ENTREVISTAS, POLITICA, Ultimas Noticias

¿Quiénes son y qué piensan las tres jóvenes mujeres que representan a la neo Renovación?

Compartí este articulo en:

Traje sastre negro, zapatos de cuero con un mínimo taco. Borceguíes y tatuajes varios combinados con ropa formal. Zapatillas y jeans. Estilos diferentes, pero un común denominador: son muy jóvenes, profesionales y simbolizan un nuevo tiempo. Rita Núñez, Anazul Centeno y Soledad Balán, las tres primeras candidatas a diputadas de la Renovación, son los nuevos rostros de un espacio político que nacía cuando ellas eran apenas unas adolescentes a las que poco importaba la política.

Son además las primeras sin lazos partidarios previos, una característica que distingue a los candidatos actuales de los antecesores: el candidato a gobernador, Oscar Herrera Ahuad, se sumó a la política en la génesis de la Renovación. El candidato a vice, Carlos Arce, hace cuatro años era un médico del sector privado sin pertenencias partidarias.

Rita es la mayor con 37 años. Se recibió de abogada a los 23 años, aunque pudo ser cantante. Es la presidente de la comisión provincial de Prevención de la Tortura. Cursaba la facultad de Derecho cuando estalló la crisis de 2001, pero fue en la secundaria cuando supo que si iba a ser abogada, la legislación era lo suyo, antes que el litigio. Entró a la Legislatura en 2007 como asesora y desde entonces, no paró. Fue una de las que trabajó en la creación del Digesto Jurídico de Misiones.

Anazul estaba en la secundaria en 2003 y reconoce que a esa edad, “me importaba más salir con mis amigas, descubrir la vida, que la política”.

Lo que sabía de la política era por su padre, médico peronista y militante estudiantil en plena dictadura. Se recibió de abogada en la UBA y tras un paso por el Senado de la Nación, se convirtió en una luchadora por los derechos femeninos y la igualdad de género. Militó con el pañuelo verde.

Soledad también cursaba la secundaria en 2003. Pero en su Bragado natal. Es licenciada en Comunicación y estudió marketing. La organización Techo le mostró la realidad y se convirtió en su directora en Misiones. Eso la hizo palpar las necesidades sociales en Buenos Aires y en la tierra colorada. Es capaz de entrar a cualquier barrio de Posadas y ser abrazada como una más. Adoptó a la Renovación sin militancia en otro espacio político.

Aunque cada una sabía de la otra, no se conocían hasta hace unas pocas horas. Economis las juntó para un reportaje en el que ellas mismas terminaron sabiendo de sus futuras compañeras de banca.

Soledad Balán (izq), Rita Núñez, centro, Anazul Centeno, (der)
Soledad Balán (izq), Rita Núñez, centro, Anazul Centeno, (der)

 

La Rita adolescente ya se marcaba el camino. Cuando participó del Parlamento Estudiantil fue elegida presidenta de bloque. “Tengo una personalidad muy directa, digamos”, ríe. Y aunque prefiere evitar los litigios, anticipa que será la negociación su estrategia para el trabajo legislativo.

Anazul muestra sus credenciales. “Empecé a militar en política en la facultad, estudié Derecho en la UBA, que, si bien dentro de las facultades es la que políticamente es más lenta, empecé ahí con la militancia, más que nada militancia de base, no partidaria. Una vez recibida comencé a trabajar en el Senado de la Nación con Salvador Cabral Arrechea, que fue uno de los fundadores de la Renovación. Ahí empezó mi contacto con la política provincial, porque estando lejos es un poco difícil. Ahí empecé mi contacto con la Renovación, y cuando volví, también milité desde el Sindicato de Amas de Casa”.

Soledad es casi debutante en cuestiones partidarias. “Vengo de un espacio social, trabajé diez años en Techo, por eso me vine a vivir a Misiones. Y lo primero que conocí de Misiones fueron los sectores más vulnerados, por eso también elijo este camino, porque sino, siento que no le puedo dar una solución real y estructural a los problemas que padecen misioneros y argentinos hoy”.

