POLITICA

Por unanimidad en Diputados, se aprobó la Ley Justina, mirá de qué se trata

Por unanimidad en Diputados, se aprobó la Ley Justina, mirá de qué se trata
Compartí este articulo en:

La Cámara de Diputados sancionó por unanimidad (202 votos a favor) la nueva Ley de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, conocida como Ley Justina, por la niña de 12 años que murió en noviembre pasado luego de esperar durante tres un trasplante de corazón. Desde que supieron que necesitaba un trasplante, Justina y sus papás iniciaron una campaña para concienciar a la sociedad sobre la donación de órganos.

La Cámara de Diputados sancionó por unanimidad el proyecto de “ley Justina”, que marca un antes y un después en la donación de órganos en la Argentina. A partir de esta ley todas las personas son donantes de órganos, salvo que hubieran expresado su voluntad contraria.

El principal cambio que la ley aprobada introduce en la anterior es la instauración de la categoría de donante presunto: toda persona mayor de edad que no haya expresado su negativa a la donación será tratada como donante. Hasta ahora, sólo se tomaban como donantes aquellas personas que hubieran manifestado expresamente su voluntad de donación (en caso de mayores de edad) o cuyos responsables legales quisieran donar sus órganos (en caso de menores de edad o personas tuteladas).

Se aprobó la «Ley Justina»: ahora todas las person as serán donantes de órganos, salvo que expresen lo contrario

El proyecto fue impulsado por el senador de Cambiemos Juan Carlos Marino y los padres de Justina Lo Cane y busca «desmitificar, simplificar y liberar a las familias de tomar una decisión en el momento trágico de la muerte de un ser querido».

En consideración a la familia de Justina, presente en el recinto, los diputados cambiaron el orden de tratamiento de los proyectos previsto para hoy y le dieron prioridad a la ley de trasplantes.

La ley fue sancionada por 202 votos a favor, sin abstenciones. Fue el final de una sesión emotiva, que terminó con todos los diputados aplaudiendo de pie.

Con pleno consenso se votó la ley que adoptó el nombre de Justina Lo Cane, la nena de 12 años que falleció el año pasado, el 22 de noviembre, por no recibir un trasplante de corazón a tiempo. Como pasó en el Se nado, los padres de Justina, Ezequiel y Paola, también sus hermanos y abuelos, siguieron todas las alternativas, presentes en el recinto -junto al senador Marino-, con profunda emoción.

La norma elimina la necesidad del consentimiento familiar en caso de que el fallecido no hubiera expresado en vida su voluntad de ser o no donante de órganos. Hoy el 40% de las donaciones que se pierden son por oposición familiar. Si bien ese aspecto de la ley se terminará de definir en la reglamentación, el objetivo es reducir esa cifra. Sí seguirá siendo necesario el aval de los padres en caso de que el posible donante sea un menor de edad.

Hay unas 10.500 personas en la Argentina que esperan por un trasplante, se destacó durante el debate. Y sólo donan hasta ahora, 13 personas por cada millón de habitantes.

La norma, elaborada en conjunto con el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), lleva el nombre en honor a Justina Lo Cane, la niña de 12 años que falleció en noviembre pasado mientras esperaba un corazón para ser trasplantada.

Como miembro informante, el diputado Daniel Lipovetzky (PRO) consideró que la temática “es de altísima sensibilidad y también es de esperanzas” y recordó que “esta ley nació a partir de Justina, una niña que puso en valor lo que significa la donación de órganos en Argentina”.

“Tuve la posibilidad de compartir con su familia parte de la internación; compartí ese momento de angustia de todo padre cuando su hijo está internado”, rememoró y dijo que la ley busca “darle respuestas a los miles de chicos que están esperando un trasplante”.

“Este proyecto es una mejora, impulsado por el senador Juan Carlos Marino, de la ley actual y genera acciones directas y eficaces para facilitar el trasplante de órganos”, puntualizó Lipovetzky. “Le debemos esta ley a Justina y a los miles de argentinos que esperan un trasplante. Esta ley es futuro, estamos cumpliendo el mandato popular para mejorar la calidad de vida de los argentinos”.

La diputada Carmen Polledo (PRO) también respaldó la media sanción, al considerar que “moderniza la regulación del marco legal y establece requisitos para profesionales e instituciones médicas”.

“Tuvo un enorme consenso en el Senado y entiendo que también lo tiene entre nosotros”, dijo Polledo, como un anticipo a la votación afirmativa. “Es un agilización eficaz en la búsqueda de una sociedad más justa y solidaria”, resumió.

