ENTREVISTAS, POLITICA, Ultimas Noticias

Passalacqua: «La matriz del centralismo tiene que cambiar, por eso nuestra letanía con el misionerismo»

Passalacqua: «La matriz del centralismo tiene que cambiar, por eso nuestra letanía con el misionerismo»
Compartí este articulo en:

A una semana de las elecciones que marcarán el primer desafío de la Renovación como espacio distinto al Gobierno nacional, el gobernador Hugo Passalacqua entiende que en Misiones se impondrá el misionerismo, que ya dejó de ser un concepto partidario para ser apropiado por la mayoría de la sociedad, que se reconfigura como una “familia misionera”.

Lo que empezó como un argumento singular, reflexiona el Gobernador, es ahora un patrimonio incluso de otras fuerzas políticas.

En su despacho, que dejará el 10 de diciembre “seguramente” a Oscar Herrera Ahuad, el Gobernador hizo un pormenorizado análisis del momento político y del escenario distinto que es para la Renovación defender en soledad sus ideas.

“Pertenecemos a otro color político de la Nación. Y nos hemos manejado con mucha institucionalidad, como corresponde. Estamos en una campaña respetuosa, sin hablar mal de uno u otro, que está muy bien, porque así debe de ser las elecciones. Debería ser siempre así, de escuchar, bien, tranquilos. En el área institucional nadie se debería asustar que alguien hable con otro, sea un presidente, un concejal, que sea de otro partido”, asegura en una entrevista concedida a Economis.

¿Cómo fue la experiencia de estos cuatro años transitando en veredas distintas?

Nosotros somos un esquema provincial, modesto, humilde, austero. Un modelo hecho a medida de tres millones de hectáreas, que es más o menos la dimensión de Misiones, para los intereses de los misioneros.Me rebela, para no decir me picha, tener que opinar de las cuestiones centrales. No es ningún descubrimiento, de 1810 a 1852, hasta la “Batalla de Caseros”, que define la Constitución de la Argentina de 1853, fueron 42 años, en que había sólo provincias, por eso uno dice “las provincias unidas del Sud”. Las provincias eran muy poderosas, incluyendo la de Buenos Aires, por eso la guerra de 1852. Pero las provincias decidimos en 1953, hace 170 años, constituir Nación. Se hizo la Nación Argentina, para que nos cuide, nos proteja, nos equilibre a las provincias ricas, con las provincias pobres, un ejército que cuide las fronteras, etc. Pero en la década del 1880, se dio vuelta la taba, y la Nación, de ser una creación de las provincias, pasó a ser la patronal de las provincias y empezó a ser una máquina de succionar hacia Buenos Aires, que no se detuvo nunca. Y eso no es contra este Gobierno, es contra del anterior, del anterior, hasta Juan de Garay. En una charla con Rogelio Frigerio, con Nicolás Dujovne, hablábamos de que esto empieza cuando Garay clavó su espada en el puerto de Buenos Aires. Desde entonces todos los caminos, todos los ferroviarios, todos los medios comunicacionales, el mundo cultural, el mundo financiero, el mundo impositivo, termina allá, todo termina allá. Por eso uno se pregunta, por qué Buenos Aires es opulenta, y acá andamos todavía en el barro, todo el Nea, Noa, hay unos índices de pobreza enorme, y ellos están bien, hay algo que no cierra.

Oscar Herrera va a ser el gobernador, y creo que va a ejercer con mucha responsabilidad, porque es una persona muy sensible. De seguir en esta línea, va a llegar a cero, a deber nada.

 

Hubo una promesa de discusión de la coparticipación que no se cumplió…

Es que eso no es para discusión, no quiero ver qué opinan, yo quiero que me digan qué van a hacer para revertir toda esta situación. Eso no se reduce a la Ley de coparticipación, eso es algo muy simple, pero ya desde sí es imposible porque debería ponerse todo el mundo de acuerdo, es una ley cerrojo. Es la matriz la que tiene que cambiar, por eso nuestra letanía con eso del misionerismo. Algunos piensan que es un lema nuestro, yo de Passalacqua, pero yo, el misionero; el que nos lee, el que nos ve, no es menos que un alto funcionario que está en Buenos Aires, o de los núcleos Santa Fe y Córdoba, yo no me veo menos. Pero nos bajaron tanto la autoestima, ignoraron nuestros próceres, limaron a Andresito, limaron la historia, no existió la constituyente de Concepción del Uruguay, o el Congreso del Arroyo de la China. Nuestra declaración de independencia fue un año de la de Tucumán, pero no la tomaron en cuenta.

