ECONOMIA, ENTREVISTAS,

Asiain: “Los pactos son un peligro a futuro para las cuentas del Estado”

Asiain: “Los pactos son un peligro a futuro para las cuentas del Estado”
Compartí esta noticia en :

Hace honor a su posición como “heterodoxo”. No es un economista de traje y corbata, sino que cultiva un estilo descontracturado, con sandalia, morral y camisa veraniega. El estilo va coronado con un pelo largo recogido y barba desprolija. El hombre que enfrentó a Domingo Cavallo y que predice un colapso financiero en la Argentina, no da con el perfil. Pero Andrés Asiain se ríe de los clichés. El economista vino a Posadas a disertar en un encuentro convocado por la fundación Prosperitá para analizar el rol del “tercer sector” en la economía regional.

Atendió a Economis recién llegado de Buenos Aires y apenas unas horas después de que gobernadores y el Presidente firmaran un nuevo pacto fiscal, que define como: “Un peligro a futuro para las cuentas del Estado”.

“El punto más sobresaliente es la baja de los aportes patronales, esta medida no aparece ni siquiera como una baja, porque por un lado se sube la alícuota respecto de la vigente actualmente, se eliminan exenciones, y por otro lado se crea un mínimo no imponible. Nosotros hicimos un cálculo de cuanto implica esta rebaja, de cuánto serían los aportes hoy si se aplican plenos. Cuando se aplique en pleno esta reforma se reducirán 40% los aportes patronales a la Anses, lo que compromete un 12 o un 15% de los ingresos de la Anses. Lo que creo que es un peligro a futuro para las cuentas del Estado y del Sistema Previsional Argentino”, explica.

 

¿Es un problema a futuro?

Es un problema a futuro, porque hoy lo van a tapar con deuda, pero esto tiene un límite y ese agujero sobre las cuentas públicas me parece uno de los puntos centrales. Después en materia de reforma impositiva hay puntos muy variables, porque al trabajador que le prometieron que le iban a bajar Ganancias, lo van a infartar porque le van a poner los adicionales no remunerativos y otras cosas que se van a consensuar como parte del pago del impuesto a las Ganancias.

Y mientras tanto las grandes empresas, que tienen una estructura jurídica para remitir dividendos en forma encubierta, por ejemplo para el pago de intereses, a empresas vinculadas y otras cosas, le van a reducir el impuesto a las Ganancias. Aumentan los aportes en la cuarta categoría y se disminuye a las grandes empresas. También hay problemas con las empresas del interior porque parte de las exenciones que se eliminan en materia de contribuciones, son para empresas de las provincias que podían cargar a cuenta de IVA, parte de esas exenciones.

 

Como el caso Misiones…

Claramente es una transferencia hacia las grandes empresas de Buenos Aires, después hay complicaciones adicionales de provincias, muy duras, como el caso de Tierra del Fuego. Básicamente la negociación fue ponerle un reloj a cuentas para ver en cuanto tiempo va a terminar de ser destruida la industria. Lo que hicieron fue estirar el proceso de la agonía, pero el proyecto va a en esa dirección porque van a eliminar los impuestos internos a toda la electrónica del país. Y van a competir de igual a igual con los de Ushuaia que tiene un costo de transporte más alto.  

Es el panorama, después en lo que es la reforma laboral todavía no está claro el impacto, porque todavía no está claro el resultado de las negociaciones con la CGT. Pareciera ser que muchos de los puntos más polémicos se van a dejar como ideas generales y se van a discutir a nivel rama, que es lo que trascendió, está a la espera.

¿Porque crees que un visto bueno para las reformas?

Hubo un fuerte respaldo electoral del oficialismo, a su extensión en el plano nacional como partido. Y ese respaldo fue interpretado por el oficialismo como una oportunidad para avanzar en lo que ellos llaman reformas estructurales. Ellos creen que pueden aumentar las tarifas hoy, bajarlas mañana, bajar momentáneamente mediante estas políticas; pero al poco tiempo los precios internos van detrás, o cualquier gobierno puede cambiar rápidamente su precio. Pero en cambio estas políticas estructurales, son cosas que permanecen durante décadas. Apareció el aguinaldo, aparecieron gobiernos de todo signo, y el aguinaldo siguió. Te sacan el aguinaldo y vienen gobiernos de otro signo, pero no vuelve el aguinaldo.

Son reformas estructurales para “reducir el costo argentino”. Pero los economistas sabemos que todo costo, del otro lado del mostrador, es un ingreso. Es decir, se puede interpretar como reducir el ingreso, el ingreso de los argentinos. Costo impositivo, son los ingresos del Estado, el costo de los ingresos patronales, son ingresos de la ANSES, los costos laborales, son los ingresos de los trabajadores. Mientras, aumenta el costo, que yo le digo anti-argentino, que son el precio de la energía, que beneficia a las petroleras; el precio de las materias primas, que beneficia a los explotadores de materias primas; el precio de los servicios financieros.