Soledad viene de Techo, donde era una joven admirada por sus convicciones. Pero cuenta…. “Cuando me metí en política, fue al revés, es como que provoca rechazo. Pero veo en la política la oportunidad de hacer cosas desde otro lugar, con mucho más impacto. La vocación política debiera ser la que más admiración despierte por tener posibilidad de transformación. Necesitamos más políticos con valores”.

¿Qué ven en la Renovación?

Soledad– “En lo personal y en la temática que trabajo, en un contexto socioeconómico de crisis nacional, creo que lo que la Renovación logró engrosar ese colchón para los sectores más vulnerables que estaba quedando cada vez más finito. Con un montón de medidas que son paliativas, por supuesto y que hay que trabajar con una proyección a futuro para que, ojalá, ya no sean necesarias, pero hoy hacen que muchos misioneros la estén pasando mejor, sin siquiera la comparación con otras provincias. Veo cómo se está trabajando con el agua en los distintos barrios, es la segunda provincia que más soluciones habitacionales entrega. Todos los Ahora que están beneficiando a diferentes sectores, los operativos del PAS, que permiten un acercamiento y herramientas a estos sectores que de otras formas no lo podrían hacer. Los que estamos en la política tenemos que ser pontífices, que viene de crear puentes, porque no se puede pensar en gobernar una provincia, un país, pensando en un solo sector, porque ningún puente se sostiene de un solo lado, hay que incluir a los sectores más vulnerados en esto, si queremos lograr una sociedad más justa y más igualitaria. Me parece que estas medidas hacen esto, y, también lo hacen desde cosas más explícitas, como ir abriendo caminos. Los Patitos es un barrio de Posadas, que hoy tiene más de 40 años, es uno de los asentamientos más antiguos, y hoy se está terminando si el clima lo permite, el asfalto para conectar con la 213, que son 35 cuadras y que antes era impensado. Es unir, desde algo tan físico y tangible como eso, hasta con oportunidades para todos.

Anazul -Me parece que Misiones es como un ejemplo, un laboratorio de ideas que debería ser tomado en cuenta, no sólo por las provincias, sino para la Nación, especialmente en este momento en donde hay una total crisis de representación política. La Renovación viene hablando del consenso, que hoy está tan en boga y tan en boca de todos, viene haciendo consenso desde 2003. O sea, que venimos con una escuela, de larga data de incluir a todos los sectores políticos. Hoy las sociedades están compuestas por personas dinámicas que están todo el tiempo cambiando, entonces encerrarse en cuestiones egoístas, es como que no llegan a nada, me parece que la construcción pasa por otro lado, me parece que es valorable que podamos seguir en este camino, transformado estructuralmente a la provincia, está buenísimo.

Rita- Yo que vengo trabajando hace un poco más en política, no me sorprende la capacidad de transformación de la Renovación, que se va adaptando a las circunstancias, va evolucionando como lo exige la propia especia humana, una especie que evoluciona constantemente. Y la política no debe ser ajena a eso, en ese camino, la importancia de la generosidad y de la visión estratégica del partido y de todos sus componentes que se adhieren a esto. Porque a veces, en otros espacios, la conducción dice algo, y, los espacios internos generan rompimientos. Nuestros dirigentes tienen muy en claro cuál es la línea de trabajo, y se adhieren a esas líneas. Con eso uno se siente a salvo y en casa, sabiendo que el misionero piensa para el misionero. Esa es una cuestión que siempre resalto: No es que uno no piensa en Argentina, o en el país, se siente parte, porque sería absurdo decir que es sólo Misiones y nada más. Pero claramente uno puede ocuparse de lo suyo primero, resolver esa prioridad, y, luego sí abrirse. De hecho, somos ejemplo nacional en un montón de cosas. Todo lo que se hace en el ámbito estatal en nuestra provincia, es reconocido por la excelencia. Pensá en salud, en el Centro del Conocimiento, que no lo tiene nadie. Viene gente de afuera y dice ¿cómo puede ser que una provincia tan chica tenga tantas cosas? El Centro del Conocimiento tiene eventos propios, cuando la Nación está desfinanciando ballets, gente que se quedó sin trabajo de la cultura, viene a probar a Misiones para ingresar a las orquestas. Todo lo que tiene que ver con educación, con la innovación, toda la cuestión de la producción, la biofábrica. Hay una infinidad de instituciones que se juntan y que tienen personal calificado, que está formado acá en Misiones. Entonces, esa transformación fue no sólo impulsada, sino que, llevada adelante por la Renovación. El proyecto misionerista no es una frase, es una realidad palpable por todos.