No la sabemos ni los propios misioneros.

No, claro que no, es invisible. Creo que es el momento y está ocurriendo en todas las provincias, porque hablo mucho con mis colegas, todos están retomando a sus caudillos, en una recuperación de la memoria colectiva. Ojalá un día la Argentina sea una federación de partidos provincialistas, porque así debiera ser. Y el que aspire a ser presidente de la Nación tenga que hilvanar los intereses de las provincias. Yo creo que esa es la solución, nosotros le aportamos muchísimo a la Nación desde lo cultural, lo gastronómico, económico, pero no hay una respuesta. Mira si hubiésemos tenido la coparticipación que merecíamos, sólo la coparticipación, ni que hablar si tuviéramos otros fondos, estaríamos en la gloria.

Mientras eso no se discuta, el folklore que se discuta, por quién tenés tu corazoncito, quién te gusta más, yo tengo quien se lleva mi corazoncito, pero eso es quedarse en la marquesina. También que se muevan tanto los jugadores nacionales, es difícil, que fulano se fue con mengano, la foto cambia a cada rato, ¿cómo uno va a tomar postura con eso? Nunca vi esto.

Durante la campaña se discutió sobre el reparto de los recursos federales y el candidato de Cambiemos dijo que la Nación mandaba muchos recursos, más de lo que Misiones aportaba…

No sé que dicen, pero no es contra este Gobierno, no es contra el anterior. Mirá que pasó el radicalismo, el peronismo, la democracia, la dictadura, y todos con la misma lógica. No quiero polemizar, menos a esta altura del partido, pero no es defender un tema del oficialismo, es un tema matricial mucho más profundo. Ojalá fuera algo superficial, pero los recortes que hizo Nación fueron indignos, y no recibimos de ningún Gobierno, de ninguno, más de lo que mandamos. Pero de ninguno, porque no hay forma de recibir más de lo que mandamos. Si somos los octavos en la economía, y somos el número 18 de lo que vuelve, hay algo que no está bien.

¿Cree que el misionero va a valorar que le tocó gobernar en estos cuatro años, en los peores momentos?

Un momento muy malo, pero sobre todo para la gente. Ojalá que mañana nos despertemos y esté mejor. Yo sueño con eso, que le vaya re contra bien al Presidente, sería el hombre más feliz, pero no va para ese lado. Los milagros existen, puede ocurrir, pero… Yo me saqué mucho sectarismo, me despojé muchos colores, veo gente que no come, mira si me van a importar los colores, si me gusta fulano o mengano, si tengo más dialéctica o no, si le gano una pulseada a quién tiene más o menos… La gente está cada vez peor, desde el empresario, la PyME, el que trabaja, el que busca changas, pocas veces se vio algo así. Tendremos que empezar a mirar más hondo en el problema, ver más lejos, pensar en los misioneros que todavía no nacieron y ser más afectuosos en la política. Yo me imagino que la gente para colmo que está mal, prende la tele, o la radio, y escucha: “chorro, ladrón, corrupto, cuando vos estuviste”. Vos estas así, y escuchás a los tipos que están así, que no van al fondo del problema, yo me enojaría mucho con la clase política. Eso nos pasó con el divorcio de la clase política, sindical, etc. Hablemos de la política, porque por la soberbia, de subirse a un súper pony, se la creyó. Se llama el síndrome de Hubris, que vos te la crees que lo sabés todo, que sos el único que tenés la potestad, la verdad y sos un tarado que no sabe nada, de ahí al absolutismo, hay nada. En estos tiempos de crisis hay que estar muy tranquilo, muy sereno, si cometés un error, el barco escora. Hay que estar atentos, que tus maniobras, aunque parezcan malas a la vista, sean buenas, porque a veces no hay tiempo para explicar todo.

¿Cuál fue tu estrategia, hablando del barco, para sostener el timón en medio de la tormenta? Porque Misiones no tuvo mayores problemas, en este proceso.

Además, parece una pavada, pero tuvimos para pagar sueldos. Estamos re contra bien, sacando a las provincias donde el empleo privado es enorme, porque ni en Córdoba, ni en Santa Fe, ni en Buenos Aires, el Estado es el mayor empleador. Sacando esas provincias, nosotros somos la primera que tiene la menor cantidad de empleados públicos cada mil habitantes. Eso habla bien de todos los gobernadores. Todos se comportaron, seriamente con el empleo público, con errores todos, sí, yo también soy campeón de los errores. Pero en eso no, en empleo público no. Cuando ves otras provincias, te das cuenta de que hicieron un desbarajuste.