En realidad, lo que hay es una elección de sectores económicos sociales ganadores y perdedores que implican cambios bruscos en precios relativos que reflejan cómo se redistribuye la renta hacia uno u otro sector. Todas estas reformas uno diría que son anti populares, lo que tienen es lo que llamamos una cirugía liberal pero que se está dando con anestesia financiera, porque se aplican en un contexto donde mediante el endeudamiento externo, por ejemplo, el impacto de esto en las jubilaciones y las finanzas del Estado no se va a sentir, pero van a agrandar el déficit y lo van a paliar con deuda. Y mientras los impactos de estas reformas en el mercado laboral se van a sentir más o menos, con el dólar barato van a lograr bajar un poco la inflación, también financiado con deuda y van a generar una sensación más de bienestar en el poder adquisitivo del salario y de los ingresos. La caída de ciertos sectores industriales por la importación, la contrarrestan con el boom de la construcción con los créditos indexados, parte de la obra pública también que dependen de la estabilidad de los precios vía retraso cambiario financiado con deuda y cierto boom del consumo.

 

¿Cuánto puede durar esto?

Y puede durar cuanto dure el esquema de tomas de crédito, es un esquema totalmente especulativo, que no tiene ningún fundamento. Que expliquen porque a Argentina le prestan plata cuando tienen un déficit de cuenta corriente, que la escasez de generación de dólares es estructural y que el propio Gobierno dijo en el presupuesto que iba a agravarse año a año. Es como que vos tengas un negocio y digas le va mal, genera pérdidas y te presten plata cada vez más.

Esto se explica simplemente porque a los bancos no les importa cobrar los créditos, los bancos ganan colocando créditos, porque cobran comisión y después revenden esos créditos a fondos de inversión, jubilados de no sé dónde, aseguradoras de riesgo de no sé que cosa, y se deshacen de ese deudor. Hay un negocio, entre la gente que hoy está en la gestión, en el área de finanzas, que son los representantes de estos bancos colocando deudas; entonces hay una irresponsabilidad total en el otorgamiento de créditos.

Y mientras entra guita, la cosa se pone linda. Argentina paga un 7 u 8% la tasa de deuda; y el que apostó a las Lebac está levantando un 28% en dólares, que es una locura. En Estados Unidos un bono está pagando el 1% con suerte, entonces los que entraron primero dicen, pero Argentina está pagando y está lindo, mientras sigan, ingresan créditos, los primeros cobran y están contentos. Y este sistema especulativo dura mientras lo que entre sea mayor a lo que salga. ¿Cuánto puede durar? Es imprevisible, cualquier shock internacional cambia la pauta crediticia.

 

Incluso las consultoras de riesgo están diciendo que Argentina está vulnerable, ¿No?

Y, es relativo, en realidad le mejoraron la calificación y le pusieron como una advertencia, es como un “me cubro”. Mientras estoy haciendo un entongo y revendiendo esto pongo un “me cubro” por ahí para moderar. Lo cierto es que casi todos los principios de la economía, mismo de las calificadoras, que analizan las cuentas públicas, dan negativo. El déficit es bestial.  La inflación voló a un 44% y hoy está al mismo nivel que cuando asumieron. Las cuentas externas, dan un déficit de cuenta corriente bestial. El único buen indicador de las empresas calificadoras es el bajo nivel de deuda sobre el PBI heredado. Pero es un indicador peligroso, porque como el dólar está parado y se retrasa el tipo de cambio esto infla el PBI en dólares, entonces la relación deuda PBI crece menos de lo que en realidad está creciendo. Entonces el día de mañana ante cualquier variación del dólar, la deuda del PBI salta. Después de una devaluación, la deuda vuela. Pasan del 80 a un 160 del PBI en un toque. Creo que es un sistema plenamente especulativo, cuánto dure no sé, pero cuando se pinche van a volar uno a uno todos los pilares de esta situación económica.

Primero te cortan todos los créditos de los organismos internacionales, entonces el auge de la obra pública, de esto y lo otro, se termina porque te empiezan a condicionar, te condiciona porque te exige que empieces a achicar el gasto. Y ahí todos los que estaban en el Lebac se toman el palo porque dice “todo esto en cualquier momento se acaba”. Ahí el dólar sube, o el Estado empieza a hiper endeudarse, porque no la puede parar. Si el dólar se va, todos los que hoy están comprando casas con créditos indexados por la inflación, les salta la cuota con respecto al salario y quedan mal parados. Lo peor es que están fomentando que se revendan esos créditos en los mercados secundarios, en el exterior. Es decir que probablemente vengan acreedores externos, a liquidar propiedades y a quedarse con las casitas. Perspectiva de un futuro bastante posible en mediano plazo.