¿Qué pueden aportar ustedes, en un año en el que la mujer va a tener mucho protagonismo a partir de la Paridad de Género?

Anazul– Desde mi formación quizás, yo soy abogada, pero especializada en género y políticas públicas, justo estoy terminando mi tesis de mi maestría, siempre en la lucha por los derechos de las mujeres por supuesto. Y esto que hablábamos de que quizás la incorporación de este nuevo género de mujeres, que tiene que ver con una visión distinta. Si bien traemos experiencias, que forman parte de nuestra identidad política, con toda la trayectoria de mujeres que han luchado para que estemos acá, nosotras vamos por lo que sería la cuarta ola de feminismo. Mira que yo hablo de feminismo en una provincia que es difícil hablar de feminismo. En todos lados se le ha dado como una carga negativa, sin embargo, en ser feminista no hay nada más que entender que hay una relación desigual de poder para las mujeres y que te parezca que eso está mal. Nada más. Es la búsqueda de la igualdad, siempre escuchamos que el feminismo es justicia social y yo creo que estoy absolutamente de acuerdo con eso. Entonces yo por ahí vengo desde ese lado, a ponerle esa cara. Me parece que es un mérito de Carlos Rovira como conductor poder distinguir cuáles son las necesidades del pueblo que quieren representar, en este caso ponerle cara, darle voz, darle un lugar muy importante.

Rita– ¿Qué puedo aportar? Primero un compromiso inclaudicable con mi pueblo, con Misiones, claramente con el partido y con lo que significa. Más allá de la cuestión partidaria, lo que significa el proyecto misionerista, el proyecto de la Renovación. Me considero a mí misma, alguien a quien le gusta laburar, las mujeres de mi casa siempre trabajaron, yo viví en un matriarcado. Mi papá es mecánico, mi mamá fue directora de escuela, supervisora, siempre hizo su carrera, mi papá siempre con nosotros, mecánico, con su taller en la casa, y mamá siempre laburando. El compromiso, porque es la base de todo, la lealtad, las causas tienen que ver con las necesidades de la gente, eso básicamente, compromiso y trabajo es lo que voy a ofrecer. Estoy abierta a los desafíos que requiera la conducción, que requiera el bloque de mí. Mis habilidades las conocen, claramente. Me considero un soldado de la Renovación, siempre lo fui. Y en eso me siento tranquila, porque uno va trabajando mientras hay alguien que está pensando, uno va haciendo lo que la conducción va mandando. No me siento un títere, porque hay gente que dice que uno no toma sus propias decisiones, y sí las tomo, porque mis decisiones son hacer la dinámica. Porque uno viene de un bloque, que tiene una dinámica propia, a la que uno le pone su impronta, pero tiene que sumarse.

Soledad -En mi caso lo que puedo aportar es la tranquilidad, la escucha, estar al lado de los sectores más vulnerables, el estar al lado de la gente, porque se dice mucho y no deja de ser real por más que se repita tanto, que creo que eso que nos lleva a tomar decisiones en cuanto a las realidades, a las grandes necesidades y sueños de los misioneros, así que esa es mi apuesta y lo que puedo ofrecer. Por supuesto con muchísimas cosas para aprender y seguir profundizando para dar respuesta a todos los sectores. Las responsabilidades vienen de la mano de las oportunidades, hoy hay muchos sectores que necesitan esas oportunidades, así que, trabajar para esa igualdad.

¿Cuál sería el nuevo desafío del momento?

Soledad En lo político, si venís hablando de la paridad, que surjan miles de mujeres que quieran participar en política y que ganemos esos espacios. Es esta provincia es en donde tenemos mayores diferencias entre lo que ganan hombres y mujeres por su trabajo, tenemos muchas luchas que dar desde este lugar, creo que la Cámara es un gran lugar para poder hacerlo, y nosotras, desde la juventud y como mujeres podemos incentivar a que más mujeres se quieran meter.