La diputada María Gabriela Burgos (UCR) dijo que esta ley “produce un cambio de paradigma, expresa el respeto por la autonomía, la equidad y la autosuficiencia”. “Elimina todas las trabas burocráticas, queremos que Argentina se convierta en un país líder en materia de trasplantes”, añadió Burgos.

En tanto, la diputada María Fernanda Raverta (FPV-PJ) respaldó la iniciativa pero consideró que “no es suficiente en un modelo económico que recorta en salud pública”. Igualmente ponderó el rol de los padres de Justina, “quienes están dando un paso fundacional, están haciendo historia”.

En una emotiva intervención, el diputado Pablo Kosiner, presidente del bloque Justicialista, relató una experiencia de su vida personal y recordó que también perdió a un hijo mientras esperaba un trasplante.

“Tenemos que hacer cumplir la presunción de donación de órganos desde el momento de nuestro nacimiento; si lo hacemos como política de Estado le vamos a cambiar la vida a millones de personas”, sostuvo Kosiner.

Asimismo, el diputado Fernando Brügge (Córdoba Federal) mencionó que “en el INCUCAI tenemos más de 7 mil casos en espera”. “Hay que aprobar esta ley porque es profundamente humanista y va a mejorar el nivel de solidaridad de los argentinos”, sumó.

La titular del bloque del Frente Renovador, Graciela Camaño, resaltó el rol del INCUCAI. “Hemos tenido un alto nivel de decencia médica. El INCUCAI ha sido una institución que nos permite defender el trasplante enfáticamente, es una de las instituciones más trasparentes de la democracia”, aseveró.

Desde el Peronismo para la Victoria, la diputada Lucila De Ponti aseveró que “en ningún caso la burocracia o la ineficiencia estatal pueden ser las causas por las que se pierden vidas” y envío un mensaje solidario a los padres de Justina: “Sólo el amor convierte en milagro el barro”.

El proyecto modifica la actual ley, introduciendo una serie de cambios con los que se busca dar respuesta a las personas que actualmente se encuentran en lista de espera para un trasplante de órganos o tejidos.

Además de incorporar principios bioéticos que protegen a los donantes y los receptores, la iniciativa promueve la autosuficiencia del sistema. Prevé la donación cruzada (entre dos parejas de donante/receptor no relacionadas, pero compatibles) para los trasplantes de riñón sin intervención judicial y obliga a los profesionales a notificar al INCUCAI la indicación de diálisis o trasplante renal.

El texto promueve la incorporación en los centros de salud de profesionales entrenados en la promoción de la donación y la detección de potenciales donantes.

El debate se inició a las 17, después de más de cuatro horas de sesión en las que se plantearon homenajes, decenas de cuestiones de privilegio y pedidos de apartamiento de reglamento. En ese contexto, legisladores de la oposición plantearon reclamos y posiciones sobre los despidos en la agencia Télam, el acuerdo con el FMI y la situación económica del país, entre otros temas.

En el temario de la sesión de hoy también se prevé el tratamiento del proyecto de urbanización de villas que, como se sabe, propone expropiar terrenos para urbanizarlos mediante la creación del régimen de integración socio urbana y regularización dominial. La iniciativa beneficiaría a 3,5 millones de personas, equivalente a 850 mil familias.

En el inicio de la sesión, el cuerpo realizó un minuto de silencio por el fallecimiento de la señora Gema Gardiner de Monzó, madre del presidente de la Cámara, Emilio Monzó.

Se aprobó también la incorporación al temario el proyecto de ley “Brisa”, que obtuvo dictamen ayer en un plenario de comisiones y cuenta con media sanción del Senado. La iniciativa propone crear el régimen de reparación económica para hijos e hijas de víctimas de violencia de género.

También forman parte del temario el proyecto sobre Donación de Alimentos en buen estado (DONAL); modificaciones en los montos de penas y multas especificados en la ley de Estupefacientes; regulaciones del vínculo jurídico entre la Cruz Roja Argentina con el Estado Nacional; y reformas a la Ley 25.831 de libre acceso a la información pública ambiental y a Ley 24.449 de Tránsito sobre comprobante de seguro para circular, entre otros temas.

Con la presencia de 137 diputados, la sesión se inició a las 12:10. Fue presidida por Monzó, quien recibió el acompañamiento y reconocimiento de todos los bloques por haber presidido la sesión el mismo día del sepelio de su madre.

 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*