Deuda, déficit, etc, en contraste con Misiones…

Sí, eso se llama disciplina fiscal, de no tomar préstamos por tomar. Para la gente es un abstracto, pero es como que yo me voy a Garbarino y saco algo en cuotas, después me sale carísimo, porque los intereses son altos, aunque parezcan bajos, porque son en dólares, acá tenes movimientos siempre ascendentes, son hipotecas a 30 años. La deuda lo terminamos a pagar en el año 25, estamos terminando de pagar una deuda de los 90. Lo dije en mi discurso: Pasamos de deber dos presupuestos juntos, al ocho por ciento de uno. Nuestra aspiración es llegar a cero. Yo creo que Oscar Herrera va a ser el gobernador, y creo que va a ejercer con mucha responsabilidad, porque es una persona muy sensible. De seguir en esta línea, va a llegar a cero, a deber nada.

¿Cuál fue tu clave para gobernar?

Yo creo mucha en la cercanía, en la cercanía en serio, física, caminar. Una cercanía espiritual, no sentirte más que nadie, yo siempre digo que soy un simple docente que está de paso de gobernador. Vivo en mi casa, no en la residencia. Lo segundo es estar sereno. Lo tercero, es la llave, es ser un perro de presa para traer inversiones, tenes que salir, buscar, agarrar la rodilla y no soltar. El parque industrial era un pastizal y en dos años tiene pinta al menos, porque te lleva tiempo. Ahora vino la gente de IKEA, los llevamos a nuestros centros de producción de madera, en las plantas de diseño, les hicimos un paseo con drones, todo.

¿Y vienen?

Son la marca de muebles más grande del mundo, están en 52 países. Hay que esperar. Pero solo la fábrica de viviendas que hicimos con la Apicofom va a dar empleo a 2500 personas, va a duplicar a otras empresas. Es mucho. Queremos hacer tres de esas fábricas, esta es la primera, que nos salió muy bien, porque el 28 de junio se hará la primera casa. Tenemos Aguas de las Misiones que anda muy bien. Yo no tengo ningún interés, más que el interés de la gente, no respondo a un interés sectorial, me equivoco por torpe, pero no por interés. Todos estos pequeños dinamizadores de la economía, sostener el empleo, el servicio que da el empleador, sostener la obra pública, es un equilibrio. Siempre lo hicimos con los sectores sentados, juntos. Con el Ahora, invitamos a todos, al almacenero, al del supermercado, al panadero, etc, hablamos, les mostramos la propuesta, preguntamos si les parecía, si había algo que corregir. Escucho, lo vemos, lo mejoramos, eso le cuesta al Estado, pero estás aliviando el bolsillo de la gente, le hacés la vida un poco más fácil, movés la economía, sostenés el empleo, mejorás la economía de la gente, eso es un Estado activo. Con eso, si le agregas el Fondo de Crédito, tenes una patita movilizadora, dentro del estado de miseria que hay.

El Fondo de Crédito era una promesa de campaña y hoy está activo…

Yo decía el banquito, no lo inventamos nosotros, pero lo pusimos en marcha. Hace muchos años, se llamó la Caja de Crédito en realidad, pero salió mal, creo yo, por cuestiones de amiguismo. Yo jamás recomendé a nadie. Es más, no tengo ni el número de Horacio Simes, para que no me digan que lo recomendé, yo no recomiendo nada, es más cuando alguien viene de parte de, es para echarlo, cada uno viene con su carpeta, se lo evalúa, pero nadie es más que nadie.

¿Hasta cuánto Misiones puede aguantar en este contexto?

Mira… esa es la pregunta del millón, porque, por ejemplo, tenemos un sistema de salud que es excelente, y a la política de salud, hay que sostenerla. Si tenés un sistema de salud de excelencia, hay que sostenerlo, el Madariaga, el Hospital de Oberá, el centro de radiología, el banco de sangre y tejidos, eso hay que sostenerlo. Duplicamos el presupuesto en educación del 14 al 31 por ciento de los recursos, y en estos 15 años los sostuvimos. El presupuesto es 3×1, de cada tres pesos que invierte el Estado, uno es para educación, eso es una hazaña. Tenés políticas activas, como el Fondo de Crédito o los préstamos para sostener a las cooperativas, para apoyar financieramente, la yerba. A los bancos los tratamos como socios, al Macro, Nación, Hipotecario, les pedimos una mano.

