ECONOMIA, Ultimas Noticias

Nueva caída en la recaudación real nacional en febrero

Nueva caída en la recaudación real nacional en febrero
Compartí este articulo en:

En el segundo mes del año 2019, la Recaudación Tributaria Nacional llegó a los $330.891 millones, mostrando una suba interanual igual a 40,4%. Por su parte, al considerar la recaudación en términos reales1, la recaudación sufrió una caída correspondiente al 6,6% con respecto a su par de febrero de 2018.

La recaudación promedio por día hábil de febrero de 2019 fue de $17.415 millones frente a los $13.863 millones que se recaudaban por día en febrero de 2018. Al considerar que el mes de febrero de 2019 presentó 2 días hábiles más que febrero de 2018, la recaudación medida en términos reales y corregida por la cantidad de días registró una caída en torno al 4%.

Se consolidó una caída real de la recaudación por octavo mes consecutivo, fase iniciada en el mes de julio tras la crisis cambiaria. En el primer bimestre del año 2019, se mantiene la tendencia de crecimiento de la recaudación por debajo de la inflación.
En lo que refiere a los componentes de la recaudación tributaria, al considerar su crecimiento interanual se observa que Ganancias fue el único impuesto que logró sortear el crecimiento de los precios y evidenciar un crecimiento real. En el comparativo interanual, la recaudación de ganancias registró un crecimiento en torno al 1,7% en moneda constante fruto de los regímenes de anticipo y del ingreso del cuarto anticipo de Personas Humanas que el año anterior no se había registrado, pues había ingresado en Diciembre de 2017. Ganancias acumula en el primer bimestre del año $140.741 millones, lo que implica un crecimiento nominal igual al 49,2% en relación con igual período del año 2018.

IVA Neto no logró recuperar su desempeño, ya que su tasa de crecimiento del 34,1%
implica una caída real en torno al 10,8%. Es el cuarto mes seguido de caídas reales en
la recaudación de IVA. Buena parte es explicada porque el componente aduanero (IVA
DGA) cayó fuerte en términos reales desde noviembre pasado, fruto de las
modificaciones en la alícuota sobre los anticipos de ciertos bienes importados
(insumos principalmente). Cabe recordar que mencionado componente se caracterizó
por ser el sostén real de la recaudación de IVA hasta el mes de octubre de 2018.
IVA DGI, por su parte, retornó a la senda de decrecimiento real luego de 2 meses con
tasas de crecimiento positivas. Mostró en febrero una caída en torno al 4,7% con
respecto a febrero de 2018. De todos modos, el componente interno de IVA creció un
46,4% con respecto al primer bimestre de 2018 y se mantiene como uno de los
principales motores del crecimiento de la recaudación.

Créditos y Débitos en Cuenta Corriente registró en el segundo mes del año un crecimiento interanual igual al 47,3%, pero no resultó suficiente para torcer la tasa de crecimiento de los precios. En términos reales cayó un 2% en relación con febrero de
2018. La fuerte disparidad en las tasas de crecimiento verificadas en cada mes fruto de la diferencia en días hábiles clave, lleva a realizar el análisis sobre lo acumulado en los últimos 12 meses en comparación con igual periodo del pasado año. En ese caso, se
aprecia un aumento del 39,1% nominal, equivalente a un crecimiento del 0,6% en términos reales frente al período contenido entre marzo de 2017 y febrero de 2018.

Aportes y Contribuciones a la Seguridad Social representó la cuarta parte de la recaudación mensual total y se ubicó en el segundo mes de este año con un crecimiento contra febrero de 2018 que resultó del 30,4%. A su vez, mantuvo la tendencia a la baja que registró a partir del segundo semestre del año 2018: la caída real en febrero de 2019 fue del 13,3% con respecto a su par de 2018. La caída real observada en febrero responde en parte a la aplicación de reforma tributaria, mediante la cual se actualizó el mínimo no imponible y se posibilitó tomar el 40% del mismo en el marco de la reforma gradual. Asimismo, aún resta esperar una contracción aún mayor en la recaudación desde marzo fruto del adelantamiento de la posibilidad de computar el 100% del mínimo no imponible para algunos sectores.

Los tributos que gravan el comercio con el exterior tomados de manera agregada también fueron importantes motores del crecimiento de la recaudación nacional en el mes de febrero. Aquí cabe señalar que, si bien ambos tributos registraron tasas de
crecimiento nominales, los Derechos de Importación crecieron sólo un 24,8% con respecto a febrero del año 2018 (caída del 17% en términos reales) mientras que los Derechos de Exportación revirtieron ampliamente la senda negativa fruto de la depreciación cambiaria y las modificaciones en el código aduanero, y resultaron más de 4 veces superiores a los recaudados en el primer mes del año pasado. En el acumulado del primer bimestre del año los aranceles acumulan una caída real del 19,4% y las retenciones acumuladas en estos 2 meses crecen un 1393% en pesos constantes.

Teniendo en cuenta el presupuesto y la estacionalidad de la recaudación de los últimos años, para estar en línea con la meta anual según el Presupuesto 2019 la recaudación debiera haber crecido un 41,9% en términos nominales durante el primer bimestre del
año; es decir debiera haber resultado unos $11,5 mil millones superior. La diferencia se encuentra básicamente en los tributos relacionados al Comercio Exterior.

Si bien sólo se cuenta con dos datos mensuales para 2019, puede realizarse el ejercicio de extrapolar lo sucedido en los últimos años, tomando en cuenta la estacionalidad como se dijo en el párrafo anterior, y establecer qué recaudación anual se obtendría
de respetarse dicho esquema.  En comparación con lo presupuestado, puede apreciarse que según los datos del primer bimestre, se llegaría a una recaudación anual de $4.750.814 millones, es decir $78.218 millones inferior a los $4.829.033 millones presupuestados, recortando casi a la mitad la sub-proyección que se obtuviera utilizando sólo el dato de enero pasado. 

 

La proyección establece que se podría recaudar durante este año menos que lo esperado según el último presupuesto, sobre todo en Seguridad Social y Comercio Exterior, es decir los principales tributos no coparticipables. La proyección para los tributos coparticipables, a la inversa, incluso superaría a lo presupuestado.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*