porque las utilidades son estocásticas. Sin embargo, el problema sería que las utilidades se consideran inobservables y esto dificulta la investigación. En este sentido radica el mayor aporte de esta investigación, pues abre un camino metodológico para estas investigaciones.

Los autores del informe concluyen que sus resultados cuestionan que las formas de inconsistencia que se observan deban ser consideradas “sub-óptimas”. Sus resultados son consistentes con un grado de variabilidad óptimamente delimitada en torno de una representación de normatividad definida como referencia de utilidad. De hecho –afirman- los resultados pueden interpretarse como una implicación de que la conducta de elección o decisión inconsistente (incoherente) es un rasgo integral del proceso de decisión humano.

Por lo tanto, lo que superficialmente (externamente) puede parecer irracional en la elección, se trata realmente de un proceso decisorio que desde lo más profundo de la biología (cálculo del sistema nervioso), es una elección absolutamente racional.
—————–
(*) Vered Kurtz-David, Dotan Persitz, Ryan Webb, Dino J. Levy. The neural computation of inconsistent choice behavior. Nature Communications, 2019; 10 (1) DOI: 10.1038/s41467-019-09343-2

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*