ECONOMIA, EN FOCO,

¿Qué hacemos con los jubilados?

¿Qué hacemos con los jubilados?
Compartí este articulo:

Escriben Guillermo Knass y Martín Leiva Varela, ECONEA, para Economis. Argentina está pasando por un momento único e irrepetible en la historia, esta transitando su bono demográfico, esto significa que hay mas gente en la Población Económicamente Activa o en edad de trabajar que en la Inactiva. Este bono se considera cuando hay mayor cantidad de personas entre 15 y 59 años en un país, que es donde es menor el costo por trabajador activo de sostener a los infantes y a la clase pasiva. Esto potencialmente es una oportunidad histórica para generar ahorro y volcarlo al crecimiento de la economía. En Europa por el contrario  tienen el problema de la población envejecida por la baja natalidad de las últimas décadas y el alargamiento de la esperanza de vida por los avances médicos y los cuidados de la población adulta.

Por el contrario, África en general tiene una alta proporción de población por debajo de los quince años por sus incipientes avances en salir de la pobreza, lo que disminuye la mortalidad infantil, con lo que para entrar en el bono demográfico le falta un tiempo.

En el gráfico siguiente podemos visualizar la duración de nuestro bono demográfico y del resto de los países de Latinoamérica.

Pero el tema en cuestión no es el bono demográfico en si, sino decir “tenemos problemas con nuestro sistema previsional estando en el bono demográfico, ¿entonces que pasará en el 2030 cuando salgamos de él?”.

Dentro del paquete de reformas que se esta negociando en estos días entre Nación y Provincias se encuentra la discusión de poder encontrarle solución a un esquema de jubilaciones y pensiones que, mediante el “bono demográfico” es profundamente deficitario.

 

 

Los números:

La Argentina volvió al sistema de reparto en el 2008, esto significa que en principio las jubilaciones se pagan con lo que se recauda de los trabajadores activos. El sistema instaurado en los 90 (de capitalización y ahorro consistía en que cada trabajador tenia una cuenta donde depositaba su aporte mensual, el que era administrado por una AFJP para hacerlo crecer y retribuírselo al momento de jubilarse).

Existen aproximadamente 8,2 millones de jubilaciones y pensiones.

Estas sumaran $1.210.813 millones de pesos en el 2018, aproximadamente un 9 % del PBI.

Solo un 30 % de estas se financian con aportes y contribuciones, o sea un 3 % del PBI.

El déficit previsional equivale a 6% del PBI, esto es la diferencia entre lo que recauda y lo que paga.

La relación de trabajadores y jubilados en la Argentina es de 1,3 o sea que bajo el sistema de reparto un trabajador debería debería trabajar lo suficiente para su consumo y ahorro personal y casi para pagar una jubilación.

De los datos mencionados arriba podemos extraer las siguientes conclusiones:

  • Para que el sistema de reparto sea genuino partiendo de que hoy el monto y la cantidad de jubilaciones y pensiones es la correcta necesitaríamos dos trabajadores en blanco más por cada jubilado y pensionado existente.
  • Se estima que existe un 34 % de trabajadores informales con lo cual ingresándolos al mercado formal y realizando los aportes seria una gran ayuda al sistema.
  • La recomendación es que existan 3 trabajadores por jubilado para que el sistema funcione, no nos olvidemos que nos encontramos en el bono demográfico en estos años, quiere decir que potencialmente existe el máximo de trabajadores combinado con el mínimo de jubilados que puede dar la estructura demográfica de nuestro país.
  • Una vez que dejemos de transitar el bono demográfico el problema se agravará más, dado que habrá menos trabajadores por jubilado y a esto debemos sumarle que la esperanza de vida se extiende aún más.

Ver gráfico siguiente:

Separando la paja del trigo:

 

El problema no es solamente argentino, el mundo es así principalmente por los avances en medicina y la planificación familiar.

También el trabajo basado en el esfuerzo físico va disminuyendo, con lo cual irá corriendo la edad jubilatoria acorde a la capacidad no es descabellado.

Por otro lado, afirmar que el sistema de jubilaciones se tiene que financiar estrictamente con aportes de tres trabajadores es algo muy rígido, así que no esta mal que se financie con parte de los impuestos.

La particularidad de nuestro país es que está atravesando el bono demográfico, pero también está atravesando la emergencia previsional.

Si no logramos crecimiento que aporte ingresos mas altos y mayor formalidad en el empleo tenemos un problema grave a enfrentar en quince años y la verdad esperamos no morirnos antes.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*