Yo los llamo a los tipos y ellos vienen, no tengo nada por qué quejarme. Lo que pasa con el fondo de crédito, es que no se puede hacer con un banco, porque se evalúan proyectos desde cero, y si pueden ser viables y se los financia. Tenés que estar metido, en la economía popular, en lo que hace falta como gobernante. El ministerio de Agricultura Familiar, de economía popular, también hizo un lindo trabajo, en la chacra profunda de Misiones, que va mucho más allá de las ferias.

Misiones tiene espalda para aguantar entonces…

Misiones es sólida, pero el contexto político nacional tiene que acompañar. El hasta donde vamos a aguantar, yo te diría que tenemos un trayecto largo garantizado al no tener deuda. Estamos justos, tampoco es que vamos a tirar manteca al techo, estamos justitos. Pero bien, podemos hacer obra pública.

La fábrica de viviendas, como hecho simbólico, es fuerte…

Estoy buscando nombres para bautizar la primera casita. Además de alta calidad. Esto te sale computarizado, te sale exacto, computarizado, en un día podés montar tu casa, y son casas de altísima calidad.

¿Qué esperás de esta nueva etapa como legislador?

Voy a ser un diputado más y me voy a sentar en la última fila. Ahí podes ver el panorama, si queres tener participación, así que el lugar estratégico es en la última fila. Mi idea es trabajar, agregar lo que sea innovativo, el futuro. Gobernar Misiones es saber qué pasará en el futuro. Gobernar Santiago es fácil, o La Pampa, pero Misiones está en movimiento siempre, no existe un monocultivo, la gente se mueve, la topografía, su monte, es tan distinta, que gobernar es para los que vienen, sin perder de vista a los que tienen que comer hoy, pero un gobernador provincial muchas veces solo ve el hoy.

Marcaste posición cuando dijiste que Misiones no se iba a mover de su frontera ecológica. Quiero tu opinión, porque hay una idea de traer maíz transgénico, que medio que está cerrada con la Nación.

Yo el tema de lo transgénico no me opongo. La biofábrica hace cosas transgénicas.

Pero se habla de 250 mil hectáreas

Eso es otra cosa, porque en transgénesis, todo depende de para qué. Es como mirar al bisturí y preguntar si es bueno o malo, y podes extirpar en un caso, o degollar a una persona. Es un instrumento, la transgénesis es un instrumento, puede ser una monstruosidad, o no, como se hace acá. Ahora el tema de las hectáreas, sí estoy en contra, porque sé de provincias muy grandes que lo hicieron, que ahora la están pasando muy mal, con las inundaciones y demás. Primero que somos el pulmón verde de la Argentina, porque Argentina respira gracias al misionero, nosotros somos tutores, eso lo hizo Dios, pero nosotros somos tutores de eso. Yo estoy en contra del avance de la soja, eso que hizo de traer soja al monte y esos poquitos metros que sacás monte, no vuelven más, después nos vamos a encontrar como en Paraguay y Brasil, con tierra arrasada, donde no tienen una madera, por eso lo quieren hacer acá. El 50% de los bosques implantados de la Argentina, están acá. Esas provincias grandes, que una utilizó 200 mil hectáreas, la otra el doble, tuvieron que venir acá a la Biofábrica, para comprar tres millones de árboles, porque se inundan ellos e inundan a las provincias vecinas por el desastre ecológico. No es solo por lo estético o lo turístico. No disponemos de esa cantidad de hectáreas, sí para forestar más el Sur, en su momento se pensó en hacer otra papelera, yo creo que no hay que hacer otra, porque no genera mano de obra. Lo que antes hacían tres mil hacheros, después lo hacían 300 motosierristas, hoy lo hacen 30 camioneros, es decir no soluciona el mundo del trabajo.

Ponernos como abastecedores de maíz, porque en Brasil faltan muchas plantaciones de maíz, no podemos, no tenemos un tercio de territorio, no somos la provincia para hacerlo, sé que es complicado para el brasileño para buscarlos más lejos, pero es un problema de ellos, no nuestro.

¿Qué pensas hacer el 2 de junio a la noche?

