ECONOMIA,

Pese a la recuperación de 2017, la producción industrial no recuperó los niveles de 2015

Pese a la recuperación de 2017, la producción industrial no recuperó los niveles de 2015
Compartí este articulo:

En diciembre, el Estimador Mensual Industrial trepó 0,3% i.a. aunque, según cálculos propios, registró una caída de 1% en la comparación mensual desestacionalizada.

De esta forma, la industria acumuló un incremento que rozó el 2% en 2017. Sin embargo, considerando el retroceso de 2016 (-4,6% i.a.), este sector se encuentra casi 3% por debajo de los niveles de 2015. Peor aún, si consideramos el crecimiento poblacional, la contracción Industrial per cápita asciende a 5% en dos años, señala un documento de Ecolatina, la consultora fundada por Roberto Lavagna.

Desagregando a nivel ramas, resalta que la mitad ellas (seis de los doce bloques relevados por el INDEC, que implican más de la mitad de la producción total), volvieron a caer el año pasado. Sin embargo, dado que su caída fue más moderada que el alza de las otras seis las ramas, la producción manufacturera cerró 2017 con saldo positivo.

Pese a este avance, sólo dos de las doce ramas que conforman la producción manufacturera (metalmecánica y caucho y plástico) recuperaron el nivel de 2015 y sólo metalmecánica logró superar ese pico (+2,1%).

En el último año, y al igual que en la economía agregada, el crecimiento estuvo liderado por los sectores de menor “transabilidad”: la apreciación cambiaria, un consumo masivo que no despega y la progresiva apertura comercial en un contexto de atraso cambiario, están golpeando a los sectores que compiten con el resto del mundo. En contraposición, el despegue de la obra pública y (los fondos frescos del blanqueo) estimularon a los sectores no transables (especialmente, la construcción que creció en 2017 entorno a los dos dígitos.).

En este sentido, pese al rebote de 2017, el sector manufacturero continuó destruyendo puestos de trabajo registrados durante el año que pasó (según los datos del SIPA, en el acumulado de enero a noviembre 2017 se redujeron 16.000 puestos de trabajo en la industria). Este efecto obedece a dos causas principales. Por un lado, la recuperación la están liderando las ramas menos intensivas en empleo (metalmecánica, metálicas básicas) y las más golpeadas son aquellas que mayor mano de obra por unidad de producto demandan (textil, papel y cartón). Por el otro, los bloques que están recuperando con más fuerza son aquellos que contaban con mano de obra ociosa. De esta forma, al igual que sucedió en los primeros años de la convertibilidad, la recuperación industrial no traccionó el mercado laboral, dinámica que probablemente se repita en el futuro. 

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*