COLUMNISTAS, ECONOMIA,

Paz cambiaria: hay que sostener el cálido soplo de la brisa de cola

Compartí este articulo en:

Que siga la calma, cerramos dos meses totalmente inesperados en cuanto a calma financiera, el dólar se mantuvo tranquilo y tirando a la baja no solo en Argentina sino en todo el mundo dando un empujón a los mercados emergentes, al oro y también a las criptomonedas. Es verdad que hay mérito local en algunos aspectos, como la negociación con el FMI para una eventual intervención en el tipo de cambio en caso de movimientos disruptivos, pero sobre todo algo de brisa de cola en este último mes produjo esta calma.  

Paz cambiaria que empieza a consolidar una baja en la inflación, se esperan datos buenos en el mes de junio que, aunque todavía es muy alta, es importante que siga por este sendero bajista. Ello produce que los bancos empiecen a demandar menos retorno por las Leliqs tirando a la baja todas las tasas del Mercado. 

El financiamiento Pyme estuvo bastante favorecido en la última semana, no solo por esta reducción de tasas, sino también por ciertas compañías obligadas a invertir en pymes que salieron a comprar cheques de pago diferido a último momento para cumplir con sus exigencias de cierre de trimestre. Dicha demanda produjo una reducción sustancial en las tasas de interés que se negociaron por los cheques favoreciendo a pymes que lograron tomar dinero con tasas menores al 40% anual a través del mercado de capitales.

El Gobierno actual confía en que se haya entrado en un círculo virtuoso que arranca con la calma cambiaria y va produciendo todo el resto: descenso de inflación, relajación de tasas y por ende mejor financiamiento pyme que logre reactivar la confianza y la actividad, que a su vez haya más demanda de dinero en la economía real que vuelva al punto de partida donde esa demanda evite el flujo de dinero al dólar, siga calmando el tipo de cambio y así continúe el proceso anterior.

Resta ver qué puede pasar cuando aminore la oferta de los agrodólares, el BCRA está preparándose ya que durante las últimas semanas pasó de ser vendedor a comprador de futuros de dólares para estar preparado por si vuelve la volatilidad, o sea, está armando posición comprada en dicho instrumento para tener más herramientas en caso de que sea necesario intervenir.

¿Puede volver la volatilidad? Sí, lógicamente el temblor puede volver, pero me da la sensación de que existen mejores herramientas para poder calmar los ánimos:

– En principio ya hubo una dolarización muy fuerte de carteras luego de la euforia desmedida que hubo en el 2017;

– Las tasas siguen siendo, en comparación con la inflación esperada, agresivamente positivas;

– Como tercer punto, la base monetaria sigue sin crecer en términos nominales, lo que lleva a una menor cantidad de pesos circulando que pueda producir una dolarización muy agresiva.

Pero, por otro lado, se viene la parte más disruptiva que es la política. Todos conocemos a nuestros políticos que a veces son capaces de todo, promesas que ya sabemos que son imposibles de cumplir, movidas pre electorales que pueden ocasionar gastos extras a las arcas del Estado, frases temerosas anti mercado que generen algo de pánico que influya en el accionar de operadores mayoristas y minoristas. Como siempre intento recalcar en las notas que escribo, todo es un tema de confianza.

Veremos qué pasa, las cartas están sobre la mesa, el set final de este partido se empezará a jugar en algunas semanas. 

 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*