ECONOMIA, EN FOCO,

Panorama: ¿Cómo recibieron los empresarios líderes de Misiones el dato de la inflación y las nuevas medidas?

Panorama: ¿Cómo recibieron los empresarios líderes de Misiones el dato de la inflación y las nuevas medidas?
Compartí este articulo en:

La inflación de marzo sorprendió a todos. El “pico” admitido unas horas antes por el presidente Mauricio Macri fue mucho más grave de lo esperado, tanto que horas después se presentó de apuro el plan Octubre, con medidas pensadas para frenar la escalada de precios por lo menos hasta las elecciones de octubre. El 4,7 por ciento desató todas las alarmas y el consenso entre los empresarios misioneros es que el paquete de medidas llegó tarde y no será eficaz para atenuar la crisis económica. “Es un placebo”, definió Adrián Luna, presidente de la Federación de Asociaciones Rurales. Sus colegas empresarios piensan lo mismo. Economis entrevistó a una decena de empresarios de distintos sectores para que brinden su mirada sobre el paquete de medidas lanzado por el Gobierno y el “pico” de inflación de marzo.

De todos modos, el presidente de la Confederación Económica de Misiones, Alejandro Haene, rescató que varias de las medidas anunciadas por el Gobierno vinculadas al sector empresario, son positivas y responden a demandas previas.  “Apoyo a las medidas anunciadas que esperemos entren a regir a la mayor brevedad posible,  sobremanera todo lo que tiene relación con la PYMES. Son muchas medidas que hay que analizarlas punto por punto pero lo mas importante es que ya están como lo veniamos solicitando desde la CEM. Ejemplo: los nuevos Planes de pago de AFIP”, indicó.

  
 “La inflación es devastadora para los industriales. Si sigue este modelo económico, no habrá solución. Mientras no cambien su actitud en negar lo que están haciendo mal, la inflación seguirá en estos niveles”, sostuvo Román Queiroz, presidente de la Asociación de Madereros, Aserraderos y Afines del Alto Paraná.

El maderero insistió en que la inflación “impacta de manera negativa en la actividad porque no hay proyección de precios y nunca podemos acompañar la inflación con los precios de venta, por lo tanto cada vez perdemos más rentabilidad”.

“Hay dos teorías, la monetarista y la keinesiana provocada por el aumento de la demanda. Esto provoca el aumento de costos constituyéndose en un círculo que conforma un proceso estructural de complejas consecuencia y solución.En líneas generales afecta de manera más fuerte a los productores en razón a que esté deterioro en el valor adquisitivo produce inexorablemente un deterioro en la relación de los índices del intercambio habida cuenta que se necesitan mayores cantidades de producción primaria para satisfacer sus necesidades tanto de carácter  económico como social. La solución hoy es compleja por la pérdida de confianza en un plan económico sustentable y el dinero pasa a ser una unidad de medida de rápido desprendimiento.  El que lo tiene destina a mantener su valor protegiéndose en otras monedas que no es que suben, se desprecia la nuestra o bien se refugia asegurando la compra de bienes., como alimentos, provocando una mayor demanda. Y en economía en este estado de situación, lo que se cree que va a pasar, termina pasando. Si se presume que aumentarán los precios de los productos se adelantan compras que aceleran la demanda y suben los precios. Para encontrar la solución deben encararse medidas que apunten a soluciones estructurales, y esto significa un gran acuerdo con todos los sectores. Empresarios sindicatos, políticos y social. Sin esto la solución no sería posible”, argumentó Gerardo Vallejos, presidente de la cooperativa yerbatera Piporé. 
 
 El ejecutivo de otra firma yerbatera aseguró que “la inflación no se va a frenar solamente con emisión cero de la teoría monetarista pura”.

“En realidad, es un punto controvertido porque en cierta forma las Leliqs lo son a futuro y en algún  momento se cobrarán en pesos o por lo menos genera alta expectativa hacia arriba”, agregó.

“La famosa meta lograda por el Gobierno de reducir el déficit fiscal se logró no con reducción del gasto nominal en 2018, sino por efectos de la inflación. Inflación de 48%, mientras que los ingresos públicos subieron 32% y los gastos del Estado subieron más o menos 23%”, detalló.

“Aún  cuando se logre emisión cero real, hay un rezago entre la anterior  emisión y la inflación que no se puede medir pero podría arrastrarse más de dos años. Como la medición de la inflación se hace en base a precios absolutos y estos no van a bajar tenemos el riesgo y está ocurriendo, que las variaciones en los precios relativos aumentan en algún  momento los precios absolutos, o sea el nivel de precios”, completó.

Guillermo Fachinello, también maderero, pero de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y Norte de Corrientes, consideró insuficientes los anuncios vinculados a la actividad empresaria.

“¿Qué se puede pensar? El impuesto inflacionario es el peor porque castiga a todos, pero más a los de menores ingresos. La solución va a estar dada en la medida que este paquete tenga respaldo de los formadores de precios, pero le está faltando la pata financiera. Para los únicos que hay algo es para el sector pasivo. ¿Y las empresas? ¿Como vamos a vender a plazos si la tasa de interés para descuento de cheques es impagable”, cuestionó.

“La inflación le hace muy mal a la actividad, como a todos porque se hace muy difícil fijar costos y precios”, concluyó.

El empresario tealero Renzo Klimiuk, indicó que “optimismo sobra, pero la realidad nos pasa por encima”.