 

¿Porque el argentino que ya vivió esto vuelve a aprobarlo, a validarlo?

 

Y porque esto es así, mientras la plata esté en el bolsillo. Están lo que decimos los “perros”, que ladran de entrada. El resto son gatos, lo echaron de fábrica, se puso un remis, gana un poco menos, labura el doble, pero tiene plata en el bolsillo. Se termina esto cuando no te alcanza para nada, pero para eso falta mucho, mientras se introduce la cirugía liberal, la cosa anda.

Pero uno lo mira y dice este sistema no es sustentable, porque tomás deuda en dólares, pero tu capacidad de generar dólares disminuye y tu gasto de dólares aumenta, mañana no vas a pagar la deuda.

Este sistema sólo cambia con políticas y es difícil que este gobierno lo haga.

Acá hay un problema estructural que limitó el crecimiento en la etapa kichnerista, déficit energético, déficit industrial, la fuga de capitales, el turismo del exterior, la falta de estructura interna de turismo, perfiles de consumos muy tirados a productos con bajo valor agregado nacional, electrónica, automóviles, etc. Esos problemas típicos del subdesarrollo, limitaron el crecimiento del modelo kichnerista. La falta de dólares el macrismo no lo solucionó, sino que negoció con los Fondos Buitres, y tapa todo eso con deuda, que incluso se agrava, porque el problema deja de estar visible, permite más importaciones, fomenta el turismo extranjero, como no se solucionan los problemas generados, por la deuda incluso se agravan. El problema es más profundo, tiene que ver con políticas financieras, política industrial, con perfiles de consumo; pero en vez de apuntar a solucionar alguno de estos problemas, se tomó deuda.

Lo más raro es que hay economistas vinculados con la derecha, y que están del otro lado que están diciendo más o menos lo mismo…

La diferencia es que nosotros vemos que el problema es de las cuentas externas, y los de la derecha ven que el problema es el déficit fiscal. Creo que es un error, yo creo que en 2016 si el Estado tenía todas las cuentas en regla, las cuentas externas tendrían un rojo de 32 mil millones de dólares, y las reservas eran de 25 mil millones de dólares, vos suma el déficit comercial, con el pago de intereses, con las utilidades, con la fuga de capitales, y los vencimientos de capitales de la deuda eran 35 mil o 36 mil millones de dólares, en negativo. Ese es problema, en realidad se usa como argumento de la crisis el déficit público, pero eso se podía pagar en pesos.

 Y ellos dicen que eso genera inflación, por lo que toman deuda y es lo mismo. Entonces claramente ese no es el problema, el problema es que se endeuda en dólares, por déficit estructural externo. Se piensan que matando de hambre a los jubilados y dejando de hacer escuelas van a entrar dólares de no sé de dónde. Es un problema teórico viejísimo.

Hay quienes dicen que estamos volviendo al 2001…

Sí, pero estaría en los primeros pasos. Ni siquiera el gobierno aún logró una estabilidad como el esquema de la Convertibilidad. Ellos tienen un problema y es que la inflación no la están pudiendo controlar. La estabilidad de los precios, como la Convertibilidad del 1 a 1, sin inflación es una especie de seguro del cambio. Yo soy gringo, meto la guita en dólares y sé que la llevó en dólares. Acá con la inestabilidad que hay, como mucho te meten la guita a 30 días. Todavía no lograron más que eso, el ingreso de dólares es más que nada el endeudamiento público, la política estatal, el intervencionismo liberal como toma de deuda externa para financiar, pero no han logrado tener inversiones privadas, la lluvia de inversiones que nunca llega. Uno de los puntos que más le falla es la política contra la inflación.

 

¿Qué pensás que puede llegar a pasar, reforma laboral, ajuste en las jubilaciones?

Yo creo que son medidas de mediano plazo, hay que ver como se implementa la reforma laboral y que impacto tiene. Como va afectando, el ajuste y la jubilación, todavía no está claro. Si es un ajuste por IPC, yo creo que lo va a perjudicar al jubilado, probablemente uno o dos años, si esto les sale más o menos bien, porque la inflación viene bajando. Con la otra forma, el cálculo es un rezago de los seis meses, sobre las variaciones de salario y recaudación, que le conviene al jubilado en un momento que la inflación está bajando, pero esos cálculos están basados sobre la dinámica del kirchnerismo donde la recaudación y los salarios aumentaban más que los precios. No sé si durante el macrismo le va a salir tan bien este cálculo. Ni que hablar si llega a aumentar el dólar, porque ahí se salvan solo los jubilados, porque los salarios y la recaudación van a quedar para atrás y los precios van a subir.

 

Bookmark and Share
Compartí esta noticia en :

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*