COLUMNISTAS, Ultimas Noticias

Nuevas coaliciones

Compartí este articulo en:

En Analyticos anteriores habíamos planteado la centralidad que iba a tener en estas elecciones presidenciales 2019, la transformación de las coaliciones del oficialismo y la oposición. En ambos casos, los actores polares de la confrontación -macrismo y kirchnerismo- estaban necesitados de ampliar sus bases de sustentación. Y en ambos casos, también, parte de esa ampliación tenía que ver con la incorporación del llamado “Peronismo Federal” al conjunto de los polos insuficientes.

La constitución de la fórmula Fernández-Fernández apuntaba en alguna medida a eso. El reclutamiento de la mayoría de los gobernadores peronistas en apoyo de la candidatura de Alberto Fernández reflejaba que la elección había sido correcta, aun cuando la fórmula bonaerense liderada por Kicillof sonase “muy k”. Pero la reacción de Mauricio Macri fue similar.

En éstos últimos días asistimos a diferentes movimientos de parte de los principales operadores políticos del oficialismo con vistas a incorporar a referentes de Alternativa Federal, o al conjunto del espacio, a la coalición Cambiemos. Que seguramente deberá tener otro nombre en caso de concreción de esta hipótesis electoral. Aún no queda clara la viabilidad de la estrategia, pero queda de manifiesto la voluntad de cooptar y formar nuevas coaliciones.

mauricio-macri-juan-manuel-urtubey-salta

G1_502 (Blanco)

Los peronistas federales no tienen demasiados votos. Se trata de un segmento minoritario pero prestigioso de la política que puede aportar a la constitución de coaliciones más amplias. ¿Por qué decimos “prestigioso”? Porque los peronistas federales se han ganado un respeto entre la clase política y económica porque son considerados portadores de gobernabilidad -el poder federal de los gobernadores- y también son vistos como ejecutores de una política moderada. Que es algo que la Argentina de los próximos años necesita desesperadamente.

La personalidad de Miguel Pichetto es el paroxismo de ésta figura: no tiene votos en su propia provincia y nunca pudo transformarse en un candidato a gobernador con aspiraciones tangibles, y hoy en día tendría dificultades para la candidatura a la renovación de su senaduría por Río Negro. Sin embargo, se ha ganado un prestigio social en el círculo rojo como político eficaz. Ésta característica la comparte con buena parte de los integrantes de Alternativa Federal.

Sin dudas, la presencia de los peronistas federales en ambas coaliciones -se habla por éstos días de la posibilidad de la incorporación de uno de éstos cuatro referentes a la fórmula encabezada por Mauricio Macri- es una de las novedades de la negociación preelectoral. Pero lo que no sabemos aún es la eficacia de ésta hipótesis. Aún no queda del todo claro cuánto va a aportar a la fórmula Fernández-Fernández la cooptación de los gobernadores justicialistas. Se trata de una fórmula que, de acuerdo a las primeras encuestas, tiene la misma cantidad de votos que Cristina sola pero redujo la porción de aquellos que nunca lo votarían. Es decir, redujo su techo. Y en el caso de Mauricio Macri no queda claro si la incorporación de uno de éstos peronistas federales va a animar a la base cambiemita, o si va a traer votos justicialistas para el oficialismo.

Se trata en ambos casos de experimentos no probados. Pero, sin dudas, la constitución de estas coaliciones ampliadas es la principal novedad política electoral de estos días y el camino hacia la ampliación de la base de respaldo de los dos principales actores de la grieta.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*