ECONOMIA, Ultimas Noticias

Poco dinamismo en las exportaciones forestales y de tabaco en el primer trimestre

Poco dinamismo en las exportaciones forestales y de tabaco en el primer trimestre
Compartí este articulo en:

En el primer trimestre de 2018 los entramados regionales que IERAL de la fundación Mediterránea monitorea generaron divisas por un total de USD 1.197 millones; este monto, que equivale al 8,3% del total exportado por el país en ese período, es un 3,1% menor al de igual trimestre de 2017.

En las 17 cadenas que el IERAL releva hay unos treinta productos que representan entre un 80% y un 90% de las ventas externas del grupo desde hace varios años atrás. A partir de este subconjunto de productos, se elabora un Sistema de Índices Regionales de Exportación (SIRE), 1 que se conforma de tres indicadores vinculados al comercio exterior: Índice de Precios de Economías Regionales (IPR), Índice de Cantidades de Economías Regionales (ICR) e Índice de Valor de Economías Regionales (IVR).

En el primer trimestre 2018, el IVR cae un 4,4% en términos interanuales (un poco más que lo que se observa en las exportaciones totales de las ER), pero sube un 0,3% respecto del cuarto trimestre de 2017 en la medición desestacionalizada.

La caída en el valor de las exportaciones regionales se explica tanto por “efecto precio” como por “efecto cantidad”. El nivel de precios implícitos de las operaciones, medido por el Índice de Precios Regionales (IPR), sube un 1,1% respecto del último trimestre de 2017 (medición desestacionalizada), pero cae un 0,2% en la comparación interanual, lo cual redunda en un deterioro del ingreso medio de los sectores contemplados.

Por otra parte, el ICR muestra que los volúmenes enviados caen en un 3,7% frente al inicio de 2017 y en un 1,3% frente al cuarto trimestre de 2017 (medición desestacionalizada). El nivel de envíos físicos del arranque del 2018 es comparable al de inicios de 2015.

De las 17 cadenas relevadas por IERAL, hay 4 que concentraron el 58% de los dólares generados este primer trimestre por el grupo. En la primera posición se ubica la cadena vitícola, que con USD 201 millones aportó el 18% de las divisas; en segundo lugar la cadena del maní, con USD 182,1 millones (15%); en tercera posición la cadena de frutas de pepita con USD 175,9 millones (15%); y en cuarto lugar la cadena de las legumbres (dominada por el garbanzo en este trimestre), que suma USD 131,7 millones (11%).

De estos cuatro entramados principales, el caso que más se destaca es, sin dudas, el de la cadena de frutas de pepita, cuya participación actual sube en cuatro puntos porcentuales interanuales (del 11% al 15%). Se trata del mejor primer trimestre en cuatro años para la cadena, que crece tanto en valor exportado (+27%) como en volumen de envíos físicos, tal como se verá luego al considerar los principales productos de la misma.

El buen desempeño se extiende en general a todas las cadenas de frutas. Se encuentra que las frutas de carozo, las frutas finas y los cítricos se suman a la lista de cadenas cuyos envíos crecieron en este trimestre (respecto a su igual de 2017). Ahora bien, debe notarse que esta mejora general de las cadenas frutales, si bien es una buena noticia, no es determinante en el resultado agregado por una cuestión de estacionalidad. Sucede que el primer trimestre del año no es el “momento más fuerte” de los envíos de frutas. En efecto, en el caso de las frutas de pepita son los dos primeros trimestres donde más se concentran las exportaciones, en los cítricos son los dos trimestres centrales (segundo y tercero) y en las frutas finas los dos finales (tercero y cuarto); en el caso de las frutas de carozo (que es una cadena de menor incidencia relativa, en términos de divisas generadas) el flujo exportador es más “suavizado”, debido a que hay un mayor peso de productos industrializados en sus operaciones.

Otras cadenas cuyos envíos crecen en la comparación interanual son: la cadena vitícola (+6%), la tabacalera (+11%), la olivícola (+5%), las infusiones (+18%) y la forestoindustria (+3%). Pero al igual que en el caso de las frutales, estas cadenas se encuentran en sus momentos “bajos” del año, por cuestiones estacionales.

Las restantes ocho cadenas bajo relevamiento se encuentran cayendo frente a la referencia de inicios de 2017. Hay varias cuyas exportaciones retroceden entre 2% y 5% (miel, papa), pero hay otras con ajustes mucho mayores, caso de la del arroz (-47%) o la del azúcar (-75%).

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*