“Lamentablemente no le encuentran la vuelta a la inflación, estas medidas son secuela del pasado y no hubo resultado. La actividad se complica por altas tasas. Es imposible llevar adelante una actividad de economía regional e impacta en toda la cadena productiva”; explicó. “Los más castigados por la inflación y las tasas son los empleados y productores”, cuestionó.

Uno de los principales empresarios de la construcción apuntó que la inflación “distorsiona la realidad de producir en el mercado, y atenta contra la economía de una familia, empresa y de un país”.

“La solución pasa por reformas estructurales y consenso político, social y empresario, para generar confianza, porque la inflación impacta directamente en nuestra actividad, donde reina una fuerte incertidumbre”, analizó.

María Bower, ex presidenta de la Càmara de Mujeres empresarias de Misiones y de la Cámara Inmobiliaria alertó sobre “datos claros de que se no está pudiendo controlar la inflación”.

El Estado no puede ni debe aumentar la presión impositiva como propone el FMI. No se puede corregir nada con más presión sobre el ciudadano que intenta permanecer, que es el gran generador de empleo genuino. Ya se ven negocios cerrados, empresas en quiebra y también un crecimiento del trabajo en la informalidad. El Estado nacional con las medidas de control de precios  o productos regulados, no ataca el verdadero problema y causará que estos productos regulados desaparezcan de los supermercados. Necesitamos una moneda estable y allí es el Estado el principal responsable”, enumeró.

“¿Cómo me afecta? Paseen por la calles, vean la gran cantidad de locales vacíos, la gran oferta de inmuebles y la falta de demanda. Existe una falta de credibilidad en lo que diga el Estado porque siempre termina en otro resultado o situación”, apuntó.

En la misma línea, Daniela Cortés, de inmobiliaria Solari, aseguró que la inflación de marzo superó todos los pronósticos y se sabe que el aumento generalizado y sostenido de los precios de la economía es un flagelo que afecta a todos”.

“Por supuesto que creo que hay una solución, siempre las hay. Espero llegue pronto. En mi actividad impacta como en todas, con miedos con incertidumbre y frenando un poco las cosas porque no sabes dónde estás parado”.

La CEO de otra firma de construcción opinó que “por la inflación, los precios de las obras quedan desfasados a los pocos meses, por lo que el dinero que ingresa es menor a los costos operativos”.

Es una gran agonía para las empresas constructoras, debemos hacer malabares para no estrellarnos contra la pared. No ayuda el Estado y tampoco ayudan nuestros proveedores que a su vez también dependen del Estado porque los pagos que ellos nos reclaman están hechos con dinero del Estado. Los proveedores deberían ser nuestros aliados, ofrecer plazos más largos de pago, pero es todo lo contrario nos tapan de intereses y plazos cortos. Se quieren salvar a toda costa, después cuando dejas de comprarles por estafadores, te llaman pidiendo por favor que vuelvas a ser su cliente. Estamos en el medio donde sólo el orden y la disciplina administrativa dentro de la empresa nos ayudan”, apuntó.

“¿Habrá solución? Seguro que sí, pero necesitamos mejorar la gestión. Hay cuestiones de fondo que todavía están mal. Aumenta el dólar y aumenta el precio del limón que tengo en el patio, inentendible”, ironizó.

El productor yerbatero Cristian Klingbeil reclamó trabajar de manera urgente en bajar impuestos”. “El sector político debe bajar sueldos y gastos, para dar un gesto de tranquilidad y que se está haciendo algo en serio, desde los concejales al Presidente. Hay que bajar impuestos para que el costo no se traslade al consumidor”, sentenció.

“En nuestro caso, impacta en la materia prima. Los impuestos se trasladan a la góndola y producen inflación. La reducción de impuestos debe ser inmediata, las tarifas deben ser controladas, porque eso impide sostener los puestos de trabajo. Trasladás los costos y es más caro y si no te compran, te fundís.Nunca fueron para atrás con los impuestos, sino que fueron subiendo. Menem dijo que iba a subir el IVA a 21 por ciento de modo temporal y quedó. Lo mismo el impuesto al Cheque y las retenciones. Ese tipo de cosas se debe cambiar de manera urgente”, insistió.

 

Adrián Luna, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas, consideró que la inflación es “un cáncer que nos está matando a todos los argentinos”.

“Teníamos la esperanza de que este Gobierno la solucione, según dijo el Presidente iba a ser muy fácil. Pero gran parte del sector se siente desilusionado”, advirtió.

“Esperanzas obviamente que tenemos, pero las soluciones no pasan por el plan que presentaron, que tiene un carácter evidentemente electoralista. Debería haber un plan económico integral, que nunca existió en este gobierno”, cuestionó.

 

“En la producción la inflación impacta de manera muy grave, porque los costos de producción aumentan en función de las tarifas, especialmente energía, pero no los precios, por la recesión. Ahora puede haber un placebo momentáneo, pero alguien lo tendrá que pagar. Hasta que no haya un plan creíble, integral, la inflación no va a ceder”, apuntó.Finalmente, considero que el problema de la inflación no lo va a solucionar exclusivamente un Gobierno.

 

“Toda la conducción política nacional se debe poner los pantalones largos para solucionar este y otros problemas, como el aumento de la pobreza, que es vergonzoso. Si no hay un acuerdo, juntarse y ceder a los orgullos y egoísmos particulares, no habrá solución”.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*