Rita– Que le pierdan el miedo a la política.

Anazul -Me parece que también hay que entender que muchas mujeres participen en la política, no significa que participen con una mirada de género, entonces es un poco abrir la cabeza y transversalizar la mirada de género en  la política, en la Cámara y en las instituciones. Creo que el feminismo popular ha tenido esa característica, de haber influido en las instituciones, leyes y en distintos lugares, de manera positiva para nosotras. Para mí el feminismo es lo máximo, nos ha ayudado en un montón de aspectos, entiendo que es un movimiento masivo con el “Ni una menos”, que ha logrado sacar a la calle a millones de mujeres.

¿Anazul, vos tenés militancia con el pañuelo verde y en Misiones hay un proyecto para que sea declarada pro Vida?

Anazul- No se ha declarado, fue un proyecto que se presentó, pero nunca fue declarada por la comisión. Creo que es una discusión muy profunda y es un debate que tendrán que volver a dar nuestros representantes y nuestras representantes en Cámara alta también. Me parece que está bueno abrir la discusión en forma interna, creo que también tiene que ver con eso mi inclusión en la lista, el poder ponerle la cara, porque el movimiento feminista en Misiones también tuvo mucho peso, así que está bueno plantear las distintas ideas.

¿Cómo resolver cuestiones de género como salario y violencia?

Rita Salarios es difícil, porque no se puede legislar desde acá. Más que nada primero hay que contarlo más, porque cuando se saben los problemas, cuando se conocen, decimos “tenemos que solucionarlos”. Y a veces no se habla de eso. Sobre el femicidio, que es el peor resultado de la violencia, hay que difundirlo, se tiene que saber qué es violencia. Yo creo que hay que trabajarlo muy fuertemente y también es una cuestión también de ustedes como comunicadores, contarlo, decirlo, y, cómo se titula. Porque es como decía Anazul de la transversalidad, los derechos humanos en general deberían ser transversales, y nos ha pasado lamentablemente, que se han mal utilizado, se le daba mala prensa, sobre todo con este último Gobierno nacional, que demonizó un trabajo tan fantástico como la reivindicación de los derechos humanos, no. Hoy tenemos un Ministerio de Derechos Humanos totalmente flojo, que habla de una crisis penitenciaria como el éxito de un sistema de seguridad, que me parece un espanto. Lo más grave es que no solamente lo diga el ministro Garavano, sino que hay mucha gente que lo escucha y coincide. Pero me parece que falta la difusión.

Anazul- Una deconstrucción.

Rita– Debatir que se pueda decidir qué es lo mejor para la ciudadanía. Porque en definitiva la decisión la tiene que tomar el pueblo, somos nosotros sus voces. Seremos si Dios quiere.

¿Qué piensan del momento económico, momento de crisis?

Anazul– Es terrible. Uno de cada tres argentinos es pobre, y, dentro de eso, siete de 10 son mujeres. Misiones gracias a esos planes, a esos programas, que se implementaron, el impacto es fuerte, pero puede sobrellevarse. En 2001 del riesgo país no entendía mucho, ahora recién empiezo a entender el concepto. No lo puedo creer, pensé que era un ciclo que no lo iba a ver nunca más y hoy se está repitiendo. Muy triste la realidad de muchos argentinos.

Rita -Lo decían muchos intendentes, en las recorridas, mucha gente te pide para comer. Creo que eso es el desafío, es ver esa necesidad, ver cómo colaborar a paliar eso sin pasar al asistencialismo masivo, que también es un riesgo. Hay que generar trabajo. Creo que la línea de la agricultura familiar, las huertas, generan trabajo. Ver la producción alimentaria, enseñar que la gente puede comer lo que crece en su lugar, creo que es una herramienta clave. El fomento de las cooperativas, me parece que la economía fraterna o social, así la llamamos porque mi hija va a una escuela donde lo tenemos muy asimilado como fraterno. Creo que el desafío está en no perderse, porque hay muchos que se van en lo semántico y no bajan a lo práctico, en una crisis que está atravesándonos, sería un error grave y las consecuencias las pagaría el pueblo.

 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*