Irme a dormir tranquilo, hay pocos candidatos, va a ser una elección sencilla. La gente está viendo desde hace mucho, decide quien le gusta y vota, es así, la gente es así. A las doce de la noche debería estar durmiendo, o viendo mi serie de Netflix. Y al otro día me iré a trabajar, porque no cambia en nada mi vida, mientras la gente tenga problemas uno tiene que seguir trabajando. Nosotros aspiramos a ganar las elecciones, nuestra fórmula es buena, Oscar y Carlos Arce son muy buenas personas, son médicos, tienen una mirada particular los dos… Se viene un mundo social de la Argentina muy sensible que hay que cuidar, hay que mimar. Más allá que hay que darle salud, vivienda, cunetas, garantía de justicia, pero el Estado tiene la obligación de brindar afecto, de mirar al otro como persona. Si está bien, si está mal, si está enojado, que te rete, aprendés mucho estando en la calle.

¿Creés que la familia misionera se hizo carne del concepto del misionerismo?

Nosotros le pusimos un nombre que es el misionerismo, que es levantar la autoestima, no poner el futuro en manos de los demás, defender los intereses nuestros, no de Buenos Aires, o de otros partidos, cualquiera sea, porque en principio los partidos le hicieron bien al país, pero después, daño, con su mecánica que era contraria a la de la gente, de las provincias. Yo entiendo que nuestra prédica del misionerismo, es hacer un poquito más feliz cada día a la gente, un poquito, yo creo que se va encarnando de a poco, empezamos a llamarnos la Renovación, fuimos virando, aunque seguimos siendo la Renovación. En términos de doctrina, ese misionerismo exige ser empático con la gente, no estar en pos de los grandes partidos, de los grandes conglomerados. En su momento se tendrá que optar por algo del ámbito nacional, pero lo nuestro es lo nuestro. En algún momento las provincias volverán a ser “las provincias unidas del Sud”, volveremos a ser un estado confederal. Creo que mis hermanos misioneros, con los que pensaremos distinto, por supuesto, pero sí compartimos objetivos, porque tenemos que decidir nosotros si queremos soberanía alimentaria, soberanía energética, eso es nuestro. Vos tenés que recurrir a tu gente, a tus propias ideas, ¿por qué las ideas tienen que ser válidas en Buenos Aires, o en el país núcleo?

Válidas y validadas.

Llevas una idea, y es como que los misioneros no podemos tener ideas, solo los capos del centro, pueden tener ideas, ese país tiene que terminar, porque vamos a seguir chocando. Me encantaría poder hacer, no digo un cambio, sino una modificación chiquita, de 5 grados, en la mecánica de hacer política, con el contacto, la visión misionerista, el creer, levantar nuestra autoestima como misioneros, que somos capaces de hacer drones desde acá, con toda la tecnología que hay en el mundo, hacer un videojuego con los guaraníes, con las reducciones.

Antes no nos animábamos ni a pensar en eso.

Y cuando éramos chicos menos, ¿te acordás de cómo nos enseñaban, cómo era la división del trabajo en la escuela? En San Juan los vinos, en la Patagonia las ovejas, en el norte la madera. ¿Y concentraban la industria donde? En las provincias núcleos, por eso no soporto hablar de de economías regionales, porque todos tienen su economía, están las centrales, las más o menos, las marginales. Nos limaron la autoestima, pero a todos, a los neuquinos, los jujeños, los riojanos, como que éramos los marginales.

En Misiones por lo menos comienza a debatirse ese concepto…

Primero por la mezcla étnica, nuestra etnografía es fabulosa, el misionero no sabe recular, siempre pasitos, algunos cortos, otros más largos, pero siempre va para adelante, hasta el más vagoneta tiene una idea. Tenemos las mujeres, la mujer misionera es algo que no se compara, que empuja, fíjate las comisiones barriales, las cooperadoras, acá las mujeres se mueven, empujan.

En la lista de diputados hay muchas mujeres fuertes…

Tienen una personalidad, un pensamiento propio, voluntad de trabajar, bravas, alegres, mucha personalidad, activas y yo prefiero atajar a la gente, que empujar.

¿Ese es un mérito de la Renovación? ¿Abrir el juego a caras nuevas?

Ese creo, es mérito de una sola persona que es Carlos Rovira, el sacó cerradura a las puertas, vos tenes que animarte, abrir esa puerta.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Un Comentario

  1. Linda nota. Creo profundamente que el pais para poder vencer el centralismo debe trabajar y organizarce en regiones y trabajar en politicas desarrollistas y tributarias con sus socios. Sobre esto ultimo la diferencia que existe entre Corrientes y Misiones es perjudicial por muchas razones. Por ultimo, creo que debemos pensar las provincias y el país, no solo como la superficie productiva, aqui hay mucho potencial, y el agregado de valor hace la diferencia. Nos falta mas rebeldía y no aceptar las cosas como son o estan!!! Saludos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*